EL TERCER ATENTADO

Zulema Yoma: "La muerte de Carlos Menem Junior es el tercer atentado"

Un pedido que ya casi tiene veinte años, Zulema Yoma busca esclarecer el misterio que rodea a lo que ella denomina "el atentado" a su hijo Carlos Menem Junior. El abogado, Juan Gabriel Lábake habló con Urgente24 acerca de las dificultades que se les presentaron en la megacausa, donde el objetivo mas próximo es cambiar la carátula de "accidente" a "doble homicidio culposo". Tal como lo expresa la ex primera dama y como ella contó que lo dijo el ex presidente Carlos Menem: "Lo de Carlitos es el tercer atentado".

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).-“Lo de Carlos Menem Junior fue el tercer atentado”, denuncia en televisión Zulema Yoma, casi 20 años después de la muerte de su hijo Carlos Menem Junior.

 El 15/03 de1995, al joven hijo del Presidente lo sorprendió la muerte, piloteando un helicóptero en compañía de otro famoso piloto argentino, Silvio Oltra, al caer la máquina en que ambos viajaban. Se desconocen las causas concretas y las circunstancias del hecho que provocó la muerte de Carlos. A pesar de que oficialmente se afirmó que el hecho constituía un mero accidente, Yoma, manifestó que su muerte fue producto de un atentado.

El abogado de Zulema Yoma, Juan Gabriel Labake habló con Urgente24 acerca de las últimas novedades del caso.

Lábake, un histórico dentro del peronismo relató “Desde septiembre de este año se realiza la pericia definitiva. Ocurre que la primera fuerza que hace la pericia del helicóptero siniestrado es la Fuerza Aérea y lo hace “in situ” y aproximadamente tres horas después del accidente, con mal criterio parte de la base de que fue un accidente y establece que podría ser por fallas mecánicas o humanas, en connivencia con la empresa de helicópteros aseguran que se debe a fallas humanas. No sé si miraron mal pero no ven los orificios de bala” dijo Lábake.

Con críticas hacia las primeras pericias, Lábake especificó “No sé si miraron mal o son un poco cortos de vista, pero en esos peritajes no ven los orificios de bala, hay orificios que cualquier perito puede considerar que son orificios dejados por un remache que saltó. Pero hay algunos que no los puede confundir ni un niño chico porque están en la panza del helicóptero donde no hay remache. Increíblemente al día siguiente del accidente la Fuerza Aérea ya libera la turbina el motor el rotor, la cola y la hélice con el resto sí hacen la pericia y dicen no encontrar fallas mecánicas y denuncian que fueron fallas humanas, eso pasa al Juzgado dos meses después, cuando Zulema Yoma estaba en estado de shock total y se recupera aproximadamente tres meses después del atentado, le cerraron el cajón y no vio a su hijo muerto, se quedó con esa angustia. Sus dudas comienzan tres o cuatro meses después cuando desde su propio círculo le cuentan que el caso tenía cosas raras” sostiene el abogado.

También contó que Yoma, en soledad, “Contrata a un perito propio, al señor Jorge Locles, y comienza las investigaciones y ahí comprueba de que han entregado demasiado rápido la chapa  a la compañía de seguros que, como fueron daños totales, pagó el total y vendió la chatarra a un depósito privado. La ex Primera Dama de esta manera, solicita que se perite esa chapa, que corresponde al 20 o 25% del resto del helicóptero, lo demás como no entraban en el camión para ir al depósito lo serrucharon y lo partieron en pedazos, increíblemente”.

Lábake asegura que la falta de eficiencia no es casual “Es un indicio de que algo estaban ocultando, o también mala praxis o de idoneidad si se quiere. Difícil de pensarlo porque la Fuerza Aérea tiene una junta de investigaciones de accidentes aéreos que que actúa acá con una enorme experiencia por lo que hay que atribuirlo a cierto apresuramiento sugestivo (digámoslo así)”.

Después de idas y vueltas, Lábake cuenta “Zulema Yoma logra que se perite la chapa guardada en el depósito privado, es decir logra que el Juez (Carlos Villafuerte Ruso) ordena que quien tenga esa chapa la entregue al Juzgado, y se pidió que sobre esa chapa perite Gendarmería. Por derecho, Yoma nombra al perito a Jorge Locles y encuentran (solo en ese 20% de chapa) dieciocho orificios de bala, cuyo calibre (7.62) es el utilizado por el fusil FAL y otros, se ordena que se haga el análisis químico de los aldrededores de los orificios y encuentran plomo por lo que no hubo duda de que fueron balas. Sorpresivamente, el Juez no considera las pericias y no las considera porque fueron hechas fuera del control policial y argumentaron que los disparos, por haber estado en un depósito, consideran que los balazos los podría haber hecho la interesada o alguien allegado a ella”.

De esta manera, la causa dormiría por años, hasta el 2014, cuando  el perito vuelve a reconfirmar lo que la madre de Carlos Menem Junior sospechaba.

El perito de la querella Enrique Prueger (especialista en imágenes) reafirmó que el helicóptero de Carlos Menem Jr. fue baleado mientras volaba antes de caer en la localidad de San Nicolás, en marzo de 1995, y que le costó la vida al hijo del ex presidente Carlos Menem y a su compañero de vuelo, el automovilista Silvio Oltra.

El perito de Yoma reafirma que son balas las que impactaron en el helicóptero, sin embargo el Juez no hizo valer la pericia por pertenecer a una querella privada, “Si el confirmó que no fue un accidente y se encontró las marcas de balas el Magistrado tenía la obligación de realizar nuevas pericias, la abogada de Yoma sorpresivamente (y de la cual sospecho) no hizo nada al respecto, tenés que ser muy mala letrada como para no pedir nuevos estudios oficiales”.

“El expediente judicial, cuando yo tomo el caso contenía más de 12 mil fojas (hoy cuenta con  14500 fojas) y descubrí que todas las fallas radicaban en que el Juez no hizo las pericias de comparación de imágenes”, tan simple como eso. Finalmente en el año 2010 el juez concedió esta pericia, pero lo que parecía camino allanado en la causa, tal vez la resolución de la causa por parte de los querellantes, se convirtió en un camino empedrado, esta vez por la falta de ayuda de las instituciones judiciales.

En primera instancia, el juez encarga la pericia de las chapas al FBI (Federal Bureau of Investigacion) sin embargo, el organismo norteamericano no aceptó el trabajo”.  Posteriormente esta tarea es encomendada a la Gendarmería Aerocomercial Francesa, sin éxito tampoco, nunca contestó el organismo internacional (el pedido se realizó hace cuatro años y medio).

Lábake, entonces al no obtener las respuestas o algún organismo que se encargue de peritar centró su mirada en el CIF de Salta, sin embargo ningunos de estos pedidos tuvo éxito.

Finalmente el Conicet con un centro de investigaciones en la Universidad Nacional de Tucumán se hizo cargo de la investigación, los estudios se presentaron y confirmaron lo que intentaron demostrar en estos años. El abogado refutó “Acá no hay duda los orificios son de balas, y eso no lo pudieron negar”.

 

 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario