GUILLERMO NIELSEN

"Cualquier progresista sabe que no se puede jorobar con la inflación"

Guillermo Nielsen se dice sorprendido porque el supuesto progresismo K subestima a la inflación. Es lógica la curiosidad y preocupación de Nielsen, que fue funcionario del equipo de Roberto Lavagna, que cubrió una parte del mandato de Néstor Kirchnere. El problema es que, en su diálogo con 'el Bigote' Acosta, Nielsen no tuvo en cuenta otras cuestiones...

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).  ... no existe el progresismo K. El Frente para la Victoria es un movimiento político conservador, que ejecuta esas políticas desde el populismo demagógico y que se autocalifica como "progresista" pero que, en verdad, es "ladriprogresista".
 
Ahora sí, el diálogo de Guillermo Nielsen y Raúl Acosta, por LT8, de Rosario (Santa Fe):
 
-Hay una pregunta que desde aquí parece tonta pero yo no tengo respuesta: ¿cómo seguimos? Argentina. Como sigue. Porque todas las resoluciones que ha tomado este gobierno nos van poniendo un día tras otro en una sorpresa tras otra. ¿Cómo seguimos, doctor? ¿Cómo sigue Argentina?
 
-Me temo que en el corto plazo las sorpresas van a seguir. Algunas son más o menos previsibles, ¿no es cierto? En lo económico creo que las medidas que se están tomando, la orientación general, nos llevan más abajo. Pero hay una cosa incansable de esta etapa del gobierno, que es que una vez por semana, por lo menos, tiene que haber una novedad grande que sacuda todo, no importa si es bueno o malo para La Argentina.
 
-Doctor, ¿esto es un plan, era un plan y se les reventó en las manos o son sopapos de loco?
 
-Yo me quiero resistir a que sea un plan, porque es una seguidilla tan fuerte de cosas que a la vez es medio… a mí me hace ir medio en el túnel del tiempo si es un plan. Me hace ir a una situación que se discutía mucho en los años 70 en Argentina, si el caos era lo que buscaba la izquierda para salir adelante.
 
-La vieja propuesta trosko, cuanto más mal mejor.
 
-Claro. Es que en realidad yo creí que eso nunca más se nos iba a cruzar por la cabeza. Pero, bueno, hoy los que tenemos cierta edad y estuvimos cerca de las discusiones de ese momento, en la universidad y en el país, me parece que es inevitable que hagamos algunos flashes para atrás y nos preguntemos si eso es verdad. Yo en ese momento tenía mucha resistencia, le aclaro, estas cosas me parecían de los milicos, de la derecha, ¿no? Pero viendo esto la verdad que a mí me agarra la duda.
 
-Doctor, le hago esta pregunta porque usted es un hombre de gabinete, de análisis, un hombre, le diría, de rigor científico. Pero si esta gente no tiene un plan, ¿cómo hace uno para manejarse si la gente como usted, que sabe del tema, está tan sorprendida como uno que no entiende nada?
 
-No, eso es cierto. Estamos en un período de gran desorientación. Pero a mí lo que me preocupa de este período de tanta desorientación son los costos sociales económicos que va a ocasionar todo esto. Porque esto, le aseguro, significa menos empleo, menos producción y significa, al final del día, más pobreza para todos los argentinos.
 
-Dos preguntas específicas. Una: hay muchos pro kirchneristas que recitan y yo no quiero recitar; dicen que el primer allanamiento a que el tribunal sea Ciudad de Nueva York es anterior al 2005 y es anterior al fin de siglo, y que por tanto estos dineros buitres, y los fondos y el fallo del juez Griesa, atienden a esos pedidos y esos bonos, o a esos endeudamientos de fin de siglo. ¿Qué tiene de correcto y de incorrecto eso?
 
-Eso no es así. ¿Por qué se va a emitir deuda en Nueva York? Porque el mercado argentino de ahorros es muy pequeño. En un país como Argentina, y no sólo Argentina, son más de cien los países que emiten anualmente, o más o menos anualmente, emiten deuda en Nueva York. ¿Por qué se hace? Porque es una forma muy barata, o la más barata, de financiarse sin tomar crédito. Entonces ahí es que vamos a New York. Cuando uno va a New York, que es algo muy común desde fin de la Segunda Guerra Mundial, o cuando La Argentina iba a Londres a fines del siglo XIX, uno va adoptar la legislación del lugar. Uno va a pedir crédito, no va a imponer reglas de juego. Realmente me sorprende que incluso gente con cierto nivel de educación habla de esto como si fuera una afrenta. No. Esto es así. Si uno va a tomar plata en Inglaterra tiene que tomar la legislación.
 
-Hasta allí un iletrado como yo puede entenderlo. Donde necesito que me oriente es lo siguiente: dicen que estos fondos sobre los que falló Griesa no son fondos o dineros que reclamaban de los pactos 2005, 2010, sino anteriores.
 
-Eso sí. Vea, básicamente lo que está reclamando son bonos emitidos por Argentina en el año 2001 y algunos un par de años antes. ¿Se da cuenta? Son los bonos de meja canje, en su momento, y son los bonos que no vinieron a la reestructuración de la deuda del 2005 ni del 2010. Desde ese punto de vista eso es así.
 
-¿Y cuando hablan de porcentaje y dicen que se allanó el 93% y no se allanó el 7, y hablan del 2005 y 2010 están diciendo un porcentaje equívoco? Porque esto es anterior.
 
-No, porque se están refiriendo al porcentaje de bonos que no vinieron al canje.
 
-Pero no importa el año en que se emitió.
 
-Claro, no importa. No vinieron al canje, a ninguno de los dos, aproximadamente un 7%. No importa. Pero lo que tenemos que entender es un derecho. La legislación de Nueva York. Yo creo que lo que está haciendo Argentina hoy, lamentablemente, es peor. Está en un partido de fútbol y Argentina tiene que jugar otro partido y dice no, ahora yo quiero jugar rugby.
 
-Oriénteme en otra respuesta. Me dicen, gente de la economía, que acá hay dos cuestiones: las grandes vendedoras de granos y los grandes bancos que manejan dinero no estaban tan peleados con este gobierno –y de hecho las vendedoras de granos ganaron mucha fortuna- y que ahora los K están pateando el tablero porque se les fue de la mano la inflación, la recesión, en la economía, pero que nunca habían estado en contra de “los grandes capitales concentrados”, que esto no era un revolución ni mucho menos. Es un conglomerado de preguntas. Oriénteme.
 
-Hay distintas respuestas. Básicamente yo diría que acá hay una política de división de la gente, que es el discurso político. Divide a La Argentina en facciones. Yo realmente tengo un enfoque de estas cosas donde me parece que los países que salieron adelante lo hacen dejando de lado los enfrentamientos, unificándose y yendo detrás de grandes objetivos. Creo que lamentablemente aquí llevamos muchos años sin tener grandes objetivos  nacionales.
 
-Sobre eso, para no ir a otras lenguas u otras etnias, tanto los españoles como los mexicanos, con la Moncloa y el pacto de México, cerraron filas con temas que eran de Estado y nadie cambió eso. ¿Usted lo cree posible a eso acá?
 
-Nos hace muchísima falta. Yo espero que el próximo liderazgo en Argentina sea un liderazgo de unificación, no de división de los argentinos sino de unificación.
 
-¿Me permite pelearlo un poquito? Usted dice liderazgo y yo no sé si no hace falta una mesa de 4 o 5.
 
-Liderazgo no excluye una mesa. No estoy hablando de un dictador, estoy hablando de líderes que trabajen para unir a todos los argentinos. Estamos diciendo lo mismo.
 
-Creo que sí. La última doctor. Hagamos una mini historia del siglo XXI. Cuando se terminó la historia de Prebisch y la CEPAL, por esa casualidad de China, India cuando los términos de intercambio, -pongo comillas- se pusieron patas hacia arriba y los granos salieron buenísimos, subió el PBI de Bolivia, de Paraguay, de Uruguay, de Chile, de Brasil y de hecho de Argentina. La pregunta es, ¿los únicos que metimos la pata fuimos nosotros?
 
-No, Venezuela también metió la pata. Metió la pata olímpicamente. Y fíjese que Ecuador, que en algunos aspectos es un régimen que coincide en el discurso con Argentina y Venezuela, sin embargo hizo una administración ordenada. La Bolivia de Evo Morales también. Yo le diría una parte importante del progresismo mundial sabe que no se puede jorobar con la inflación.
 
-Ayúdeme con esta reflexión. Una vez comiendo acá en Rosario lo escuché a Ellio Yaguaribe decir que el error de Enrique Cardozo en Brasil era que no sabía nada de economía y tenía que depender de un economista. Y él sostenía que un Presidente debía tener conocimiento de economía o sino terminaba la política dependiendo de la Economía. La pregunta en concreto: ¿esta señora sabe de economía?
 
-Vea, primero le contesto en general. Yo creo que lo más importante que tiene que tener un Presidente es saber conducir un equipo, porque las tareas de un gobierno son de tal complejidad que supera la capacidad de decisión de una persona. Aquí tiene que haber una conducción profesional y tiene que haber un equipo con una conducción en las grandes líneas, no en el detalle. Me parece que este enfoque es el que está ausente en La Argentina de hoy. Es como que todas las decisiones las tiene que tomar la Presidente. Y es un error, es un error muy grande. Los grandes avances en muchas economías se han dado cuando hay una descentralización en la toma de decisiones. Y respecto a la presidente, usted sabe que yo fui funcionario de este gobierno. Yo le digo algo, yo no comento, no contesto preguntas como esas porque no me parece que me corresponda que yo, que fui funcionario, esté haciendo comentarios respecto a quienes fueron mis jefes políticos. Pero usted se da cuenta que no estoy muy de acuerdo.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario