OFENSIVAS DEL KIRCHNERISMO

'Caza de brujas' en el BCRA, y luego, quizá, en el comercio exterior

La culpa de lo que está ocurriendo la tiene la sociedad argentina, obviamente. Ha apostado por la desmovilización y el 'dejar hacer total estos ya se van'. Pero para el final del mandato de Cristina Fernández de Kirchner falta una eternidad. Muchísimas decisiones, aún más graves, puede tomar el Ejecutivo Nacional, antes de marcharse, y condicionando el futuro de todos (y todas). Es probable que los líderes opositores no tengan el valor suficiente para poner límites, y se refugien en una estupidez: "Mientras más se caiga ahora, mayor será el rebote después". Pamplinas. Quizás hasta ellos caigan en el período que falta. Si la sociedad no recupera su responsabilidad y participación, sus famosos 13S, 8N y otros hitos serán basura en el recuerdo argentino. Mientras tanto, aquí apuntes de la coyuntura:

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Todo lo que está ocurriendo lo anticipó el texto del colectivo kirchnerista Espacio Carta Abierta en su documento más reciente, el N°17:
 
"(...) Controlar la inflación, que no es una plaga sino una cuestión social, tiene dos caminos: el elegido de democratizar la economía o el ajuste neoliberal que sacraliza al mercado, deja los precios y las tasas de ganancias a la “libertad” del gran empresariado y promueve un “retiro” del Estado predicando la baja del gasto público. Pero la coyuntura exige aún más: establecer un dispositivo de una más intensa y decisiva participación estatal en todas las esferas del Comercio Exterior para defender una cuestión clave para la autonomía económica: el dominio y defensa de las reservas en divisas. Otras reformas resultan necesarias para garantizar la hegemonía del poder ciudadano en la economía, como el cambio de la Ley de Entidades Financieras, para tomar el control de una esfera que en los últimos años ha sido un ámbito de permanentes medidas especulativas para la desestabilización cambiaria, y la siempre pendiente reforma tributaria que construya un régimen con vocación redistributiva. Estos nuevos escalones engrosarían todo lo hecho en la dirección transformadora nacional-popular en once años en que se sucedieron medidas reparatorias de derechos sociales y decisiones para la reinstalación del activismo estatal, siendo sus hitos emblemáticos la AUH, la reconstrucción de un sistema estatal jubilatorio de reparto, la ley del matrimonio igualitario, la ley de medios y la estatización de YPF. (...)".
 
Si el texto refleja lo que se urde en las entrañas del kirchnerismo, del cambio en la Ley de Entidades Financieras se pasará a una participación "más intensa y decisiva" en "todas las esferas del Comercio Exterior".
 
Pero, por ahora, mejor revisar lo que está sucediendo en el BCRA.
 
Aquí algunos textos interesantes:
 
 
"(...) Si no hablaba, convalidaba. Si hablaba, era peor. El lunes por la noche, Juan Carlos Fábrega se fue de la Casa de Gobierno con la decisión de renunciar. Acababa de escuchar las afirmaciones de Cristina de Kirchner sobre el BCRA (dijo que se filtró a bancos la medida que limitaba más tenencia de dólares y que se anticipaban a cuevas los allanamientos). Faltaba que se lo permitan, algo que no sucedió el viernes 1 de agosto tras el fracasado plan de bancos para evitar el default. (...) Fábrega quería irse. En su última aparición pública en mayo, en el almuerzo del Consejo Interamericano de Comercio y Producción, confesaba que llevaba seis meses en el BCRA y le parecían seis años. Tras el default del 30 de julio, sabía que se iba a enfrentar a una corrida al dólar pero sin las divisas de la cosecha de la soja a la vista. La tasa ya no alcanzaba para contener el tipo de cambio. Axel Kicillof también lo quería afuera. En privado criticaba sus medidas y frecuentemente las boicoteaba, como el mencionado plan de bancos. El director del BCRA Germán Feldman, nombrado a instancias de Kicillof, lo hacía más abiertamente en la propia entidad monetaria. (...)".
 
 
 
"(...) La tendencia que se prefigura con la sustitución de Fábrega por Vanoli -otra vez la sibilina prosa de Carta Abierta fue premonitoria- coincide con otra intervención sobre el sistema financiero que, aunque no sería inmediata, es muy delicada. Anteayer, la Asociación de Bancos (ABA), que reúne a las entidades de capital extranjero, envió una carta al presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, para alertar que el nuevo Código Civil y Comercial consagrará una nueva pesificación asimétrica. El artículo 765 admite que préstamos pactados en dólares sean devueltos en pesos. Pero el 1390 excluye de esa posibilidad a los depósitos bancarios. Quiere decir que las entidades financieras estarán obligadas a entregar dólares a quienes les confiaron sus ahorros en esa moneda. Pero las empresas que tomaron créditos en dólares para financiar sus exportaciones podrán saldar su obligación en pesos al cambio oficial. ABA anticipó a Domínguez que habrá un retiro generalizado de dólares de los bancos. Por lo tanto, la reforma no contempla que habrá menos capacidad para financiar exportaciones y disminuirá el nivel de reservas del Central. El avance de la señora de Kirchner sobre los bancos lleva la marca intelectual de Kicillof. Como todo funcionario que sacraliza una receta, él no atribuye los problemas a las medidas que ha tomado, sino a la demora de las que aún le quedan por tomar. Con la misma lógica la Argentina se fue comprometiendo más y más con la convertibilidad, hasta desembocar en el colapso de 2001. Como si hubiera una oscura armonía entre los procedimientos y los resultados, el kirchnerismo está elaborando su propio 2001. Una crisis artificial, porque deriva más de sus decisiones que de las adversidades objetivas.  (...)".
 
 
"(...) El predominio del establishment financiero en el Banco Central lo sembró con cuadros técnicos que responden a una concepción económica conservadora, con subterráneos canales que unen sus intereses con banqueros y cambistas. Es una sociedad que fue aceptada durante décadas por la amenaza de estallidos de inestabilidad financiera, que esa comunión promete evitar mientras los promueven. La tarea de transformar esa estructura regresiva en términos de bienestar social debería ser un objetivo primordial. El poder financiero pretende que delegados suyos ocupen la conducción de una institución que están convencidos de que les pertenece. La gestión Marcó del Pont desplazó a algunos de esos técnicos sin retirarlos de la entidad y cuando Fábrega desembarcó los reincorporó, despidiendo a los colaboradores que había sumado la primera presidenta del BC. Los intentos de cambios han generado resistencia de las denominadas líneas técnicas, que son bien visibles en el debate público, con presiones sobre el dólar y cuestionamientos a la emisión monetaria. (...)"
 
 
 
"Desde Wall Street, Alejo Czerwonko, estratega para mercados emergentes del Chief Investment Office de UBS, considera: "Esto es una confirmación de la radicalización en términos de política monetaria y fiscal. Lo que creo más probable es que la política monetaria sea más expansiva que bajo el mandato de Fábrega y eso naturalmente va a agregar presiones sobre el mercado cambiario", agregó Czerwonko. En la misma sintonía, de acuerdo a Elypsis, el cambio de funcionarios podría derivar en más control del mercado paralelo, al menos en el corto plazo, y en particular del contado con liquidación. Asimismo, se incrementa la posibilidad de regulación de las actividades bancarias. (...) Para el economista Luis Secco: "El punto de inflexión más fuerte para las expectativas es el discurso que luego derivó en la salida de Fábrega. Si la presidenta eligió un camino de radicalización, estas políticas se van a aplicar independientemente de quien sea el presidente del Banco Central. Hay un riesgo de intervención creciente en el sistema financiero". Alberto Bernal, socio de Bulltick Capital Markets, analizó que la salida del funcionario de la entidad monetaria es una mala noticia para el mercado. Sin embargo, él no cree que los grandes fondos se deshagan de posiciones argentinas. "Los que estan invertidos tienen su mirada en octubre del 2015, no en el día a día del gobierno heterodoxo de Cristina Fernandez". (...)".
 
 
 
"Nos cargamos al viejo. Ahora sí podemos hacer la política económica que siempre quisimos implementar y que este Gobierno se merece". El joven dirigente de La Cámpora hablaba así ayer por la tarde con el alto funcionario del Ministerio de Economía, festejando la salida del Gobierno de Juan Carlos Fábrega. Fue a las 17:15, cuando ambos hablaron telefónicamente al confirmar que Cristina de Kirchner finalmente había aceptado la renuncia del expresidente del Banco Nación. Minutos después hubo cierta desazón en el equipo que maneja Axel Kicillof: ni el actual secretario de Finanzas Pablo López, que ya había sido director del BCRA en 2013, ni Germán David Feldman, el hombre que el ministro de Economía había designado en el directorio de la entidad para que sea los ojos y la conciencia de la política monetaria que se piensa en el Palacio de Hacienda. Igual Kicillof quedó tranquilo con la noticia de que sería Alejandro Vanoli el que llegaría al sillón de Fábrega: el extitular de la Comisión Nacional de Valores (CNV) se puso a su disposición hace ya algunos meses, y trabajó directamente, codo a codo, los últimos tiempos cerca de la visión estratégica del ministro de Economía. Obviamente, lejos de la visión de Fábrega sobre cómo enfrentar y salir de la crisis. (...)".
[ pagebreak ]
 
 
"(...) La jefa de Estado le instruyó a Vanoli que asuma cuanto antes y que controle la suba del contado con liquidación, tarea que comenzó ayer mismo (N. de la R.: miércoles 01/10) al mediodía, cuando inició un operativo en las financieras Balanz Capital y Banco Mariva (cuyo dueño es el duhaldista José Luis Pardo), entidades acusadas el martes por Cristina de presionar para que el Gobierno devalúe. (...) Vanoli, que dirige la CNV desde 2009 y desde 1988 trabaja en el Estado, fue uno de los que apuntó a los bancos por presionar a una devaluación. Además, fue quien detectó a las entidades señaladas por la Presidenta por utilizar contado con liquidación, estrategia que les pidió que dejaran de realizar el viernes, cuando se reunió con varias sociedades de bolsa. Según la entidad que todavía dirige el economista, recibido en la Universidad de Buenos Aires en 1987, hay más de 80.000 casos de sociedades de bolsa, bancos y distintas entidades que violan la ley penal cambiaria. Varias instituciones podrían ser multadas y se les exigirá que disminuyan el nivel de operaciones de “dólar cable” que realizan, algo que ya les había reclamado el ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno, el año pasado. Según esas casas, sin embargo, el ministro Kicillof las había autorizado porque las transacciones eran por parte de empresarios que intentaban conseguir divisas para insumos. (...)".
 
 
 
"(...) En su reemplazo se designó a Vanoli, quien fue anoticiado telefónicamente por la propia Presidenta. El funcionario se encontraba en Río de Janeiro en una reunión de trabajo con sus pares de otras comisiones de Valores de la región. Ayer por la noche regresó al país. (...) El Gobierno no informó quién ocupará el lugar que Vanoli dejó vacante en la CNV. Anoche se mencionaban distintos nombres, como los de Karina Bermúdez, subgerenta de Asuntos Legales de la CNV, y Héctor Helman, director del organismo. La Presidenta y Axel Kicillof analizaron el tema en la quinta de Olivos luego de concretada la renuncia de Fábrega. (...) En diciembre del año pasado Vanoli se había diferenciado del equipo económico al recomendar una flexibilización de la compra de moneda extranjera para individuos, medida que finalmente se adoptó en enero pasado. (...) en el actual contexto, en el que bancos y sociedades de Bolsa están en la mira del Gobierno por protagonizar una corrida cambiaria, la experiencia de Vanoli en materia de regulación del sistema bursátil será su valor agregado al frente del Central que, como ordenó la Presidenta, debe controlar y regular. (...)"
 
 
 
"(...) Para Kicillof y su equipo, la devaluación del 19% del 22 y 23 de enero pasado fue un error, en todo sentido. "Una decisión espantosa", consideró hace pocos días el propio ministro ante alguno de sus colaboradores más directos. Para Economía, la forma de enfrentar la crisis de comienzo de año, como la actual, es a través de más controles y de mayor profundidad de penas sobre los que operan en los mercados alternativos, como el "contado con liqui" o el dólar "Bolsa"; y, fundamentalmente, en el "blue". Para Kicillof, aquella devaluación abrió luego la especulación permanente de otras medidas similares, y derivó, por ejemplo, en que los sojeros decidieran no vender sus stocks a la espera de nuevas caídas en el valor del peso. Según el equipo de Kicillof, las circunstancias actuales derivarían casi inevitablemente en una nueva crisis con Fábrega. Ahora, el desafío del ministro es que el mercado confíe en que no habrá devaluaciones en el horizonte, y que el sueño de un dólar a 9,45 pesos promedio (según dicta el proyecto de Presupuesto 2015) es posible. (...)"
 
 
 
"Pocas cosas entusiasman a Alejandro Vanoli tanto como poder explicar en público el funcionamiento de la política económica. Desde que ocupó la presidencia de la Comisión Nacional de Valores se encargó de convertirse en uno de los voceros de la política oficial sobre el mercado de capitales y apuntalar discursivamente las principales líneas: desendeudamiento, Papel Prensa, fondos buitres, denuncias ante la SEC, control del mercado paralelo del dólar. Licenciado en Economía, asesor del BCRA y analista de la Gerencia de Deuda Externa, docente, en los últimos meses se ocupó de armar desde su cargo una Mesa Económica y Social para darle una pata política a su intención de expandir la discusión. La última movida lo encontró en Brasil monitoreando el control sobre operaciones de contado con liqui, su última misión como titular de la CNV. “A veces los sueños se cumplen”, dijo antes de apagar el teléfono y subir al avión que lo devolvió al país para ponerse el traje del sillón más caliente en los próximos días."
 
 
"(...) Trascendió que hoy mismo convocará a las asociaciones de los bancos nacionales y extranjeros. Su pensamiento sobre el dólar ya quedó claro por su accionar en la CNV y ayer quedó reflejado en las inspecciones de ese organismo al banco Mariva y a Balanz Capital. Esta última sociedad de Bolsa es presidida por Claudio Porcel, ex Argencard y exdirector del Banco Liniers. Tiene entre sus clientes a celebrities, pero también a empresas y corredores del mercado de cambios. Es una de las grandes de la plaza bursátil. Pero otra grande, Facimex, no fue apuntada hasta ahora."

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario