CÓMO NOS VEN

The Economist: "El Gobierno vuelve a su viejo truco de maquillar datos"

La nota del semanario británico hace una comparación entre los datos oficiales y los provistos por las consultoras privadas respecto al desempeño de la economía, y considera que estos últimos pintan "un feo panorama" que lleva a la Casa Rosada a meter mano en el INdEC para disimular el complejo escenario.

 
La nota hace una comparación entre los datos oficiales y los provistos por las consultoras privadas, y considera que estos últimos pintan "un feo panorama" que lleva a la Casa Rosada a meter mano en el INdEC para maquillar el complejo escenario. 
 
The Economist cita datos sobre el desempeño industrial, la inversión y el crecimiento de los salarios, todos negativos, de consultoras como FIEL, Orlando Ferreres y Estudio Bein. 
 
"Ante este feo panorama, el gobierno parece haber vuelto a su viejo truco de maquillar datos", señala el semanario y agrega que el último número sobre el crecimiento del INDEC mostró que la economía se había expandido un 0,9% en el 2do trimestre dejando atrás la recesión declarada en junio. 
 
"Los calculos privados muestran una historia diferente. EconView, otra consultora, reportó una contracción del 0,4% en el segundo trimestre", agregó. 
 
La nota considera que la "manipulación de los números puede funcionar por un tiempo, pero no tiende a ser una solución a largo plazo".
 
Por otro lado, The Economist señala que la Argentina "habiendo resuelto su situación de la deuda" podría haber accedido a los mercados financieros, pero "en su lugar, está luchando por administrar sus escasas reservas". 
 
"La perspectiva para el ingreso de dólares se ve sombrío", estima el artículo y se enfoca en la caída de la cotización de la soja. "El precio de la soja, principal producto de exportación de la Argentina y la principal fuente de dólares del gobierno, se ha desplomado en casi un 35% durante los últimos tres meses a mínimos de 4 años", dice la nota. 
 
Y agrega: "Con la esperanza de que esta tendencia se revertirá o que el gobierno va a devaluar el peso, los agricultores están almacenando de soja en lugar de venderlo".
 
The Economist también le dedica párrafos a la situación cambiaria. Asegura que los argentinos "no han podido libremente comprar dólares a través de canales oficiales desde 2011" y que el dólar paralelo, que cuesta más de $15, es "a menudo como un indicador de la confianza económica". 
 
Las trabas a las importaciones, principalmente de insumos, "han arrastrado la actividad económica general", describe el artículo. 
 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario