NEGOCIACIÓN POR LA DEUDA EXTERNA

Preocupación en NYC pero Cristina 'filtra' que no habrá 2do. default

El nerviosismo aumenta a medida que pasan los días y no se observan avances en la negociación entre acreedores y deudor por la deuda externa pública argentina en litigio. Quizá por eso, vía el diario Página/12, el gobierno decidió 'filtrar' declaraciones de Cristina Fernández de Kirchner, a puertas cerradas, durante la reunion de BRICS, afirmando que no habrá un nuevo incumplimiento o default de las obligaciones y que sólo se busca mejorar las condiciones del acuerdo.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). La decisión gubernamental es tranquilizar a los agentes económicos, en alerta desde hace algunas horas: hoy es 17/07, ya transcurrió la mitad del plazo posible de negociación y no hay avances acerca del acuerdo con los acreedores en litigio, existiendo como fecha tope el 30/07.
 
 
"Un nuevo ordenamiento financiero global, no solamente es justo y equitativo, sino que es imprescindible", manifestó la mandataria ante sus pares en el marco de un plenario a puertas cerradas que se extendió durante más de cuatro horas, donde aseguró que "Argentina no va a entrar en default porque Argentina va a pagar su deuda como ya lo hizo, y deberán hacerse responsables los que impiden que los legítimos tenedores de esos dineros" cobren sus deudas. La Presidenta comentó que acordó con su par brasileña, Dilma Rousseff, presentar en la próxima reunión del G-20 una propuesta para establecer una legislación internacional en materia de reestructuración de deuda.
 
"Estamos hablando de desarrollo sustentable, estamos hablando de inversiones para generar trabajo y empleo, estamos hablando de inversiones para generar comercio, qué ejemplo es en el mundo que alguien que pone 48 millones de dólares solamente a través de un juicio obtiene una rentabilidad de 1680 por ciento, en apenas seis años", señaló CFK, tras reiterar la voluntad del gobierno argentino de pagarles al ciento por ciento de sus acreedores, aunque en los términos considerados en los canjes de 2005 y 2010. "No es que estamos diciendo que no les vamos a pagar nada, les vamos a pagar en las condiciones justas, equitativas y legales que establecen los prospectos de deuda de la Nación argentina y además, la jurisprudencia pacífica que hay a nivel internacional", aseguró. (...)"
 
 
"El próximo martes 22 de julio será otra de las tantas fechas clave que quedarán en la historia del "juicio del siglo". Ese día, Thomas Griesa volverá a verse cara a cara con las dos partes, los abogados del estudio Cleary Gotlieb Steen & Hamilton (CGS&H) que representan a la Argentina y los de los fondos buitre, y les dirá su decisión sobre el punto clave que reclama el país: si repone o no el "stay". 
 
Si lo hace, la Argentina pagará inmediatamente el vencimiento de u$s 539 millones que deberían haberse liquidado el 30 de junio pasado. Si Griesa se niega a restablecer la medida jurídica, el país ingresará en un "default técnico". 
 
Sin embargo, si esta alternativa se diera, el Gobierno de Cristina de Kirchner, en coincidencia con Carmine Bocuzzi y Jonathan Black-man, tiene decidido como contraofensiva no reconocer nunca esta situación y aferrarse al argumento de que como el dinero ya fue girado al banco pagador, el Bank of New York Mellon (BoNY), el país ya cumplió con su obligación de liquidar el vencimiento. 
 
En todo caso, si hay reclamos jurídicos de los bonistas que deben cobrar ese dinero, deberían realizar acciones jurídicas contra la entidad neoyorquina y no contra la Argentina. La novedad sobre la citación de Griesa se conoció ayer (16/07) a las 16.30 hora argentina, en el primer menú de actividades que el juez emitió luego de su regreso de vacaciones en su rancho de Montana. 
 
El martes, una de sus actividades más urgentes de su primer día de trabajo fue hablar telefónicamente con el mediador Daniel Pollack, que lo puso en autos sobre la marcha de su trabajo. Básicamente, el abogado le aclaró al juez que es imposible avanzar si el magistrado no define el "stay". Le aclaró Pollack que eso es lo que le mencionaron tanto los abogados de CGS&H como el ministro de Economía, Axel Kicillof, y el secretario de Finanzas, Pablo López, en las dos reuniones de la semana pasada. 
 
Ayer (16/07), Griesa volvió a tener también novedades sobre el "juicio del siglo" al recibir reclamos por escrito de Robert Cohen y Robert Carrol, los abogados de los fondos buitre Elliott y Olifant, que le reclamaban definiciones hacia la actitud de la Argentina ante la falta de avances en las negociaciones con Pollack. También el BoNY, al enterarse que Griesa había retornado de sus vacaciones, insistió en que el juez le aclare qué hace con los u$s 539 millones que aún mantiene en sus cuentas imposibilitado de pagarles a los acreedores. Finalmente, Griesa emitió un comunicado citando a las partes para el próximo martes. El encuentro será a las 10:30 y el juez prometió escuchar a las partes nuevamente antes de dar una definición. (...)".
 
En tanto, el gobierno argentino intenta un artificio contable para afirmar que reforzó sus reservas del Banco Central. En verdad es eso: contabilidad creativa, nada más.
 
 
"La llegada de la comitiva encabezada por el presidente chino Xi Jinping a la Argentina que tendrá lugar mañana (18/07) le dará la posibilidad al Gobierno argentino y el titular del Ejecutivo chino, de anunciar la renovación del swap oportunamente acordado en el 2009, una operación que implica un canje de divisas de yuanes por pesos argentinos.
 
Si bien un swap no necesariamente implica un desembolso o una integración de stock y, en rigor, suele verse más como un mecanismo de “compensación” a la hora de realizar el intercambio comercial, desde el Gobierno nacional será anunciado como la posibilidad para sumar u$s 12.000 millones a las reservas del Banco Central, hoy en u$s 29.644 millones.
 
Precisamente fue Juan Carlos Fábrega, el titular del BCRA, uno de los ideólogos y arquitectos del acuerdo, ya que hasta se encargó personalmente de ‘empujar’ la media sanción que recibió en el Congreso el proyecto de ley que da inmunidad a los fondos de bancos centrales extranjeros depositados en el país.
 
(...) Una primera versión de este acuerdo se cerró allá por el año 2009. En aquella oportunidad se firmó un swap con China por 70.000 millones de yuanes o $ 38.000 millones vigente por tres años que terminó vencido sin haberse utilizado. La llegada de la delegación oriental a la Argentina aceleró los tiempos.
 
Entre los analistas y economistas consultados existe una mezcla de apatía y escepticismo.
 
Para Pedro Rabasa, ex funcionario del BCRA y hoy director de la consultora Empiria, se trata de “un mecanismo para brindar liquidez que se usa cuando las circunstancias de mercado lo indican por presión sobre las reservas”. En este sentido, subraya el caracter de transitoriedad que tiene la medida.
 
Para Martín Redrado, ex titular del Central y hoy asesor económico del diputado Sergio Massa, el problema de la falta de dólares no se resuelve. En rigor, Redrado sostiene que para que el swap logre mitigar ese problema, “sería necesaria una operación financiera posiblemente en Nueva York de cambio de yuanes por dólares ya que el yuan no es una moneda convertible. Además habrá que pensar en los embargos de los fondos buitre”, dijo.
 
Por otro lado, hay quienes señalan que se trata de un acuerdo comercial y no financiero, y que Argentina no puede utilizar esos yuanes para comprar dólares, porque esos yuanes no son efectivo a no ser que la Reserva Federal (Fed) participe en una triangulación. (...)".