LA CRISIS NO SE RESUELVE

Una pregunta clave: ¿Entregará Fábrega el BCRA a Kicillof?

El exceso de gasto y el déficit tienen tendencia creciente. El BCRA emite cada vez más pesos para financiar el Tesoro. La emisión de pesos que el BCRA transfiere al Tesoro en concepto de utilidades contables es producto de la devaluación. ¿Por qué la devaluación genera utilidades contables? Porque el BCRA tiene activos en dólares (títulos públicos y reservas), que al depreciarse el peso, aumentan su valor en moneda doméstica. Este aumento del valor en pesos de los activos en dólares del BCRA son las utilidades contables. Pero no son utilidades reales. Es un artificio contable, pura superchería artimética. La realidad debería provocar intensa preocupación porque si no ingresa dinero externo real, en breve la economía argentina puede complicarse en forma definitiva. Acerca de la complicación fiscal, algunos apuntes de la consultora Economía & Regiones: "La política fiscal desmedidamente expansiva, que genera un déficit fiscal creciente financiado con emisión monetaria, es el origen de nuestros problemas macroeconómicos: la inflación, la falta de financiamiento, la devaluación, los problemas cambiarios, las insuficientes reservas y la contracción del nivel de actividad."

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Entre New York City (USA) y Fortaleza (Brasil) transcurren las ideas que tiene Cristina Fernández de Kirchner para conseguir dólares antes del colapso. En el distrito financiero neoyorkino, en la isla Manhattan, el Estado argentino resuelve si va o no al incumplimiento en el pago a acreedores en general de la deuda pública nominada en dólares. En la localidad del nordeste brasilero, la Presidenta argentina busca que la Argentina sea el 1er. país no integrante de BRICS que acceda al respaldo financiero del Nuevo Banco de Desarrollo que están creando esos 5 países.

En ninguno de los 2 escenarios el Estado argentino expresa su intención de hacer algo por sí mismo para resolver su economía en desequilibrio.

En USA, quiere resolver los problemas derivados del fallo adverso del juez Thomas Griesa, ratificado en Cámara de Apelaciones y Corte Suprema estadounidenses, para así intentar endeudarse, aún cuando fuese a tasas elevadas y plazos cortos, para pagar porciones del gasto corriente.

En Brasil, se trata de intentar recibir alguna forma de subsidio financiero en moneda dura, todo un problema para una Administración que se encuentra en retirada, y sin que se conozca qué opinión tiene de BRICS la próxima Administración 2015-2019.

Pero todos saben, además, que el Estado argentino padece un grave desequilibrio por el sobregasto público que ejecuta Cristina, y que ella se niega a reducir porque quiere que ese costo político lo pague quien la herede. O sea que ella sabe que su política económica es inviable en el mediano plazo. Obviamente que también lo conocen los eventuales acreedores. Ahí aparece un grave problema argentino.

En ese escenario, que Cristina imagina es de transición, el Banco Central está financiando en forma creciente al Tesoro Nacional, que no hizo sus deberes pos devaluatorios. De alguna manera, Juan Carlos Fábrega, el presidente del BCRA, está repitiendo la historia de enfrentamiento con el Tesoro Nacional que vivió Marín Redrado cuando estuvo al frente de esa institución.

Redrado perdió su pulseada con Economía. Es cierto que la relación de Redrado con la Casa Rosada nunca fue tan fuerte como la de Fábrega, pero el antecedente vale a causa de que nunca hubo un ministro de Economía tan cercano a Cristina como lo es Axel Kicillof.

Acerca del déficit fiscal y de las formas desesperadas por financiarlo, algunos apuntes de la consultora Economía & Regiones:

> "(...) Ya sabemos que el gobierno no corrigió los desequilibrios fiscales. Todo lo contrario, el exceso de gasto público y el aumento del déficit fiscal van en aumento. Puntualmente, en los primeros cuatro meses del año y contabilizando los recursos extraordinarios del BCRA y el ANSES, el déficit fiscal alcanzó $19.457 millones, un 122% mayor que el del mismo período de 2013 (-$8.750 millones). Sin los recursos heterodoxos, el déficit fiscal ascendería a $41.614 millones, lo que implicaría un aumento de 129% en relación al primer trimestre de 2013 (-$18.169 millones).

En el acumulado de los últimos 12 meses el déficit fiscal acumulado aumentó de $39.022 millones a $96.505 millones a pesar que los recursos extraordinarios girados por el BCRA y del ANSES al Tesoro aumentaron más de 100%.

Concretamente, el BCRA debe emitir cada vez más pesos para cubrir el exceso de gasto y el déficit creciente del Tesoro. Con más gasto público, mayor déficit fiscal y más emisión monetaria la actual estabilidad cambiaria y monetaria puede seguir si y sólo si el BCRA intensifica su política de absorción de pesos. Por el contrario, una política monetaria menos firme en pos de retirar pesos excedentes del mercado juega a favor de elevar las expectativas inflacionarias, las presiones cambiarias, la incertidumbre, el deterioro de la actividad y el empleo.

En este contexto, es crucial hacer un monitoreo constante de la cantidad de dinero excedente que hay en nuestra economía. A mayor cantidad de dinero excedente, más probabilidad que el escenario macroeconómico del segundo semestre se complique y viceversa."

> "(...) En (...) los últimos meses hubo una vuelta atrás en la política de absorción de pesos del BCRA. Es decir, el Central había avanzado dos casilleros en la dirección de absorber pesos en el primer cuatrimestre, para retroceder un casillero en el último bimestre registrado de mayo-junio 2014. De esta manera, el dinero excedente volvió a crecer desde 1.1% de abril a 2.0% y 3.4% respectivamente para los meses de mayo y junio de 2014.

Este retroceso en la política de absorción de pesos del BCRA dejó para fines de junio a la base monetaria casi empatada con respecto a comienzos de año. En el acumulado del año, el BCRA tuvo que emitir $60.909 millones y colocó $67.399 millones de LEBACs, con lo cual la base monetaria se redujo sólo $6.489 millones durante los primeros seis meses del año. En resumen, la absorción de pesos excedentes se fue reduciendo con el paso del tiempo, en parte fruto del contexto de elevadas necesidades de emisión (soja y sector público) y en parte a una decisión de no seguir presionando al alza las tasas de interés.

Al finalizar el primer semestre de 2014 se observa un aumento del sobrante de pesos, que creció hasta 3.3% del PBI (en términos de M1). Dado el contexto macroeconómico actual, una política de absorción monetaria menos enérgica y un sobrante de pesos creciendo podrían alimentar las expectativas inflacionarias, las presiones cambiarias, la incertidumbre, el deterioro de la actividad y el empleo. Es decir, pueden complicar el segundo semestre."

> "(...) el exceso de gasto y el déficit tienen tendencia creciente. También (...) la dominancia fiscal va en aumento, porque el BCRA emite cada vez más pesos para financiar el Tesoro.

La emisión de pesos que el BCRA transfiere al Tesoro en concepto de utilidades contables surge principalmente como producto de la devaluación. ¿Por qué la devaluación genera utilidades contables? Porque el BCRA tiene activos en dólares (títulos públicos y reservas), que al depreciarse el peso, aumentan su valor en moneda doméstica. Este aumento del valor en pesos de los activos en dólares del BCRA son las utilidades contables."

> "(...) Sin embargo, el punto más importante a destacar es que las ganancias del BCRA, además deser contables y no tangibles, son en su mayoría ficticias.

La virtualidad de las utilidades contables queda en evidencia cuando se observa que US$7 de cada US$10 en el activo del Central son títulos públicos del Tesoro Nacional, en tanto que US$3 de cada US$10 son reservas. Es decir, el 70% realidad no pagan ni intereses, ni amortizaciones. Es más, no tienen mercado secundario, por lo cual el BCRA no puede venderlos ni realizar ganancias de capital."

> "Claramente, el aumento de la dominancia fiscal y la emisión de pesos sin ningún respaldo para financiar al Tesoro alimentan las expectativas de inflación y de devaluación, poniéndole un piso elevado a las expectativas.

Este panorama tenderá a profundizarse en el segundo semestre y sobre todo hacia fin de año. De acuerdo con nuestras estimaciones del escenario base, el BCRA deberá emitir como mínimo $140.000 millones para financiar al Tesoro. Además, aportará US$5.500 millones de reservas.

En otras palabras, como mínimo el BCRA aportará el 66% del financiamiento del Sector Público Nacional. Claro está, de profundizarse aún más la política fiscal expansiva de aumento del gasto y/o deteriorarse aún más la recaudación tributaria, el financiamiento del BCRA podría ascender a 70% / 75% de las necesidades totales del Tesoro."

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario