REVENTA DE ENTRADAS

Segura, Souto y Capuchetti: ¡Qué tridente, Grondona!

El inglés Raymond Whelan, director de la empresa asociada de la FIFA Match Services, acusado de revender en forma ilegal entradas para los partidos del Mundial, se entregó a la justicia de Brasil tras permanecer 4 días prófugo, informó el fiscal del caso, Marcos Kac. En tanto, la investigación policial brasilera tiene un video y otras pruebas reunidas, que comprometerían al círculo más cercano a Julio Grondona en AFA.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). En Río de Janeiro, el director de Match Services, Raymond Whelan, se presentó ante la jueza Rosita Maria de Oliveira Netto, del 6to. tribunal de justicia penal de Rio, quien está a cargo del proceso contra las 12 personas -incluido Whelan- acusadas de pertenecer a una red internacional de reventa de entradas de la Copa FIFA 2014.

Según la acusación, esa red revendía ilegalmente miles de boletos para el torneo y facturaba millones de dólares. La red operaría desde 2002, hace 4 mundiales, según la policía brasileña.

El jueves 17/07, la justicia de Rio lo declaró "prófugo" después que la policía, en cumplimiento de una orden de prisión preventiva, no lo encontró en el hotel de Copacabana donde se alojaba junto a toda la delegación principal de FIFA.

"Él por ahora quedará con prisión preventiva, pero veremos qué pasa", añadió el fiscal del caso, Marcos Kac.

Pero Whelan ni es el jefe de la reventa ni es el único involucrado en el escándalo de la reventa (que es millonario, hay que recordarlo).

El tridente

Según la investigación iniciada por la Subsecretaria de Inteligência do Rio e da Delegacia de Repressão a Crimes Organizados (Draco), el último episodio se vivió en el hotel Radisson, de Barra da Tijuca, en la capital carioca, donde la delegación de la Asociación Argentina de Fútbol (AFA) concentró antes de la final frente a Alemania, según la información publicada por el portal brasileño de la señal ESPN.
 
En el video de la Subsecretaría de Inteligencia de Río, se ve al gerente de Selecciones nacional, Omar Souto, recibir dólares a cambio de entradas para el partido.

En el Radisson de Río de Janeiro se repitió lo que había ocurrido en las otras sedes y subsedes que recorrió la selección argentina.

La sospecha sostiene que las entradas que la AFA recibía por protocolo para los integrantes de sus distintas federaciones eran revendidas a simpatizantes "exclusivos", a precios superiores al oficial.

Durante el Mundial, la AFA comercializó por su cuenta 700 entradas por cada partido, la cantidad otorgada por la FIFA a cada federación. A veces hubo más boletos en oferta porque en el mismo circuito estaban los ingresos para los familiares de los jugadores y los de dirigentes de los clubes agrupados en la AFA.

Según denunció el diario La Nación hace algunas semanas, en alguna habitación del hotel oficial, la AFA montaba una "oficina" de ventas con por lo menos 6 personas atendiendo.

La reventa habría sido selectiva: sólo podían ingresar quienes pasaban el "filtro" de Souto o del jefe de Seguridad de AFA, el comisario (jubilado) Alberto Capuchetti. Para superar el "filtro" había que dar como referencia o recomendación, el nombre de algún dirigente de rango alto de la AFA.

Hay imágenes de la previa del encuentro entre la Selección y Bélgica, en Brasilia, por los cuartos de final del Mundial que comprometen a los integrantes del tridente comercial de AFA.

En el informe se observa a 3 personas de jerarquía de la AFA en una presunta comercialización de entradas. Los dirigentes que aparecen en las imágenes son Omar Souto (gerente de selecciones), Alberto Capuchetti (jefe de seguridad del plantel) y Luis Segura (vicepresidente de AFA). Los 3 son de la confianza absoluta de Julio Grondona y su familia. Grondona no sólo es titular de AFA sino vicepresidente de FIFA, con quien tanta relación tiene el detenido Whelan.

En la investigación se menciona específicamente a Julio Ricardo Grondona, también: presidente del club Arsenal, de la familia Grondona, es el hijo mayor de Julio Humberto Grondona.

"Los dirigentes vendimos entradas a gente que nos pedía. Pero una cosa es vender y otra revender", se defendió Segura en diálogo con ESPN radio.

"Las entradas son para atender las relaciones [públicas] y a los sponsors", explicó Emilio Vázquez, jefe de administración de entradas de la AFA.

Sin embargo, según consigna la agencia Noticias Argentinas, hay compradores que han comprometido en su testimonio a la AFA y contradecido la versión de Vázquez.

Por ejemplo, Demián Eliel Tujsnaider y Darío Javier Rosenzvit, quienes declararon que le compraron las entradas a Luis Segura, aunque mencionaron que no pagaron un sobreprecio.

Tujsnaider es, desde 2011, funcionario de la Dirección General de Rentas del gobierno porteño.

Rosenzvit es titular de la empresa Impresora de Valores (IVISA), proveedora del negocio de juegos de azar.

El periodista deportivo y productor de TyC Sports, Germán García, compartió en su cuenta de Twitter la declaración de uno de ellos: la transacción entre Segura y Tujsnaider/Rosenzvit se habría producido en el hotel Radisson, de Barra da Tijuca, en Río de Janeiro, de acuerdo a la investigación iniciada por la subsecretaria de Inteligência do Rio e da Delegacia de Represso a Crimes Organizado.

En el video se ve al gerente de Selecciones, Omar Souto, recibir dólares a cambio de entradas para el partido. Nada nuevo bajo el sol, dicen quienes conocen el funcionamiento de AFA. El problema es que ahora se filmó, y lo investiga la justicia de otro país.