CRISIS EN VENEZUELA

Maduro preocupado: La UNASUR ya no responde como antes

Nicolás Maduro cortó relaciones con Panamá por el pedido del país centroamericano de que se discuta en la OEA la crisis en Venezuela, que ya se cobró 20 muertos en las calles de distintas ciudades del país. Y mientras Maduro despotricaba contra la OEA, Evo Morales salió a buscar consenso entre los mandatarios de la UNASUR y la CELAC para conseguir apoyos... algo que por lo pronto no se ha concretado.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) - El presidente venezolano, Nicolás Maduro, acusó al gobierno panameño de instigar a la OEA para debatir sobre protestas que afectan a su país.
 
El presidente de Venezuela dijo: "Frente a la conspiración abierta del embajador del gobierno panameño en Washington en la OEA he decidido romper relaciones políticas y diplomáticas con el gobierno actual de Panamá y congelar todas las relaciones comerciales y económicas desde este momento".
 
"Nadie va a conspirar impunemente para pedir una intervención contra nuestra patria. ¡Ya basta! Llamo al pueblo a unirnos", agregó el mandatario en un encendido discurso durante una ceremonia de conmemoración del primer aniversario de la muerte de Hugo Chávez.
 
A solicitud del gobierno panameño, la OEA, con sede en Washington, anunció este miércoles que el jueves celebrará una reunión privada para decidir si llama a los cancilleres para buscar soluciones al clima de protestas en Venezuela.
 
La Cancillería panameña emitió un comunicado en el que explica que si convocó una reunión en la Organización de Estados Americanos (OEA) para discutir la situación en Venezuela, donde violentas protestas han causado la muerte de al menos 19 personas, fue para "fortalecer la democracia y los derechos humanos".
 
"Rechazamos como inaceptables las ofensas proferidas por el presidente (venezolano) Nicolás Maduro, en contra de nuestro país y su más alta autoridad. El lenguaje soez utilizado es impropio del presidente de un hermano país", indicó el comunicado.
 
"El Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA), por decisión de su presidencia, se reunirá en Sesión Privada el jueves 6 de marzo de 2014", señaló el organismo en un comunicado.
 
En un acto previo por la mañana también en homenaje a Chávez, Maduro ya advirtió que no permitirá ninguna injerencia en Venezuela de la OEA.
 
"Voy a responder con fuerza y contundencia cualquier intento de cualquier gobierno de América de meterse en los asuntos internos de Venezuela, no acepto intervencionismo en el país", declaró.
 
Venezuela cumple un mes ininterrumpido en alerta por una ola de protestas antigubernamentales contra la galopante criminalidad, la alta inflación y la recurrente escasez de bienes básicos.
 
Las manifestaciones, las mayores desde que Maduro fue electo en abril, han dejado 18 muertos, 260 heridos y decenas de denuncias de violaciones de los derechos humanos.
 
El esfuerzo de Evo
 
El presidente de Bolivia reveló que hace gestiones personales para lograr una reunión de la Unión de Naciones Sudamericanas. Busca que la Organización de Estados Americanos (OEA) quede al margen de la crisis, tal y como se lo pidió su aliado, el mandatario venezolano.
 
"He conversado con el presidente pro témpore de Unasur para que pueda persuadir a algunos presidentes, uno o dos. No quieren convocar porque, de acuerdo con el estatuto, el cien por ciento de los jefes de Estado tiene que aprobar cualquier convocatoria. Ahora tenemos dificultades", reconoció el presidente de Bolivia, Evo Morales, en una rueda de prensa improvisada a su regreso de Caracas, donde participó del primer aniversario de la muerte de Hugo Chávez. Morales no identificó a los mandatarios "díscolos".
 
El boliviano hizo suyo el discurso de su par venezolano: "Como decía el compañero (Nicolás) Maduro, no se aceptará ninguna intervención extranjera (en Venezuela), menos de la OEA. Antes había conflicto y la OEA era como un patrón que venía de afuera a resolver los problemas internos políticos, a veces desde la embajada de Estados Unidos. Eso terminó, acá tenemos a Unasur y Celac".
 
El bolivariano busca el respaldo de la Unasur tras rechazar la mediación de la OEA y de romper las relaciones políticas y comerciales con Panamá, justamente por haber propuesto una reunión privada en este organismo multilateral sobre la crisis que se vive en Venezuela. Aun cuando el venezolano declinó, la OEA igual se reúne este jueves.
 
OEA
 
El Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) continuará este viernes su discusión acerca de la crisis en Venezuela luego de no alcanzar esta madrugada un acuerdo sobre un proyecto de resolución.
 
Aunque la mayoría los países aceptaron en principio tomar como base un proyecto de resolución presentado por Bolivia tras desecharse la propuesta inicial de Panamá, las divisiones evidenciadas días atrás complicaron su aprobación.
 
USA y Perú, entre otros países, mantuvieron su insistencia para que la resolución incluya un exhorto al gobierno del presidente Nicolás Maduro de que se respeten los derechos humanos y libertades como la de expresión y manifestación.
 
Todo apunta a que el documento que emanará del Consejo Permanente será una declaración política.
 
La propuesta original de Panamá para que el Consejo discutiera la convocatoria de una reunión de consultas de cancilleres quedó desechada, lo mismo que el eventual envío de una misión, luego del rechazo expresado por Maduro para aceptar la mediación de la OEA.
 
"Eso no va a pasar", dijo el embajador de México, Emilio Rabasa, al ser cuestionado durante un receso sobre la posibilidad de que los cancilleres pudieran ser convocados.
 
Por su parte, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, dejó en claro que el organismo hemisférico está "muy lejos" de invocar la Carta Democrática Interamericana como lo ha demandado la oposición venezolana.
 
De igual modo descartó que el Consejo Permanente pueda adoptar medidas "que sean inapropiadas" para el gobierno del presidente Nicolás Maduro.
 
"Estamos muy lejos de eso (de invocar la Carta Democrática), y no creo que el Consejo vaya a votar una medida que sea inapropiada para Venezuela", dijo Insulza a reporteros más temprano.
 
Hablando por separado ante el Consejo Permanente, la embajadora estadunidense Carmen Lomellín hizo notar el creciente número de muertos que se han suscitado en Venezuela en las últimas semanas a partir de la intensificación de las manifestaciones contra el gobierno de Maduro.
 
"Nos preocupa muy gravemente lo que aparenta ser una tendencia del personal de seguridad a emplear fuerza excesiva", dijo Lomellín, aludiendo a las 21 víctimas fatales que han ocurrido en Venezuela desde el pasado 19 de febrero.
 
La diplomática refirió, además, a las "tácticas represoras" del gobierno venezolano contra la oposición, así como las restricciones que ha venido imponiendo sobre la libertad de prensa y de expresión.
 
Por ello consideró esencial "que este Consejo y que esta Organización se muestren firmes a favor de los principios que han existido en este hemisferio: gobernabilidad democrática, respeto a la disensión pacífica y firme apoyo a la libertad de expresión y a la libertad de prensa", indicó.
 
Asimismo, reiteró el llamado de su gobierno para la inmediata liberación de manifestantes y líderes de la oposición detenidos en días recientes, incluyendo a Leopoldo López, líder del partido Voluntad Popular.
 
Por separado, en un breve encuentro con periodistas, Lomellín evitó anticipar el resultado de la reunión del Consejo Permanente dadas las fuertes divisiones existentes entre los países miembros, y dijo que "espero que de esta reunión, lo que salga sea un llamado al respeto de las libertades de los venezolanos".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario