A CAPA Y ESPADA

Culebrón en la F-1: Red Bull, Pirelli, Ferrari, Mercedes...

Pirelli, proveedor oficial de neumáticos del Mundial de Fórmula 1, puede ser la gran damnificada de la guerra de intereses entre Red Bull y Ferrari. A 7 meses para que concluya el contrato de exclusividad firmado con la FIA (Federación Internacional del Automóvil), la empresa italiana denuncia el silencio de Bernie Ecclestone, patrón del 'Gran Circo', sobre su continuidad.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). El asesor de motores de Red Bull, Helmut Marko, exigió una compensación por haber sido excluido del test con neumáticos Pirelli que efectuó Mercedes en Barcelona después del Gran Premio de España.
 
"Si es posible que todos efectuemos pruebas en las mismas condiciones, entonces queremos también un test así", dijo el austríaco en declaraciones a la emisora ServusTV. 
 
"Pero desde el punto de vista logístico ello no puede ser hasta después de Silverstone. Es decir, perdemos todavía dos carreras hasta saber a que atenernos", agregó.
 
A petición de Pirelli, Mercedes probó durante 3 días los neumáticos del fabricante italiano tras el Gran Premio de España en Barcelona. Pirelli omitió invitar a todos los equipos, lo que podría haber violado algún acuerdo con la Federación Internacional de Automovilismo (FIA).
 
Red Bull y Ferarri se quejaron tras el Gran Premio de Mónaco ganado por el piloto de Mercedes, Nico Rosberg. "Nuestras protestas van contra los ensayos, no contra la victoria de Nico Rosberg", dijo Marko a ServusTV. 
 
"Queremos tener la misma ventaja en competición que tuvo Mercedes", indicó.
 
Según Auto Motor und Sport, los verdaderos problemas de Red Bull no vienen de la dureza de los compuestos de los neumáticos Pirelli, ni de los neumáticos traseros. Lo que realmente está hace daño a su monoplaza es la carcasa de hilos metálicos (en 2012 era kevlar), en los neumáticos delanteros. 
 
Esta construcción hace que al calentarse, las paredes de los neumáticos pierdan rigidez y produzcan oscilaciones que impiden pegar el morro al suelo, tal como sí sucedía en la temporada anterior.
 
El concepto aerodinámico de los Red Bull es tener la parte frontal muy baja y la trasera, más alta de lo normal, mientras que el suelo de los monoplazas de Ferrari o Lotus van más paralelo al suelo. 
 
Al tener que levantar un poco más el morro, se perjudica al flujo aerodinámico hacia el extractor trasero, que también resulta más difícil de sellar. 
 
Por otro lado, este tipo de concepto aerodinámico exige una mayor rigidez al balanceo lateral del monoplaza, lo que también castiga más las paredes laterales de los neumáticos.
 
Red Bull está trabajando para superar el problema y realizó un nuevo alerón delantero y partes del fondo plano para Mónaco, que Sebastian Buemi llevó personalmente en su equipaje el viernes 24/05 por la noche a la pista monegasca después de haber estado una semana recluido en el simulador del equipo.
 
"Probablemente, tendremos que hacer un rediseño total de los neumáticos”, ha manifestado Paul Hembery, director de la sección de automovilismo de Pirelli, proveedor oficial de la F1 desde 2011.
 
Hembery, quien estima en 20 millones de euros el coste de cada carrera para Pirelli, agregó: “A principios de septiembre debemos comunicar a los equipos todo aquello que necesitan conocer respecto a los neumáticos que se utilizarán para la próxima campaña. Sorprendentemente, al día de hoy no tenemos el contrato de renovación firmado, lo cual ya es absurdo, y no podemos orientar a los equipos acerca de los neumáticos a utilizar porque no tenemos noticias al respecto”.
 
Red Bull, la escudería dominante en el último trienio (Sebastian Vettel ha ganado los mundiales de 2010, 2011 y 2012), ha intensificado su acoso a Pirelli. 
[ pagebreak ]
 
El equipo austriaco se ha quejado reiteradamente del rendimiento de los neumáticos en la actual temporada. 
 
En el Gran Premio de España, que se celebró entre el 10 y el 12 de mayo en el Circuit de Catalunya, casi todos los pilotos pararon 4 veces para cambiar las ruedas. Posteriormente, Dietrich Mateschitz, patrón de Red Bull, expresó su malestar a Ecclestone en una reunión que duró 45 minutos.
 
Red Bull ha pedido neumáticos con compuestos mucho más duros. En Ferrari y en Lotus, en cambio, abogan por una evolución, pero no por una revolución “que perjudicaría a los equipos que no han podido modificar tanto su vehículo”.
 
Pirelli asumió las exigencias de Red Bull y se comprometió a suministrar una nueva goma más resistente a partir del Gran Premio de Canadá que se celebrará en Montreal (del 7 al 9 de junio). 
 
El anuncio ha sido aplaudido por la escudería austriaca, que desea un nuevo proveedor para la próxima temporada. 
 
En Ferrari, mientras, esperan que el cambio sea mínimo. Y Ecclestone, el gran jefe, calla para frustración del proveedor único de la F1.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario