SERGIO ABREVAYA

"Nuestra misión es quitarle al FpV el 3er. senador por la Ciudad"

"El empleo/desempleo/subeempleo preocupa muchísimo hoy día a la población. Pero tiene un componente decisivo en la educación/formación de las personas. Nosotros abordamos el problema cuando ya lo tenemos, no lo prevenimos cuando es posible anticiparse, al menos para disminuir el impacto negativo. El problema del empleo no solamente depende de la coyuntura económica sino de las políticas educativas", reclama Sergio Abrevaya, integrante de la nueva oferta política en la Ciudad de Buenos Aires.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Sergio Fernando Abrevaya es un abogado porteño que militó en la Unión Cívica Radical, donde fundó en 1985, la JR Que No Baja las Banderas, que se opuso a la Junta Coordinadora Nacional, y él fue vicepresidente 1ro. de la Juventud Radical, opositor al Pacto de Olivos, que en 2002, abandonó los cargos partidarios y se volcó a la militancia vecinal.
 
Entre 1997 y 2000, Abrevaya fue director general de la Comuna CGP 2 Norte, para la que obtuvo la Certificación Internacional de Gestión de Calidad ISO 9002, gestionó la re-iluminación del 85% de la zona y la refacción de 14 plazas.
 
En 2005, él regresó a la actividad partidaria, sumándose a la propuesta de Elisa Carrió desde la Agrupación Radicalismo Autónomo, de Enrique Olivera. En 2007 él fue cofundador de la Coalición Cívica, y elegido legislador de la Ciudad. Entonces fue vicepresidente de la Comisión de Presupuesto y miembro de las Comisiones de Transporte, Descentralización, Ecología, Asuntos Constitucionales y Asuntos Jurídicos. 
 
Hoy día él es presidente del Consejo Económico y Social porteño, conocido por el trabajo "19 Pilares para la escuela Secundaria 2020".
 
Al frente de PODES (Poder para el Espacio Social), Abrevaya se prepara para participar de las primarias abiertas simultáneas y obligatorias en la lista que convoca a Ricardo Gil Lavedra, Alfonso Prat Gay, María Eugenia Estenssoro, Victoria Donda y Humberto Tumini.
 
Abrevaya le niega al Frente para la Victoria la condición de progresista que el kirchnerismo cristinista rescata para sí.
 
"El FpV es un partido de centroderecha bastante convencional. Por ejemplo cumplió 10 años en el poder sin haber resuelto una reforma tributaria que redistribuya Ganancias en forma más equitativa. Por el contrario, exaltó el régimen regresivo. Y un comportamiento similar ha tenido en otras áreas claves para el progresismo: desde el sistema ferroviario interurbano a la vivienda social, y, en general, el rol del Estado y su relación con la población. No se interesa en resolver los problemas cotidianos de las personas, ¿a qué le llamamos progresismo?", afirma Abrevaya.
 
"Separemos el relato de la gestión. Más allá de su relato, la gestión es muy parecida a la de toda la etapa conservadora reciente. A ver, ¿qué hizo en concreto el Frente para la Victoria para luchar contra el consumo de estupefacientes, una enfermedad social contemporánea? Nada. Por el contrario, la situación es peor que antes del FpV. Por lo tanto, ¿de qué progresismo hablamos?", explica Abrevaya.
 
Cuando se le pregunta acerca del objetivo del espacio político que transita, su respuesta es muy concreta: "Es decisivo lograr que el 3er. senador nacional por la Ciudad no sea K. Eso es vital para detener la reforma de la Constitución Nacional que pretende el FpV. La Presidente de la Nación afirma que ella no impulsará la reforma pero eso no quita que en un ejercicio probablemente hipócrita, el FpV impulse realmente la reforma de la Constitución, si el número le resultara propicio, en el nuevo Legislativo. Para asegurarnos que eso no ocurra, nuestro espacio se propone ganar ese 3er. senador nacional para la oposición".
 
No falta quien, desde el FpV acuse a Abrevaya de funcional al PRO, de Mauricio Macri, a causa de esa declaración de guerra al kirchnerismo cristinista.
 
Abrevaya tiene una visión crítica del PRO: "Es una fuerza política claramente de centroderecha, orgullosa de serlo, pero con un liderazgo al que le falta otorgar más participación aún a su propia gente. Es posible ser de centroderech pero no por eso menospreciar el aporte o el consejo de quienes tienen genuinos aportes constructivos para realizar. Macri es unilateral, y ese el motivo de muchos de sus problemas que le han provocado costos políticos durante los últimos tiempos: desde la controversia por el hospital Borda hasta las polémicas por el metrobus y la Policía Metropolitana. Me preocupa mucho que ese comportamiento de Macri lo incorporan sus colaboradores en el PRO y termina convirtiéndolo en una fuerza escasamente participativa. Un líder no es quien se hace cargo del problema sino quien tiene la sabiduría necesaria para gestionar, evitando o desactivando los problemas".
 
El trabajo realizado para el proyecto sobre Educación 2020 apasiona a Abrevaya. Él afirma que la educación convencional no alcanzar a interpretar en forma adecuada los cambios que han ocurrido en la estructura social.
[ pagebreak ]
 
Luego aparece otro inconveniente: "A la Argentina le cuesta entender el mediano plazo. La sociedad y sus dirigentes padecen de una grave enfermedad: el inmediatismo, cuando lo que te mata es el mediano y largo plazo. En el caso de los líderes, no quieren trabajar para nada que vaya más allá de su mandato, y eso condiciona todo desde que se recuperó la democracia, alentando un irracional objetivo de permanecer en los cargos públicos cuando lo que deben permanecer son las políticas, no los hombres. La Ciudad tuvo un caso muy exitoso al respecto: las obras en el arroyo Maldonado y la prolongación del tren subterráneo. Fueron trabajos que trascendieron a varias administraciones de diferente color político, y pudieron concretarse. Ese es el camino a explorar".
 
El paradigma de las políticas de mediano y largo plazo es la educación, pero en ese tema no se pudieron lograr los éxitos alcanzados en la obra pública.
 
"El atraso es muy grande y hay errores que no se asumen. Se impuso la obligatoriedad de la enseñanza secundaria pero hay un 50% de abandono o de sobreedad, ¿qué hacemos? Luego está el tema de la calidad de la enseñanza. Necesitamos que los estudiantes aprendan, no que asistan o que pasen de nivel. Hay que trabajar más sobre el resultado de la enseñanza. Estamos insistiendo en un planteo incompleto. La obligatoriedad tiene que ser para la persona no para el Estado. Que el Estado asuma la obligatoriedad no le sirve de mucho a la sociedad si los individuos no asumen su obligatoriedad", reflexiona Abrevaya.
 
Él sabe que los temas de educación no provocan muchos sufragios. En el inmediatismo vigente, los electores no parecen impresionados por la educación de sus hijos o de sus nietos o de sí mismos. Pero Abrevaya insiste en que no puede dejar de concientizar sobre un problema directamente vinculado al del mercado laboral.
 
"El empleo/desempleo/subeempleo preocupa muchísimo hoy día a la población. Pero tiene un componente decisivo en la educación/formación de las personas. Nosotros abordamos el problema cuando ya lo tenemos, no lo prevenimos cuando es posible anticiparse, al menos para disminuir el impacto negativo. El problema del empleo no solamente depende de la coyuntura económica sino de las políticas educativas", reclama Abrevaya.
 
Mientras tanto, trabaja con la fecha martes 11/06, cuando hay que presentar las alianzas que participarán de las PASO, para lo que hay que definir consensos en los que una agenda parlamentaria común es la clave para los tiempos que vienen. Él afirma que es optimista, que hay muy interesantes avances al respecto.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario