HABLANDO DE "PAVADAS" EN '678' (POR LA SUCESIÓN)

Boudou estrenó remera Nac&Pop, ¿y Kunkel le derivó un "oligarcazo"?

El vicepresidente Amado Boudou, conocido amante de más de un lujo, lució en el programa ultraK 678 una de las remeras de la iniciativa oficial que debutará esta semana a menos de $100. "Sé que hay cosas que no me van a perdonar nunca", dijo el investigado funcionario que calificó el caso de la ex Ciccone como "pavadas". Frente a él, el diputado también ultra K, Carlos Kunkel, hablaba de la vergüenza ajena y de los oligarcas que, a diferencia de Axel Kicillof (el otro vice), viajan en aviones privados a Uruguay... Boudou sonrió incómodo. La interna parece desatada, y eso que aún falta mucho para la sucesión de Cristina Fernández.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) En el programa de 'La TV Pública' venían de pasar un informe acerca de los gastos de Amado Boudou en ropa para la asunción como reina de Máxima Zorreguieta en Holanda.
 
"Si te cobraron 400 lucas por esa ropa, te engañaron", disparó el conductor y entre sonrisas Boudou respondió: "No, esta es la ropa NYP, que fue promocionada. Guillermo Moreno estuvo contándolo y va a estar en todos los supermercados a partir de esta semana".
 
El Vicepresidente recordó que "es ropa muy barata, ropa para todos y todas", aunque agregó que por ahora sólo estará disponible para el público masculino.
 
A lo largo de la semana se fueron conociendo los detalles definitivos de Ropa para Todos, indumentaria que llevará la marca NYP (Nacional y Popular). 
 
Medias, remeras, zapatillas, camisas y jeans no costarán más de $100.
 
En el programa, entre elogios a su propia gestión y la de Cristina Fernández, el vicepresidente también desestimó el caso de la ex imprenta Ciccone, que lo involucra directamente, y lo calificó como "pavadas", según él, inventadas por algunos medios de comunicación y por dirigentes opositores.
 
"Yo lo tomo desde el rol que me toca cumplir. Sé que hay cosas no me van a perdonar nunca. Lo de las AFJP, que el diario Clarín y La Nación usaban para negocios. No me van a perdonar el formar parte de un espacio político con lealtad. Tenemos la suerte de formar un espacio que tiene un liderazgo muy potente", dijo, durante una de sus intervenciones.
 
"No van a lograr que hablemos todo el tiempo de lo que quieren. Por ejemplo, del famoso tema Ciccone", continuó. Y aseguró que no va a "enredarse explicando el tema todos los días".
 
Junto a él, se encontraban sentados los habituales panelistas del show, y otro invitado, el titular de Anses, Diego Bossio, cuyas alocuciones fueron dedicadas por completo a defender las medidas del gobierno nacional. 
 
"Este espacio que ha venido creciendo, recuperando la política, es el que tiene que continuar", dijo, al referirse al aniversario de los diez años de kirchnerismo que se cumplieron el sábado.
 
También estuvo presente el diputado ultraoficialista, Carlos Kunkel, que recibió aplausos de quienes presenciaban el programa, por algunos de sus dichos. 
 
"No quiero referirme al triste rol de mis colegas en la Cámara, siento vergüenza ajena", dijo, y fue ovacionado, por lo que continuó: "No quiero abundar sobre su triste papel, ya bastante destructivo es. Los argentinos estamos viviendo mejor. A los dueños del privilegio eso los incomoda mucho", agregó.
 
Y culminó su participación cuando lanzó: "Es como el chiste, lo que les molesta es como cuando dicen 'si los negros viven como nosotros, nosotros vivimos como negros".
 
¿Se refería a Boudou? La sonrisa del vicepresidente pareció incómoda. Que lo cuenten en Uruguay, sino...
 
 
 

Lo que queda claro es que "el lado bueno" no oligarca quedó bien representado por Axel Kicillof, segundo de Economía, quien no es la primera vez que cuenta con el sostén de la familia Kunkel, aunque los Kunkel no tengan mucho para sostenerse siquiera a ellos mismos.

Macarena, la hija del diputado, y su mamá, la senadora provincial Cristina Fioramonti, tuvieron su oportunidad, luego de liderar toma de colegios y descansar luego en Europa...

La joven tiene 18 años que ya dejó atrás aquellas horas de efímera fama, en donde ante los micrófonos de medios nacionales encabezaba los reclamos de cientos de adolescentes de colegios porteños, con tomas de establecimientos y suspensión de clases. “La oferta que ofrecen no es la que corresponde y los menús no son en su totalidad de nuestro agrado”, expresaba Macarena en rechazo a la concesión del buffet del Nacional, algo similar a lo que estaba ocurriendo con sus compañeros del Pellegrini.

En el colegio ubicado en calle Bolívar –del que egresaron hace varios años otros referentes ultra K, como Andrés “Cuervo” Larroque, Mariano Recalde y el propio Axel Kicillof-, la hija de los legisladores por el Frente Para la Victoria perdió en las elecciones para el Centro de Estudiantes como candidata de La Jauretche –agrupación respaldada por La Cámpora-. Pero ella, como secretaria de prensa del Centro, igualmente fue una de las cabezas más visibles de aquella lucha estudiantil y les advertía a los docentes que no los dejarían entrar “hasta que asuman que el colegio está tomado”.
 
Luego de haber terminado quinto año, se dio un gran gusto y durante el mes de enero de este 2013 se tomó el avión con una amiga y se escapó unos días a Europa. Allí paseó, entre otras ciudades, por París, Madrid y Barcelona, en donde hasta presenció un brillante 5 a 0 del mejor equipo del mundo, por la Copa del Rey, en el mismísimo Nou Camp. Todo un lujo.
 
 
Fioramonti, meses después, se sentó frente a una computadora y muy enojada, reflexionó tras aquel lamentable episodio en donde un grupo de personas que viajaban en Buquebus de Colonia a Buenos Aires agredió con insultos al viceministro de Economía, quien tuvo que refugiarse con su pequeño hijo, lejos de los gritos.
 
En esa durísima carta, la senadora escribió que “Kicillof es una figura del kirchnerismo y como tal, responsable junto con otros de la irrupción de lo plebeyo real en el orden simbólico del poder en la Argentina. Lo plebeyo irreal, funcional a la oligarquía y el poder económico transnacional, fue Menem. La mascarada chabacana del neoliberalismo, el disfraz que ocultó el desgarramiento moral. Ahora la cosa cambió. Ahora el inveterado statu quo, simbólico y material, de la Argentina es corroído todo el día en todos lados. ¿Cómo un laburante de la construcción, un morocho de una obra, digamos de Barrio Norte, va tomarse una cerveza los viernes en una confitería bien de Pueyrredón y Santa Fe? ¿Qué hace en la mesa de al lado? Eso se preguntan dos viejas chetas que solo ahí podían hablar tranquilas, sin empleadas domésticas. No pueden entender que ahora los laburantes tengan unos pesos más y se quieran tomar la cerveza cuando salen de trabajar y no dos horas y media después de salir de trabajar, cuando llegan a sus casas en la periferia. Ahí, en la yuxtaposición del overol del trabajador y la vieja tilinga, en esa incomodidad, está Kicillof”.
 
Como sea, tanto la familia Kunkel como Kicillof pudieron descansar unos días fuera del país, en medio del cepo y las duras persecuciones de la AFIP que, claro está, a ellos no afecta.
 
Lo que sí lo tiene mal al diputado, puertas adentro, es la sucesión de Cristina Fernández. Y es allí donde parecieran enmarcarse los dichos de ayer en el programa de la TV Pública.
 
 
Pero, ¿quién es el pichón de Kunkel? "Maqui" prefiere viajar tranquila. Fioramonti apenas tiene presente. ¿Quién queda?

 

 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario