¿CRISTINA SACÓ CUENTAS PARA EL BLANQUEO?

'BusinessWeek' explica el desvelo oficial: 1 de cada 15 dólares en el mundo estarían en casa

De acuerdo con la revista 'BusinessWeek', 1 de cada 15 dólares en circulación en el mundo estarían en la Argentina y representarían más de US$ 50.000 millones. No serían utilizados como medio de intercambio sino como depósito de valor. Motivo por el cual el Gobierno de Cristina Fernández se aferra tan "furiosamente" a sacar de los colchones la riqueza no declarada en el país: "No traer a casa lo que los argentinos tienen en el exterior, sino destapar algunos de esos dólares que -literalmente- están en casa."

 
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) Uno de cada quince dólares en circulación en el mundo estarían en la Argentina. La revista 'BusinessWeek' llegó a esa conclusión tras comparar un informe de 2012 de la Reserva Federal (FED) con el resultado de unas investigaciones realizadas seis años antes por el servicio secreto de USA, el Tesoro, y la propia FED.
 
Las primeras investigaciones, en 2006, habían concluido que en los primeros años noventa había US$ 20 mil millones en efectivo en la Argentina, "un número que tal vez para 2006 había crecido hasta US$ 50 mil millones o más". Según 'BusinessWeek', ese año el valor total de los billetes de dólar en el mundo era de US$ 768 mil millones. Por lo tanto, la parte argentina era de 1 entre 15.
 
De acuerdo con el informe de 2012 de la FED, el envío de billetes de dólar a los países de la ex Unión Soviética y a la Argentina aumentó 500% en esos seis años. Sólo en el año 2011, el crecimiento fue de 48% para el conjunto de los dos países. "Es poco probable que todo ese crecimiento viniera sólo de los países de la ex Unión  Soviética; si fuera así, para qué incluir a la Argentina en el informe? Desde 2006, la demanda de grandes  transferencias de dólares hacia la Argentina ha superado a la demanda global de dólares del mundo", dice 'BusinessWeek'. 
 
"No parece arriesgado afirmar que los argentinos hoy tienen probablemente más de 50 mil millones de dólares y más de 1 de cada 15 dólares (en circulación)".
 
La revista explica que ésta es la razón por la cual el gobierno de Cristina Kirchner se aferra tan "furiosamente" a excavar en la riqueza no declarada en el país: "No traer a casa lo que los argentinos tienen en el exterior, sino destapar algunos de esos dólares que -literalmente- están en casa."
 
Matiza, explicando que todos los números publicados contienen los calificativos de "probablemente" y "más de" debido a que el número preciso de dólares físicos en cualquier lugar es difícil de precisar. 
 
Empieza "tomando la cantidad de dólares imprime el Tesoro de USA. Según la Fed, en las últimas décadas el crecimiento en dólares impresos ha sido uno a dos puntos superior al crecimiento del PBI nominal de USA. Es decir, la cantidad de dólares ha crecido más rápido que el crecimiento de la economía de USA y lo que indica la inflación, lo que significa que los dólares se van en otro lugar. 
 
Esta diferencia tiende a extenderse, con crisis concretas, como la de Argentina en 1997. Y el crecimiento también es mucho más pronunciado en los billetes de 100 dólares que en los de veinte o diez, lo que sugiere que los billetes sirven como depósito de valor, y no como un medio de intercambio. Es difícil comprar artículos de uso diario con un billete de US$ 100. Sin embargo, las pilas de cien son menos voluminosos debajo de un colchón.
 
Es muy difícil averiguar dónde exactamente han terminado estos billetes. Algunos bancos se especializan en el envío de gran cantidad de billetes a distintos países. La Fed sigue estos envíos, y esa es la manera en que sabemos lo que va a Argentina y la antigua Unión Soviética. Pero la Fed también resguarda muchos datos, ya que es una fuente de información de mercado para el negocio de envío de dinero. El uso público de esta información es poco frecuente, vaga o no identifica los países. 
 
Sin señalar a nadie en particular, un informe de 2011 (ver PDF) del Banco de la Reserva Federal de Nueva York utiliza los datos para determinar, por ejemplo, que el uso exterior de dólares estadounidenses está ligado no a la inflación promedio en el tiempo, sino una específica memoria generacional de la hiperinflación. Aunque en el documento se cuida de no mencionar a la Argentina.
 
Los datos de las facturas de envío, junto con los datos de las oficinas de aduanas, son buenas sólo para cantidades en efectivo superiores a 10.000, el mínimo que debe ser declarado en un paso fronterizo. Para adivinar menores fajos de billetes de US$100 en bolsas de viaje, la Fed utiliza una técnica inventada en 1893 para estimar las poblaciones de peces. Si marcamos un grupo de peses, luego contamos el número de peces marcados en la próxima captura, podemos adivinar cuántos peces están ahí fuera. La Fed hace ésto con los billetes de 100 dólares, "captando" éstos con el procesamiento de datos mensuales en efectivo en las oficinas regionales de la Reserva Federal y comparándolos con las tendencias de los envíos confirmados de cantidades mayores. Sabemos que el número de billetes de 100 en circulación extranjera aumentó de 58% a 62% entre 2008 y 2011. No tenemos una estimación de dónde fueron. La Fed lo hace. Es bueno apostar a que Cristina Kirchner también."
 
 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario