GRAN JORNADA DE FERRARI

Alonso no perdonó de local y ganó el Gran Premio de España

El piloto español Fernando Alonso, de la escudería italiana Ferrari, logró la victoria en el Gran Premio de España de Fórmula-1 disputado en el circuito de Montmeló. Alonso dominó prácticamente de principio a fin, gracias al buen rendimiento de su vehículo, y conquistó su gran premio local por segunda vez en su carrera, tras la lograda en el año 2006. Tras el asturiano finalizó Kimi Raikkonen con su Lotus, y a continuación el otro Ferrari del brasileño Felipe Massa completó el podium. Vettel acabó en cuarta posición y se mantiene líder del campeonato. Vettel se queda con 89 puntos, Raikkonen con 85 y Alonso con 72.

 

El circuito de Catalunya fue talismán para Fernando Alonso y su Ferrari. El asturiano firmó la carrera perfecta en el GP de España de Fórmula 1, sin errores en la conducción, con una estrategia perfecta, sacando el máximo rendimiento a los neumáticos. Kimi Raikkonen (2do. por 3er. GP consecutivo) y Felipe Massa acompañaron al español en el podio, relegando a Sebastian Vettel al 4to. lugar.
 
Con la segunda victoria de su trayectoria en Montmeló, Alonso se acerca al liderato del Mundial, clasificación que comenada Vettel con 89 puntos, 4 más que Raikkonen a 17 del piloto de Ferrari.
 
Fernando Alonso ganó 2 posiciones en la segunda curva, adelantando por fuera, por la zona sucia para situarse 3ro. El asturiano arriesgó y aguantó como un jabato pese al peligro de perder adherencia y acabar fuera de pista. Los Ferrari volaron en las primeras vueltas. Massa tenía un ritmo tremendo que le permitió situarse 6to. a las primeras de cambio, enganchado al grupo de cabeza que comandaba el poleman Nico Rosberg. 
 
Sebastian Vettel había pasado a Hamilton al final de la recta de meta, cuando el británico clavó los frenos. Con el paso de las vueltas, los 2 Mercedes confirmaron que son excelentes a 1 vuelta pero que les cuesta horrores mantener el nivel en la carrera. Rosberg y Hamilton se convirtieron en 2 tapones para el resto de pilotos, con monoplazas mejor preparados para dar el máximo un giro tras otro.
 
Mark Webber hundido en medio de la nada, entró en boxes en la vuelta 8. Y no tardaron mucho en visitar a sus mecánicos Massa y Alonso. Los Ferrari ganaron en la estrategia a los de Red Bull, Mercedes y Lotus que entraron más tarde (y a la vez) a cambiar las gomas. Cuando salieron del pit stop, el asturiano cruzaba al galope la recta de meta para colarse entre Rosberg y Vettel y ganar una posición. Massa se situó cuarto.
 
Tirando de DRS, Alonso fulminó a Rosberg en la vuelta 13. Y los problemas fueron para Vettel, que no quería que el Ferrari se distanciara demasiado. El jefe de filas de Red Bull reaccionó de inmediato para pasar a su compatriota y lanzarse a la caza de Fernando.
 
Lo mismo ocurrió con Massa, que se situó 3ro. Pero las ruedas de atrás de su monoplaza no aguantaron. El brasileño tuvo que regresar al box en la vuelta 20, con los compuestos destruidos. Vettel tampoco viajaba muy cómodo. Sus neumáticos mostraban un desgaste acuciado y el Red Bull perdía ritmo respecto a un Alonso que acostumbra a mimar más las gomas. Pero en este aspecto, el dominador absoluto es Kimi Raikkonen, capaz de sacar el máximo rendimiento incluso a los blandos, los únicos que utilizó desde la salida hasta su tercera y última parada, cuando calzó los duros. 
 
En la clasificación del sábado, Alonso había afirmado que las novedades introducidas en Montmeló no habían funcionado. Lo cierto es que Ferrari había preparado unos settings perfectos para la carrera, que comandó durante muchas vueltas hacia la victoria final.
 
El desgaste de los compuestos, sin embargo, hacia pronosticar un final de carrera duro, con los pilotos apurando las cubiertas hasta el último centímetro. Con Alonso líder y Massa segundo, Raikkonen se situó tercero avanzando a Vettel justo en el ecuador del Gran Premio de España de Fórmula 1. 
 
El piloto de Red Bull realizó su 3ra. parada en la vuelta 40, mientras el Lotus del finlandés seguía en pista, apurando al máximo las ruedas, perdiendo mucho tiempo respecto a Alonso y desaprovechando la ventaja que le daba su estrategia, que contemplaba una parada menos que sus principales rivales.
 
Otro neumático laminado, el posterior derecho del Toro Rosso de Jean-Eric Vergne. Pirelli no sale de una que ya se mete en otra. Máxima presión de nuevo para la marca italiana de compuestos, incapaz de resolver hasta el momento los múltiples problemas que siguen presentando sus gomas.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario