CLAVES DEL DESGASTE PRESIDENCIAL

¿Quién le hizo más daño a la imagen de Cristina? ¿Lázaro o Fariña?

Desde la consultora Poliarquía, el analista político Alejandro Catterberg consideró que Leonardo Fariña, una de las piezas del Lázarogate, es percibido como símbolo de "lo peor de la corrupción de los 90" y que genera irritación en la sociedad encontrar al Gobierno ligado a él. Catterberg confirmó el impacto del caso sobre la imagen de la Presidente, que viene en picada.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Alejandro Catterberg es un experimentado encuestador y analista político. Luego de 10 años de dirigir una consultora que llevaba su nombre, se convirtió en uno de los fundadores y directores de la encuestadora Poliarquía, que se volvió muy prestigiosa luego de ser la única que anticipó la victoria de Francisco De Narvaéz sobre Néstor Kirchner en las elecciones legislativas de 2009. 

Catterberg, quien se ha desempeñado como docente de la UBA, la Universidad Di Tella y la escuela de negocios ESADE, visitó en la noche del miércoles (8/5) el programa 'Plan M' que diariamente conduce el periodista Maximiliano Montenegro por la señal Canal 26. 
 
Allí, Catterberg confirmó lo que ya había anticipado uno de sus socios en Poliarquía, Sergio Berenstein, sobre el deterioro de la imagen de la presidente Cristina Fernández y la del Gobierno. Explicó que la imagen positiva de la mandataria aceleró su erosión a partir del efecto de distintos sucesos, como las inundaciones, los problemas con el dólar, el avance sobre la Justicia, y, principalmente, las denuncias de corrupción. 
 
El analista puso énfasis en que una economía que no está atravesando su mejor momento (desaceleración, alta inflación, restricciones cambiarias) es tierra fértil para exacerbar el mal humor por sospechas de corrupción. En eso coinciden (casi) todos los analistas. Y es lo que se refleja en algunas encuestas. 
 
2012 ya había sido un año con importantes tensiones en materia económica y acontecimientos de gran impacto vinculados a la corrupción, como la tragedia de Once y la presunta implicación del vicepresidente Amado Boudou en el affair Ciccone, dieron un empujón a la preocupación por la falta de transparencia.
 
Este año, Jorge Lanata regresó a la televisión con una denuncia que conmocionó a la opinión pública, en dimensiones que hacía tiempo no se registraban. 'Periodismo para todos' destapó una trama de presunto lavado de dinero que involucra al empresario K Lázaro Báez, contratista del Estado y muchas veces señalado como el testaferro de Néstor Kirchner. En síntesis, el caso salpicaba al propio Gobierno Nacional. 
 
Desde hace tiempo, el nombre de Báez es conocido para los lectores de diarios y revistas políticas. Pero no era familiar para el grueso de los consumidores de información de todo tipo. Pero el caso presentó un costado novedoso: la participación de personajes de la farándula, como Leonardo Fariña y Fabián Rossi, esposos de la modelo Karina Jelinek y de la actriz Iliana Calabró, respectivamente. 
 
Esto hizo que el tema se tratara en programas de espectáculos, como el Jorge Rial, en el que Fariña hizo su descargo. Por lo tanto, el tema se masificó y llegó hasta una audiencia que generalmente no le dedica tanta atención a temas vinculado con la política, ni con sus avatares. 
 
En declaraciones al programa de Canal 26, Alejandro Catterberg confirmó que el escándalo por presunto lavado de dinero impactó de forma contundente en el público y que esto es un factor de erosión en la imagen positiva de la Presidente, generando un aumento en la consideración negativa sobre la imagen de la mandataria.
 
Pero el analista apuntó, según su visión, cuál era la clave de tal conmoción en la opinión pública. Y es, justamente, el costado farandulezco del caso. Específicamente, Leonardo Fariña. Para el consultor,  quien se basaría en estudios de Poliarquía, la imagen del "valijero" remite directamente a la década del 90. "Fariña representa lo peor de la corrupción del menemismo", dijo y aseguró que es irritante para una buena parte de los encuestados que el Gobierno aparezca ligado a un personaje que se caracteriza por la ostentación, el exhibicionismo y la farándula. 
 
Catterberg señaló que ante los ojos de la sociedad el Gobierno aparece defendiendo a un personaje como Fariña. Tiene indicios. Fueron las señales América y A24, del grupo Vila-Manzano, cercano al Gobierno, la punta de lanza para dejar mejor parados a Fariña y del financista Federico Elaskar, que se desdijeron de sus declaraciones que acusaban a Báez, y así desacreditar a Lanata, cuya influencia inquieta a la Casa Rosada. Un plan que habría diseñado el secretario Legal y Técnico de la Nación, Carlos Zannini.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario