ELECCIONES 2013

Crece la presión del frente opositor sobre Sergio Massa

Tiempo de descuento para la integración de listas de candidatos para los comicios 2013. El mayor distrito electoral es Provincia de Buenos Aires. Es donde el Frente para la Victoria confía en ganar para sobrevivir en la Nación. Es donde la oposición debe repetir el comicio de 2009 para ponerle cuenta regresiva al kirchnerismo cristinista. El peronismo no K intenta un gran frente único. Dicen que sólo falta Sergio Massa y su gente. Es todo un tema por estas horas.

por EDGAR MAINHARD

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Cuando Gustavo Posse, alcalde de San Isidro, decidió ir a caminar por el municipio de Tigre, que gestiona Sergio Massa, no fue un acontecimiento aislado. Reunidos intentando definir algunas cuestiones, Jesús Cariglino, intendente municipal de Malvinas Argentinas, y el diputado nacional Francisco de Narváez, seguían con atención los acontecimientos. Ellos 3 más Jorge Macri, alcalde de Vicente López, integran la mesa de decisiones del peronismo disidente bonaerense. Cuando Narváez buscó la cámara del canal TN (Grupo Clarín) para enviarle un mensaje a Massa de que están esperando que se sume, envió un mensaje que trasciende lo personal. Massa podrá afirmar "A mi el Colorado no me va a hacer la agenda", pero sería un error si creyera que se trata solamente de Narváez. Roberto Lavagna, que ha trabajado profesionalmente para el municipio de Tigre en tiempos recientes, bien podría explicarle a Massa la situación (Lavagna es un interlocutor adecuado, considerando que Massa le dijo a Joaquín Morales Solá, del diario La Nación, que era el único que rescataba entre los peronistas que hablaron en el reciente acto en la ciudad de Córdoba).

Massa insiste: "Me voy a tomar 2 semanas más para definir qué hacer". No le resultará tan sencillo, debería imaginarlo. La presión será mayor porque, además de intentar convencerlo, el frente peronista opositor quiere dejar en claro ante el resto del peronismo no K que lo quiso sumar, una y otra vez. Ellos saben que están provocando ruido dentro del massismo, pero el de Tigre no podrá quejarse. Al fin de cuentas, es una estrategia de victimización bastante similar a la que desliza el propio Massa cuando amenaza con participar dentro del Partido Justicialista en las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias, apostando a que el Frente para la Victoria no le permitirá ganar, para bochorno de muchos peronistas.

Massa intenta huir de la polarización: "Yo no seré un candidato del No", insistiendo con su discurso de ofrecer soluciones y gestión. Pero es Cristina Fernández de Kirchner quien fuerza la polarización, enojada con los acontecimientos que ella misma provoca, y además de polarizar, acelera la coyuntura, le provoca un ritmo vertiginoso. José Manuel De la Sota, quien visitó a Massa tiempo atrás pero no consiguió convencerlo, rechaza esa idea de que ellos son solamente soldados del No. "Ahora comienza la etapa en la que vamos a buscar al 30% que no es sí ni no".

Pero antes, hay que terminar de estrechar los acuerdos. Son días intensos, de negociaciones permanentes. "El problema es que, una vez que cerremos todos los distritos, ¿dónde quedará Massa?", advierten algunos, acerca de las 2 semanas (¿o serán 3 más?), que reclama Massa. "Porque imaginemos que él decide preservarse y no participar en 2013. ¿Dónde meterá a su gente? ¿Dejará en banda a toda su gente? ¿Intentará que la llevemos nosotros? ¿Negociará que la incorpore el Frente para la Victoria?", agregan esos mismos.

Massa reclama a los propios sangre fría, pero no resulta tan sencillo. Hay impacientes e impaciencia. Y es lo que intentan aprovechar Narváez, Posse, Cariglino y Jorge Macri.

El Pro

"Mauricio, vos sos presidenciable. No jugás en 2013 ni sos del distrito", es el mensaje que le han dado, cordialmente, algunos a Macri. Al fin de cuentas, el PRO desperdició el tiempo desde 2011 a la fecha (ni hablar desde 2009), no consiguió construir una estructura bonaerense sólida y completa. Tiene que buscar acuerdos, y ya bastante se escribió acerca de las diferencias personales entre Macri y Narváez. Por eso le han solicitado que no participe de las decisiones. "Confiá en lo que negociaremos", le han advertido. Habrá que reconocer el doble gesto de Macri: les concedió esa oportunidad a su primo Jorge, y a sus aliados Posse y Cariglino, a la vez que aceptó abrir la lista en Ciudad de Buenos Aires para que el sindicalismo ingresara a su candidato, Roberto Lavagna.

Porque no hay que engañarse: Lavagna ingresó al escenario, apoyado por Hugo Moyano y Gerónimo Venegas.

Hasta ahora, todos los interlocutores del frente peronista opositor se han mostrado tan dispuestos a ganar que hasta aceptaron el permanente aire de superioridad que transmite el ego faraónico de Lavagna (y que fue el motivo real del odio de Cristina Fernández de Kirchner). Pero no debería abusar el futuro senador nacional por Ciudad de Buenos Aires...

El sindicalismo

El tema Lavagna permite introducir otro más denso: ¿cuál será la participación de los sindicalistas en el armado de las decisiones político-electorales que se avecinan?

Hay un deseo de protagonismo tanto de Hugo Moyano como de Luis Barrionuevo y de Gerónimo Venegas, a quien hasta parecen crecerle las plumas, como si fuese una vedette, en gigantografías que han aparecido en la capital federal.

Moyano y Venegas han creado partidos políticos propios para sostener su anhelo de participación, aunque ninguno ha sumado todavía personajes interesantes. Barrionuevo se prepara a competir en Catamarca, contra el Frente para la Victoria. Ninguno de los 3 ha decidido aceptar que gozan de una alta popularidad negativa, en especial Moyano.

En vida de Juan Perón, el sindicalismo nunca fue sentado a la mesa de decisiones. José Ignacio Rucci era apreciado por Perón a causa de su disciplina y verticalidad, no por alguna autonomía. Estos sindicalistas parecen resultar diferentes, aprovechando que Perón ya no está.

Sin embargo, hasta la fecha, en la mesa de las decisiones del peronismo no K bonaerense no hay sindicalistas. Es un tema muy delicado. El anhelo de Hugo Moyano de trascender al sindicalismo y participar de la política es lo que lo distanció de Néstor Kirchner y de Cristina, quienes insistían en circunscribir a Moyano a la CGT, mientras éste ensayaba onerosas convocatorias para demostrar que era más que un sindicalista.

¿Moyano intenta cumplir ahora la ambición que le negó Néstor? Si la idea es buscar sufragios más allá de los que dicen No a Cristina, no resulta un personaje interesante.

Hasta ahora De la Sota, probablemente por las limitaciones que encuentra en las encuestas, y Narváez, necesitado de recuperar algo de lo que perdió desde 2009, le han dado una participación superior a la aconsejable al sindicalismo. 

Scioli

¿Y qué es posible esperar de Daniel Scioli? Quienes articulan el frente peronista opositor, con la excepción de Narváez, ya no consideran al gobernador bonaerense como un líder probable. Mucho menos Massa, con quien las diferencias no han cesado, sólo fueron silenciadas. Todos ellos lo han descartado. Es más: varios de ellos creen que, finalmente, Cristina intentará involucrarlo en el año electoral 2013, porque no cuenta con mejores representantes, pese a que Scioli ha insistido en que no participará.

En cuanto a Narváez, él iba a llevar en su lista algunos nombres que le interesan a Scioli para tejer una malla protectora. Pero en el nuevo escenario de confluencia entre todos, hay menos espacio para Narváez, y mucho menos para Scioli. A medida que va levantando en las encuestas, Narváez piensa menos en Scioli, un personaje al que recurrió cuando medía mucho menos.

De pronto, hay una oposición peronista al Frente para la Victoria, con posibilidades de éxito. La mayoría de los argentinos cree que la disputa por el poder seguirá siendo, al menos un tiempo más, una riña interna del peronismo, y por eso es un dato muy importante. Hasta ahora, Cristina no se encuentra en condiciones tan siquiera imitar la lista de candidatos testimoniales que lideró Néstor Kirchner en 2009 (la elección legislativa anterior, y en la que fueron elegidos quienes ahora deberán renovar o cesar). El deterioro del Frente para la Victoria ha resultado enorme. Y todavía falta lo peor de la crisis económica...

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario