CHRISTIAN SANZ

¿Jorge Rial con Francisco Larcher?

Francisco Larcher es, tal como lo recordó Miriam Quiroga a Jorge Lanata, Señor 8, en la nomenclatura de la Secretaría de Inteligencia, el N°2 del organismo que depende directamente de la presidente Cristina Fernández de Kirchner. En cambio Jorge Rial es un periodista de espectáculos, especialista en farándula, recientemente convertido, por necesidades propias y del empresario Daniel Vila, en comentarista y entrevistador de temas políticos. Todo iba más o menos bien hasta que se divorció de su mujer Silvia D'Auro, quien lo acusó de recibir 'dinero negro' proveniente, precisamente, de esas nuevas inquietudes del conocido profesional. Luego sucedió el turbio hecho por el cual Rial clavó un arma blanca a una persona que él dijo que estaba acosando verbalmente a sus hijas, oportunidad en la que se hizo presente en su domicilio particular Sergio Berni, secretario de Seguridad de la Nación, para ponerse a su disposición. (?) Más recientemente, la actividad de Rial y su socio Luis Ventura para intentar desacreditar el informe de Jorge Lanata sobre la Ruta del Dinero K. Ahora, Christian Sanz escribió lo siguiente en la web Tribuna de Periodistas:

 

por CHRISTIAN SANZ
 
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Tribuna de Periodistas). E l dato corrió con fuerza ayer martes (07/05) por las redes sociales. A este cronista se lo hizo llegar un respetado colega que se animó a señalar que Jorge Rial cobraba bajo mesa por parte de la Secretaría de Inteligencia (ex SIDE).
 
En realidad, nada nuevo bajo el sol: Tribuna de Periodistas denunció en dos oportunidades esa irregular situación por parte del conductor de Intrusos, una en 2007; otra en enero de este año.
 
No obstante, el colega dijo a quien escribe estas líneas: “Una mujer que vio a Rial con el número 2 de la SIDE, la amenazó de muerte a ella y a sus hijos”.
 
Dos cuestiones me sorprendieron luego de esa revelación: primero, la eventual confirmación de que el chimentero tenía estrecha vinculación con un alto funcionario del espionaje vernáculo, en este caso Francisco Larcher. Segundo, que amenazara a quien se lo preguntó.
 
Lo primero que hizo este medio fue contactar a la persona afectada, Jimena Álvarez, quien se presenta a sí misma como “realizadora cinematográfica, santacruceña, mamá orgullosa, pincharrata de alma y anti K hasta la muerte”.
 
La mujer confirmó lo ocurrido y hasta aportó la captura de pantalla del tuit que le llegó por parte de Rial luego de que lo increpara por encontrarse con Larcher, el espía preferido del kirchnerismo.
 
Allí, el chimentero le auguró: “Ojalá que Dios te de una muerte lenta. A vos y cada uno de tus hijos”.
 
¿Por qué Rial se enfurece cada vez que se le pregunta acerca de sus supuestos vínculos con la Secretaría de Inteligencia? ¿Por qué no lo desmiente? ¿Por qué solo apela a atacar a quien lo indaga al respecto?
 
Por caso, la embestida contra Álvarez se dio luego de que la mujer hiciera referencia a los comentarios del periodista Jorge Héctor Santos —suscriptos por este cronista— respecto a la relación del chimentero y los sobres de la ex SIDE.
 
Por más que Rial se enoje y despotrique a través de su cuenta de Twitter —en la cual, dicho sea de paso, abundan los seguidores “truchos”— las fuentes que revelan sus vínculos con los dineros del espionaje vernáculo son variadas. A ello se suma la declaración de su ex mujer Silvana D’Auro, quien habló de los “sobres” que recibe el conductor de Intrusos a través de puntuales y eficaces “motoqueros”.
 
Ello explicaría el millonario nivel de vida que ostenta el chimentero y que no puede justificar con sus ingresos como periodista. También daría explicación a sus ataques contra Jorge Lanata en torno al escándalo que involucra a Leonardo Fariña y Lázaro Báez.
 
Lamentablemente, Rial no es el único exponente de esta irregularidad. Muchos hombres de prensa reciben sobres, no solo por parte de la ex SIDE, sino también de oficinas gubernamentales y hasta grandes empresas privadas; siempre a efectos de hacer operaciones de todo tipo.
 
Esta situación es justo lo opuesto a lo que debe hacer el periodismo, que es informar con honestidad.
 
En realidad, el problema no es Rial u otros colegas que cobran dinero bajo mesa, sino la ausencia de un debate serio y sincero por parte de los hombres de prensa en general.
 
Ya lo dice la mismísima Biblia: “El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra”.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario