VAN DER KOOY Y LA REFORMA JUDICIAL

Desde Clarín comienzan a desgastar a Gils Carbó

Las diferencias entre Grupo Clarín y Alejandra Gils Carbó no son nuevas. Tienen un pasado abundante, cuando ella era fiscal de Cámara en el fuero Comercial, y en forma permanente cuestionó acciones del multimedios, que deslizaba que ella era funcional a Raúl Moneta, algo que ella siempre negó. Pero Gils Carbó devino en operadora K, y ahora que es procuradora general vuelven a chocarse.

 

 
"(...) La Procuración General de la Nación viene haciendo en silencio otro trabajo fino.
 
Las fiscalías están siendo controladas y virtualmente cercadas por Alejandra Gils Carbó. Esa acción despierta críticas en funcionarios cuya misión sería investigar.
 
Pero la disidencia también implica costos. El grupo Justicia Legítima, alineado con el cristinismo, difundió un enfático comunicado en defensa de la procuradora. Asociaciones civiles hicieron lo mismo con un texto que colocó bajo juicio la idoneidad de los fiscales. Refirieron, sobre todo, a la reciente prescripción de una antigua causa por enriquecimiento que benefició a María Julia Alsogaray. La usina difusora de las declaraciones habría sido la misma: una consultora llamada Mercado y Transparencia. Dos de sus tres responsables serían las hijas de Gils Carbó.
 
Habría más. En el sitio Web de la misma consultora fue publicada la lista de pruebas del requerimiento de instrucción de la causa que involucra al empresario K Lázaro Báez, imputado por el fiscal Guillermo Marijuan. El abogado Ricardo Moners Sanz denunció esa irregularidad. Nadie que no sea parte de la causa pudo haber tenido acceso a dicha información.
 
Las sospechas por la filtración recaerían de nuevo sobre la Procuración General.
 
Tan desmañada ofensiva contra el Poder Judicial causó ruido, incluso, más allá de las fronteras. Cristina acaba de entrar en conflicto –como si no les faltaran– con la ONU. La relatora del organismo, la brasileña Gabriela Knaul, sostuvo que la reforma judicial pone en riesgo la independencia de los jueces y viola tratados sobre Derechos Cívicos y Políticos que la Argentina suscribió. Knaul no dijo nada sobre las cosas que suceden en la Procuración.
 
Pero la situación de los fiscales también está bajo la lupa de la ONU.
 
Héctor Timerman replicó con una queja de tan pobre textura que pareció competir con aquel comunicado del Consejo Justicialista que alertó sobre un espíritu destituyente. Knaul insistió con argumentos que esgrimen aquí la oposición, los jueces, los abogados y los constitucionalistas. La nueva Magistratura apunta al control absoluto de la Justicia; la limitación de las cautelares contra el Estado atentaría sobre los derechos ciudadanos. (...)".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario