UN POETA NARC & POP

Las nuevas eyaculaciones literarias de Barone

Orlando Barone sabe que él es motivo de controversias y que esas reacciones le ayudan a mejorar su relación con el poder cristinista. Por lo tanto, él atacó de nuevo... pero algunas respuestas son terribles.

 

por FABIÁN FERRANTE
 
CIUDAD DE BUENOS AIRES (El Opinador Porteño). Nadie sabe a ciencia cierta cual es la utilidad práctica del tal Orlando Barone en la sociedad argentina. Algunos lo presumen casi un periodista, otros lo mal sospechan poeta, y los más, lo asumen un mero clown. 
 
La realidad es que Orlando Barone es un hombre, antes que nada, patético; porque cuando quiere hablar en serio causa risa, y cuando pretende ser gracioso, hace llorar.
 
Barone ha perpetrado un nuevo poema, para continuar la saga de sus, ya célebres, "Papanotología" , y "La Bella Mierda". Su nueva pieza literaria fue categóricamente bautizada "Pelotudos".
 
La realidad es que Barone acomete la tarea de expresar su terrible bronca para con la ciudadanía que protesta contra el gobierno, buscando afanosamente una veta literaria que le permita ser claro, mordaz y polémico al mismo tiempo. Alguien debería explicarle que no consigue ninguna de las tres cosas.
 
Leemos a Barone:
 
"Y aún más: por estar orgullosos 
de sentirlo pelotuda y pelotudísimamente;
antikichnerística, antiargentinísticamente.
y cacerolamente."
 
Si se hubiera tomado la molestia de revisar esta nueva eyaculación literaria, acaso habría advertido que omitió una letra erre cuando intentó escribir "antikirchnerística".  No obstante el fallo, resulta casi un oxímoron que justo Barone insista tanto con la terminación "mente"...
 
Es, de algún modo, comprensible, que para Barone los opositores al kirchnerismo sean unos verdaderos pelotudos. Hay que interpretar la óptica de un hombre ya un tanto mayor, que por esos avatares del destino encuentra silla propia en un programa de TV, y un suculento sueldo pagado con dineros públicos para que haga lo suyo:  Dar vergüenza.
 
Llama la atención un extracto de la obra de Barone, que citamos a continuación:
 
"Los pelotudos son una parte de la Argentina.
La comprometen mal, a que se parta
en pedazos tristes.
Son pelotudos y no saben qué se siente
en un país entero."
 
Parece ser que, para el económico intelecto del poeta, los que dividen al pueblo  Argentino son los caceroleros pelotudos. No Néstor Kirchner, con los grupos de  tareas del campo, no Cristina Kirchner con los piquetes de la abundancia, los buitres, los caranchos, y el miedo que hay que tenerle; no Abal Medina con la burla a los que no pisan el pasto, ni Carlotto con las señoras que protestan bien vestidas. No; al pueblo lo divide el pelotudo que trabaja, y la que cobra no le alcanza para llegar a fin de mes, mientras mira por TV cómo los dos presidentes de este proceso se robaron literalmente la nación. Notable.
 
A decir verdad, lo que balbucea Barone no es muy distinto de lo que suele escribir Horacio González, director de la Biblioteca Nacional, solo que a éste le toma 140 renglones en Página 12, y Barone lo hace más nacional y popular, para que entienda la gilada.
 
Podríamos escribir un rato largo acerca de Barone, pero nos inclinamos a responderle con sus mismas armas. Arte con arte se paga, al cabo...
 
A la salud del poeta Narc & Pop
 
Para lograr una revolución genuina
el requisito fundamental estriba...
en tener alguien que señale al enemigo
y en tener un pelotudo que lo escriba.
 
Mire que hay plumas en la zurda suya
para que versos adornados donen...
mire que hay tanto talibán de la palabra
como para hacerlo escribir, justo a Barone.
 
Porque del léxico cloacal se ufana, 
y toda gracia gramatical ignora, 
para ser obsecuente de los que afanan
burlándose arteramente de los que lloran.
 
Podría, la indignación, jugar en contra
pero igualmente brindaremos un saludo 
al que perpetra tanta prosa chusca y tonta
considerando que no es más que un...pelotudo.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario