COLOMBIA

Ahogado, murió el narcoparamilitar 'Cuchillo'

Pedro Oliveiro Guerrero, alias 'Cuchillo', ex paramilitar y temido narcotraficante colombiano, acusado del envío de toneladas de cocaína a USA e involucrado en al menos 3.000 asesinatos, murió ahogado al intentar escapar de la policía.

Ebrio y enredado entre la maraña del caño Siare, en zona rural de Mapiripán (Meta), a los 40 años murió ahogado Pedro Oliverio Guerrero Castillo, 'Cuchillo', "el asesino de asesinos", según lo calificó el presidente Juan Manuel Santos.

 
Pedro Oliveiro Guerrero temido por degollar a sus víctimas y por quien el Gobierno de Colombia ofrecía una recompensa de hasta US$ 2,5 millones por información que permitiera su ubicación y captura, acabó sus días.
 
"Cayó el asesino de asesinos, estábamos detrás de él hace muchos años, se había vuelto una especie de leyenda inalcanzable", dijo el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, en una conferencia de prensa.
 
Y en su cinto estaba el cuchillo con el que -dijo Santos- "degolló a sus víctimas" y la pistola con cacha de oro y diamantes que le robó a otro jefe paramilitar, 'Martín Llanos', en la guerra de 2003.
 
"Este es el golpe más fuerte que se le ha dado a las bandas criminales, este es un narco paramilitar que estaba causando estragos al país, que murió en su ley y que es una advertencia a los demás, Todos van a caer, aquí no se va salvar ninguno si siguen delinquiendo", afirmó el mandatario.
 
En su cuerpo, plenamente identificado por Medicina Legal, no había heridas de bala.
 
El director de la Policía Nacional, general Oscar Naranjo, dijo que el ex paramilitar y narcotraficante al parecer murió ahogado cuando intentaba atravesar un caño.
 
"Lo que les espera a estos criminales es la cárcel, la extradición o la muerte en un operativo de esta naturaleza. Por eso nuestra insistencia en que dejen a un lado su empecinamiento criminal, se entreguen a las autoridades, se sometan a la justicia y se den una segunda oportunidad para ellos, sus familias y esta patria colombiana que lo que anhela es la paz", declaró el Gobierno colombiano.
 
La operación 'Diamante', que en la madrugada del pasado 25/12 acabó con el principal jefe de las nuevas bandas criminales, se inició hace más de 2 años, pero los últimos 3 ellos una mujer, optaron por colaborar con la Policía y entregar información de cada uno de los pasos que daba 'Cuchillo' en los Llanos.
 
Ellos, anunció el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, recibirán la recompensa que había por la cabeza del jefe del 'Erpac' (Ejército Revolucionario Popular Antiterrorista de Colombia).
 
La información que dieron era tan exacta que la Policía sabía que en su celebración del 24/12 'Cuchillo' estaría con 10 hombres de su primer anillo de seguridad y que en el sitio había varias mujeres y 9 niños, por lo que se descartó un bombardeo. 
 
Se optó por una acción tipo comando. A las 23:00, mientras los generales Carlos Mena, director de la Dijín, y César Pinzón, director de Antinarcóticos, coordinaban el operativo desde Villavicencio y San José del Guaviare, en un rancho de madera y zinc 'Cuchillo' se tomaba a pico de botella un whisky 21 años.
 
"A las 12 sacó la pistola y disparó para celebrar. Quemaron pólvora y siguieron bebiendo", dijo el general Mena. Minutos después aparecieron sobre la vivienda cuatro Black Hawk, de las 23 aeronaves que participaron, para el primer asalto. Luego, los hombres Jungla de la Policía desembarcaron por sogas.
 
"Teníamos previsto que la operación durara 10 minutos, pero 2 de nuestros hombres resultaron heridos y debieron ser evacuados. Desafortunadamente llegaron sin vida", señaló Mena.
 
Tras un fuerte enfrentamiento entre los cerca de 300 policías contra casi 34 hombres que permanecían en la pequeña finca, fueron capturado 'el Loco Harold' y 6 hombres de la seguridad de 'Cuchillo'. Otro, Aranjara Amaya Pulido, murió en el lugar.
 
Desde ese momento comenzó la operación 'rastrillo'. El general Pinzón cuenta que los lugartenientes del capo estaban tan desesperados que se comunicaban abiertamente por la radio, intentando dar con él. La Policía iba resuelta a seguir con la persecución al menos hasta el 03/01/2011. 
 
Varios grupos fueron "buscando piedra sobre piedra", como dijo el presidente Santos. El martes 28/12 a las 4:30 p.m., en lo que era su 4ta. revisión al sitio, en medio de la inspección, uniformados vieron que sobre el caño Siare sobresalía la cabeza de un muerto: era Pedro Guerrero.
 
En tanto, 'Cuchillo', en medio de su desesperación optó por lanzarse al caño, de 4 metros de profundidad. "El peso de las armas, de los radios que llevaba y de las botas hicieron que se hundiera. Y seguramente se enredó en las matas de agua y se ahogó", dijo el general Pinzón.
 
El general Óscar Naranjo contó así la historia de la extravagante pistola enchapada de oro y con incrustaciones de diamante que llevaba el paramilitar: "Fue regalada por carteles mexicanos a 'Martín Llanos'. 'Cuchillo' la porta desde cuando 'Llanos' la abandona luego de la guerra 'paramilitar'. Para él era el símbolo de haber derrotado a sus dos más poderosos enemigos: había asesinado a Miguel Arroyave y había sometido a 'Martín Llanos'. La llevaba en su funda, atada a la fornitura del cinturón". 
 
El gobernador del departamento del Guaviare, Óscar de Jesús López Cadavid, fue socio comercial de 'Cuchillo'. 
 
La historia de esa incómoda sociedad en la que terminó involucrado el mandatario departamental comenzó en agosto de 2005. López, junto con otras 4 personas, creó una empresa llamada Exploración y Explotación Minera del Llano, con el objetivo de explorar y comercializar recursos minerales. 
 
El 30 de mayo de 2006, López y los demás integrantes de la empresa decidieron incluir y aceptaron como nuevo socio de la compañía a 'Cuchillo', según quedó registrado en las escrituras públicas radicadas en una notaría. El 30/08/2005, 'Cuchillo' cedió las acciones que tenía en la compañía. 
 
'Cuchillo' llevaba un mes como desmovilizado de las autodefensas y era parte del proceso de paz entre el gobierno y las AUC (Autodefensas Unidas de Colombia). Poco tiempo después que cedió sus acciones a sus ex socios, 'Cuchillo' se negó a recluirse en La Ceja, tal como lo ordenó el gobierno, junto a los demás comandantes de las AUC. 
 
'Cuchillo' regresó a las selvas del Guaviare y el Meta. Rearmó su ejército y reforzó sus actividades de tráfico de cocaína.
 
En su larga carrera criminal, desde sus inicios como sicario de la organización de Gonzalo Rodríguez Gacha, pasando por las Autodefensas y luego como jefe de una banda criminal, alias 'Cuchillo' habría participado en más de 3.000 homicidios. 
 
Las autoridades lo procesaron por su participación en el asesinato de su ex jefe, el capo Miguel Arroyave, y por las masacres de Mapiripán y Puerto Alvira (Meta), que dejaron 69 campesinos muertos.
 
En contra del ex jefe paramilitar había 19 órdenes de captura vigentes y la Fiscalía tenía 36 procesos en su contra por homicidio y narcotráfico. Según la Fiscalía, 20 de los procesos corresponden a delitos cometidos en el Meta y Guaviare.
 
Alias 'Cuchillo' tenía en su contra además procesos por desplazamiento forzado, reclutamiento ilícito, tortura, acceso carnal violento y desaparición forzada. Había sido condenado a 40 años por la desaparición de una enfermera en Calamar (Guaviare) y a 11 años por desplazamiento forzado. 
 
En los últimos 5 años, 'Cuchillo' convirtió su banda, el 'Erpac', en lo más parecido a un grupo paramilitar de los que había en el país hasta la desmovilización en la Administración Uribe. Tenía por lo menos 1.500 hombres armados (él se entregó con 1.000 'paras' del Bloque Centauros, en 2006) que controlaban rutas y zonas en Meta y Guaviare.
 
Su gente interfirió con las campañas políticas y hacía reclutamientos forzados entre las comunidades indígenas. 
Las autoridades que lo persiguieron sostienen que los más de 17 intentos de captura fallidos en su contra en los últimos 2 años solo se explican porque tenía infiltrados en la policía. 
 
Ahora se buscan sus computadores y otros rastros de la corrupción que lo blindó por años. 
 
En la operación 'Diamante' murieron 2 uniformados; el subintendente Ewin César Numpaque García, de 27 años, quien iba como artillero en 1 de los 4 helicópteros que iniciaron la operación contra 'Cuchillo', y el subintendente Javier Castro, quien cayó herido en el estómago al enfrentarse con hombres del Erpac. 
 
Los 'capos' que siguen vigentes:
 
> Luis Enrique Calle, jefe de 'los Rastrojos'.
> Daniel 'el Loco' Barrera, socio de 'Cuchillo'.
> Maximiliano Bonilla, Oficina de Envigado.
> Ángel Pacheco, heredero del 'para' 'Macaco'.
> Dairo Antonio Úsuga, jefe de 'los Urabeños'.
 
La operación en la que murió Guerrero se produjo cerca del pueblo de Mapiripán, una zona se sabanas en límites entre los departamentos de Meta y Guaviare.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario