UN GOBERNADOR HERIDO PERO VIVO

Un domingo feliz para Daniel Scioli

Cristina Fernández de Kirchner le terminó concediendo una victoria política a Daniel Scioli que dará bastante que hablar, en especial cuando otros gobernadores también le reclaman dinero a la Nación. Luego, porque la gestión provincial de Scioli fue muy pobre hasta ahora. La controvertida decisión presidencial provoca muchos comentarios dominicales:

“Uno sabe que la provincia de Buenos Aires recibe, en proporción por habitante, la cuarta parte de lo que reciben las demás provincias. Pero eso lo sabe el día que jura. Yo también sabía con seis o siete meses de anticipación en qué momento iba a tener dificultades para pagar algo. Igual, lo que pasó también tuvo costos para la Presidenta, porque en un sistema tan centralizado el ciudadano común termina creyendo que las finanzas provinciales, la inseguridad, el sueldo de los docentes son responsabilidad de la Casa Rosada y no de los gobernadores. Más allá de todo, hay que seguir por el camino de estos años, una salida nacional y popular con base en el mercado interno.”
Felipe Solá (diputado nacional y ex gobernador bonaerense) a Raúl Kollmann,
Página/12.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Alivio para Daniel Scioli en los comentarios políticos dominicales: hay coincidencia en que, al menos por ahora, salió airoso de la conspiración de Cristina Fernández de Kirchner, quien quedó endeble por 2 motivos:

> porque vive en una contradicción entre su deseo de eliminar a sus rivales vs. las encuestas de tendencia de opinión pública (el qué diran...), y

> porque su retirada del choque por el aguinaldo bonaerense fue tardía, abrupta y desorganizada.

Aquí algunos recortes:

Oberdán Rocamora en Jorge Asis Digital:

"Tío Plinio querido,
 
Nuestra César es una venerable discípula de El Furia. Se comporta como una kirchnerista básica.
 
Como lo fue El Furia extinto, Nuestra César es también una “dura en el difícil arte de arrugar”.
 
Le cuesta retroceder. La pobre amaga con resistirse. Pero tardíamente arruga.
 
En su caja de velocidades, con la que suele “ir por todo” y en quinta, existe también la “marcha atrás”. Como en el tango.
 
Bananita Dolca
 
Al aparecer los fondos de los inocentes jubilados, para ponerse con el medio aguinaldo de la provincia (inviable), el reconocido Líder de la Línea Aire y Sol le marca la cancha, tío Plinio querido, a la deteriorada Nuestra César. Por tercera vez. En poco más de treinta días. Es obvio y es mucho.
 
[ pagebreak ]

En la evaluación Aire y Sol la tiene, a Nuestra César, de hija.
 
Con “fe, con esperanzas y siempre para adelante”, Aire y Sol parece llevarla de la única manito. Hacia el colegio.
 
Falta, acaso, que enternecedoramente le compre, en el kiosco, alguna Bananita Dolca.
(...)".

Marisa Álvarez en el diario El Día, de La Plata, capital bonaerense:

"(...) Los analistas creen que la primera razón que atendió la Casa Rosada para pasar de la consigna “que Scioli se arregle solo” a decidir una asistencia que sacara al Gobernador de la crisis del aguinaldo en cuotas fue aportada por las encuestas. Por sondeos que decían que el estallido de los problemas financieros de Buenos Aires afectaban la imagen de Cristina más que la de Scioli. Y que mostraban una tendencia creciente en la sociedad a considerar que la Casa Rosada tenía la obligación de ayudar a la Provincia.

De la dimensión de la Provincia suelen tomar nota -no sólo ahora- en el resto del país en situaciones de crisis. El aguinaldo en cuotas afectaba a medio millón de trabajadores, una cifra de damnificados que, con sus familias, se elevaba a dos millones de personas. El 5% de los argentinos. El 15% de la población de la electoralmente decisiva área metropolitana. Los paros de los docentes en rechazo a esa medida afectaron a las familias de 2.400.000 chicos que asisten a escuelas públicas bonaerenses y representan el 34% del total del alumnado de colegios estatales del país. La atención en los hospitales públicos y en los tribunales de la Provincia se resintió por las protestas de profesionales y empleados.

Con esos universos rebelados o profundamente molestos -pocas cosas irritan más a los padres que las complicaciones que generan los días sin clases-, los sondeos mostraron que una pregunta se iba imponiendo: cómo es posible que en un país cuyo gobierno central tiene todos los días buenas noticias para dar y recursos para repartir y ofrece su modelo económico a un mundo en crisis, la provincia que concentra al 40% de la población caiga en dificultades tan mayúsculas como para no poder pagar siquiera en tiempo y forma todos los componentes salariales de su personal.

Todo indica que fueron esos factores y “lecturas” los que decidieron a la Presidenta a ordenar el diseño de un aporte que permitiera completar ya el pago del aguinaldo bonaerense. Y fueron también esos elementos los que definieron el formato en que fue presentada la medida: era la Presidenta la que “ponía” los fondos necesarios para que los trabajadores del Estado bonaerense pudieran terminar de cobrar ya el beneficio; un auxilio anunciado primero por su ministro de Economía, y luego por la propia Cristina, incluyendo la inusual movida de dejar ingresar periodistas y cámaras a su despacho para que mostraran la firma de los documentos correspondientes. (...)"

Sergio Crivelli, en La Prensa:

"(...) ¿Por qué lo hizo? Por varias razones. La primera, que los sondeos encargados por la propia Casa Rosada daban cuenta de que un 60% de los encuestados creía que la responsabilidad por el "default" era de la presidenta, sólo el 30% se hacía eco de la tesis kirchnerista de que el gobernador no sabe administrar y el 10% se abstenía de dar su opinión. Ergo, la embestida contra Scioli le hacía más daño a la presidenta que al gobernador y debió ser frenada.

Por eso también el intendente de Lanús que había trasmitido palabras atribuidas a la jefa de Estado peyorativas respecto de Scioli ("es un inútil") cayó en desgracia. En general, los encuestados simpatizaban con la postura no conflictiva de Scioli y rechazaban el látigo que esgrime la presidenta cada vez que se acerca a un micrófono para atacar a los sectores políticos, económicos o profesionales que se animan al disenso.
[ pagebreak ]

Hay una perceptible fatiga con la violencia verbal y la pelea permanente. Se toleró el estilo "K" mientras la economía marchó a buen ritmo, pero las actuales dificultades hacen que el grueso de la sociedad no quiera sumar problemas políticos a los económicos y se alarme cuando la dirigencia se pelea por el poder. La distancia entre la dirigencia y la sociedad es mayor que en 2001, pero en ese panorama Scioli está más cerca de la gente común que la presidenta y no hay cadena nacional que pueda cambiar eso.

¿Termina esta comprobación con la disputa entre la presidenta y el gobernador? No, aunque aclara algunos aspectos centrales de la confrontación. Primero, quedó en evidencia que Scioli no puede aspirar a ser candidato "K". El gobernador jugó con la idea de ser o bien la continuación del kirchnerismo o bien una forma intraperonista de oposición, pero eso ya no va. (...)".

En La Capital, de Mar del Plata, también propiedad del empresario Florencio Aldrey Iglesias:

"Legisladores (bonaerenses) de la oposición consideraron que en el conflicto por el pago de los aguinaldos en la Provincia la imagen más perjudicada fue la de la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner.

Para el diputado bonaerense Jorge Solmi, titular del bloque Proyecto Bonaerense, Scioli "sufrió desgaste, pero me parece que es más importante el de la Presidenta". El legislador oriundo de Pergamino dijo (...) que "en el sentimiento popular hay una visión de que el Gobierno nacional es el dueño de la caja y de las decisiones más importantes en el país y que en cualquier cosa que tenga que ver con plata tiene responsabilidad el Gobierno nacional, no el gobierno provincial".

Solmi consideró que la decisión de la Nación de prestar fondos a la Provincia tiene que ver además con la opinión emitida por Diego Armando Maradona, quien días atrás aseguró que "banca a morir" a la Presidenta, pero que "Scioli es un amigo". (...)

Por su parte, Ricardo Jano, presidente del bloque de diputados radicales, afirmó que (...) la provincia de Buenos Aires tiene "un presupuesto muy rígido. Más del 70% del presupuesto provincial son sueldos y jubilaciones. De manera que por más que se quiera ahorrar, es muy difícil". Y añadió: "Yo no digo que el gobierno de Scioli sea bueno ni mucho menos; yo creo que es un gobierno deficiente. Pero aunque fuera bueno y austero, igual no le alcanzaría la plata".

Desde Unión Celeste y Blanco, la titular del bloque Mónica López opinó que "la decisión que tomó la Presidenta de otorgarle este último préstamo y la habilitación para poder imprimir bonos para pago a proveedores tiene que ver con que se ha medido en las encuestas y no le está dando favorablemente su pelea con el gobierno provincial".

"En definitiva, la que salía perdiendo era la Presidenta", remarcó López. Durante la consulta de LA CAPITAL, la diputada bonaerense aseguró que "fue innecesaria la disputa, más sabiendo que la plata la tenían en Anses; no es que la recuperaron ahora o la recolectaron este último mes". (...)".

Felipe Solá a Raúl Kollman en el diario Página/12, en un texto muy interesante sobre la renovación de las concesiones a los bingos:

"(...) –¿Y cuánto peso le da al tema político?
[ pagebreak ]

–Desde ya que está ese trasfondo también. El mensaje es que este hombre, por Scioli, que no puede pagar los aguinaldos, que endeuda la provincia, que hace un acuerdo por los bingos para pagar gastos corrientes; este hombre ¿quiere ser presidente? ¿Y además necesita que lo salve Cristina? Ese es el mensaje.

–Veo que no está de acuerdo con lo pactado con los bingos.

–Mire, en cierta forma se parece bastante al que hice yo. La diferencia es la siguiente. Yo les renové a los que se les vencían las licencias hasta una cierta fecha, por ejemplo, el 31 de diciembre de ese año. Daniel les está renovando a los que vencen hasta el 2015. Y pagan el canon ahora. De manera que está endeudando la provincia con los 600 millones de la Anses y no va a tener los cánones de los bingos de 2013 y 2014, porque ya los está cobrando ahora. Y no es para invertir, sino para pagar gastos corrientes. ¿Por qué hice yo un acuerdo con los bingos? Mire, las fuentes de financiamiento no son muchas. El crédito, por ejemplo. Este año había que cubrir 13.000 millones de pesos. Ese dinero no se consiguió: por la crisis internacional o por lo que fuera. Se suben algo los ingresos por tasas, por Impuesto Inmobiliario y lo que viene por coparticipación no alcanza. Cuando yo asumí, los bingos pagaban el 11 por ciento y no había control. Yo subí al 34 por ciento, pero más importante que eso fue el control estatizado. En 2001 ingresaron tres millones de pesos o dólares. En 2003, después que establecimos el control por cada máquina, entraron 400 millones de pesos. Y ahora entran unos 2000 millones. El software es de Boldt, pero lo manejan funcionarios de nuestra lotería. Es una de las fuentes de ingresos más importantes. (...)".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario