MASACRES

USA, una historia sangrienta

La masacre en Denver no es la primera que ocurre en Estados Unidos, un país que tiene amplios antecedentes en tiroteos letales en lugares públicos. La masacre de la escuela Columbine y la de Virginia Tech son las más -tristemente- recordadas. Un recorrido por la historia sangrienta de USA.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) La masacre en Denver, que dejó al menos a 12 muertos y 50 heridos, es uno de los más letales en la historia reciente de Estados Unidos. Pero no es el único ataque.

En este mismo estado ocurrió la tristemente famosa matanza en Columbine, el 20 de abril de 1999.  En Littleton (Colorado), dos estudiantes de secundaria abrieron fuego en el colegio secundario Columbine, dejando 15 muertos. Luego, los dos jóvenes asesinos se suicidaron.
 
Eric Harris, de 18 años de edad, y Dylan Klebold de 17, entraron en la escuela, de donde eran alumnos, armados con dos escopetas (una de ellas recortada), una carabina Hi-Point 995 semiautomática de calibre 9 mm, una pistola Tec 9 semiautomática de calibre 9 mm, varios dispositivos explosivos caseros y una bomba compuesta por un tanque de propano de 9 kilogramos. Los adolescentes realizaron numerosos disparos en la cafetería y en la biblioteca de la escuela, asesinando a 13 personas (12 alumnos y un profesor) e hiriendo a 24 alumnos, resultando un total de 15 personas fallecidas. Luego se suicidaron.
 
Pero la historia violenta en Estados Unidos no es nueva. Ya en octubre de 1991, un hombre mató a 22 personas en un restaurante de Killeen (Texas) y deja otros veinte heridos. Luego se suicidó.
 
El 29 de julio de 1999, sólo meses después de la masacre en Columbine, un especulador bursátil de 44 años mató a su mujer y sus dos hijos, y luego abrió fuego en dos firmas de corretaje en Atlanta (Georgia) matando a nueve personas. Luego se suicidó.
 
El 21 de marzo de 2005, en Red Lake (Minnesota), un adolescente de 16 años mató en su escuela a nueve personas, entre ellas cinco estudiantes de secundaria. También se suicidó.
 
Otra masacre en el ámbito universitario ocurrió el 16 de abril de 2007, cuando un estudiante de 23 años de origen coreano mató a 32 personas  en la Universidad Virginia Tech, en Blacksburg (Virginia). La masacre es considerada la peor de la historia de Estados Unidos en tiempos de paz. El asesino también se suicidó tras perpetuar el ataque.
 
El 24 de diciembre de 2008, un hombre disfrazado de Papá Noel abrió fuego contra los invitados de una fiesta, matando a nueve personas. Luego se quitó la vida.
 
El 10 de marzo de 2009, un hombre desequilibrado mató a diez personas, entre ellas su madre, en tres ciudades de Alabama (sur) antes de volver el arma contra sí mismo.
 
Un mes después, el 3 de abril, un hombre vietnamita protagonizó un tiroteo en un centro para inmigrantes en Binghamton (Estado de Nueva York), matando a 13 personas.
 
El mismo año, pero en noviembre, un psiquiatra militar de origen palestino desató la mayor balacera jamás registrada en una base militar estadounidense, matando a 13 personas e hiriendo a 42.
 
El 20 de enero de 2010, un hombre mató a ocho personas durante un tiroteo en Virginia (este), y luego se rendió tras una cacería humana en la que participaron 150 policías.
 
Meses después, el 3 de agosto, un hombre que tenía problemas con sus empleadores mató a ocho colegas en una empresa de distribución de cerveza de Connecticut (noreste). Luego se suicidó.
 
El 12 de octubre de 2011, en el balneario de Seal Beach (California), un hombre, que tenía problemas con su ex esposa por la custodia de su hijo, abrió fuego en la peluquería donde ella trabajaba dejando ocho muertos.
 
El 2 de abril de 2012, un coreano de 43 años mató a siete personas en la Universidad religiosa de Oikos (California), antes de entregarse a la policía. El atacante asesinó metódicamente a sus víctimas tras alinearlas contra un muro.
 
Fragmento del documental 'Bowling for Columbine', de Michael Moore:

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario