BASURA CERO

El CEAMSE demuestra que Macri y Scioli son funcionales a Cristina

Ni al gobernador Daniel Scioli, ni al Jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri, parece interesarles solucionar el problema de la recolección, tratamiento y deposición de residuos. Es un tema tan grave como recurrente. Pero siempre postergado. Macri no cumple con la ley 1854 conocida como Basura Cero. Scioli no cumple con la firma de convenios para rellenos sanitarios en la provincia. En este sistema de cuentos cortos la presidente Cristina Fernández tiene tela para cortar a su gusto.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente 24) Algunos de los titulares de los principales diarios sobre el tema basura en el día de hoy 19/07:

Clarín  
 
> Anoche volvió la recolección: Recién el sábado terminarían de limpiar las calles porteñas 
 
> Otra muestra de tensión entre Scioli, Macri y la Rosada 
 
> Calles tomadas por las bolsas y quejas vecinales 
 
 
La Nación
 
> Se levantó el corte, pero habrá basura durante tres días más
 
 
Página 12
 
> Aún falta para la Ciudad Verde
 
> Denuncias, réplicas y cuestionamientos 
 
> Los niños del Riachuelo
 
 
 Tiempo Argentino
 
> Basura: el sábado se normalizaría la recolección en el área metropolitana
 
Algunas conclusiones de Urgente24
 
> No es un tema nuevo.
> Se desconoce qué hicieron tanto el gobernador Daniel Scioli como el jefe porteño Mauricio Macri, desde la anterior crisis hasta la presente.
> Se ignora qué están haciendo en concreto para que no vuelva a ocurrir.
> Deberían resolverlo entre ambos para demostrar que pueden prescindir de Cristina Fernández y el Ejecutivo Nacional, justo ellos que hablan de federalismo.
> Deberían resolverlo porque es del interés de quienes los eligieron para gobernar.
> Deberían comprender que la ausencia de acuerdos, perjudica otra vez la imagen de los políticos como gente capaz de resolver los problemas de la gente.
> Deberían considerar que la imagen fotográfico del partido de fútbol en Mar del Plata se vuelve una grosera 'tomadura de pelo' a la gente.
 
Pero vamos a la noticia: 
 
Los recicladores pertenecientes a cooperativas, que impedían desde el martes 17/08 el ingreso de camiones con residuos de la Ciudad de Buenos Aires y del Conurbano Bonaerense al relleno sanitario de José León Suárez, levantaron ayer (18/07) la protesta, por lo que estiman que recién el sábado se normalizará la recolección en las áreas afectadas por la medida y por el conflicto con los trabajadores de la CEAMSE que paralizó las actividades entre el domingo y el martes. 
 
Los recicladores decidieron levantar el corte de tránsito que realizaban en el Camino del Buen Ayre y Benedetti "porque consideramos que la gente no puede seguir tapada de basura. Paramos con la medida, pero el plan de lucha continúa", dijo Lorena Pastoriza, una de las referentes de las cooperativas. 
 
La protesta, de casi 2 días de trabajadores de la CEAMSE en ese mismo relleno sanitario, generó la acumulación de montículos de residuos en las esquinas y veredas porteñas.
 
Pero el problema de la basura viene de larga data.  La Ciudad de Buenos Aires, desde la colonia hasta los años 70, gestionó sus residuos dentro de su territorio, usando terrenos baldíos y/o por medio de la incineración, hasta  1977. A partir de ese año, con la creación del CEAMSE, la disposición final de los residuos se realiza con la técnica del “relleno sanitario”, exportándolos fuera de la ciudad.  
[ pagebreak ]
En 2005, la legislatura sancionó la ley 1854 –conocida como “Basura Cero”-, que establece el conjunto de pautas, principios, obligaciones y responsabilidades para la gestión integral de los residuos sólidos urbanos que se generen en el ámbito de la Ciudad.  
 
Por “basura cero” se entiende la reducción progresiva de la disposición final con plazos y metas concretas, mediante la adopción de un conjunto de medidas orientadas a:  
 
> 1) la reducción en la generación de residuos; 
> 2) la separación, clasificación y valorización selectiva de los mismos; 
> 3) la recuperación, reutilización 
> 4) el reciclado. Las metas son 30% al 2010, 50% al 2015 y 75% al 2017. 
 
El cumplimiento de esta ley significaba romper la dependencia de los rellenos sanitarios. Y lo más importante: reconvertir la  despreciable y costosa “basura”, en valorizado “recurso”.
 
Pero…la ley no se cumple. La meta del 2010 no sólo no fue cumplida sino que se incrementó los residuos en un 20%, hasta alcanzar las 5.700 toneladas diarias enviadas  al relleno, un triste record, que le cuesta a la ciudad un 25%  de aumento en el cánon pagado al CEAMSE.
 
De hecho, la estadística señala que el gobierno porteño envió 2.110.122 toneladas de residuos a los rellenos del Ceamse, mientras que en 2011 envió 2.277.772, un 8 % más. 
 
En medio de la disputa con la presidente Cristina Fernández por el déficit fiscal de la Provincia, el gobernador Daniel Scioli quiso dar algunas muestras de que todavía seguía perteneciento al gobierno nacional y popular que tanto pregonan los kirchneristas.  Por tal motivo a través de 2 resoluciones dispuso: 
 
> no permitir el ingreso de escombros y de basura industrial sin tratamiento proveniente de la ciudad
> otorgó un plazo de 30 días para que la CEAMSE sólo reciba la cantidad de toneladas de residuos sólidos urbanos establecidos en la ley 1854 ley basura cero para este año 2012.
 
Para el tema residuos Macri y Scioli son los peores socios. En el 2008 ambos firmaron un acuerdo que incluía la financiación por parte de la ciudad para la construcción de 2 rellenos sanitarios en el gran Buernos Aires. A 4 años no se avanzó en nada. La razón no es solo el rechazo de distintos distritos bonaerenses. El problema está en la concepción de salir para adelante que pregona el gobernador pero que no incluye ninguna gestión política. A Scioli no le interesa el tema e incluso obtura el acuerdo que varios distritos encabezado por la ciudad de La Plata colocarían a los mismos en la vanguardia del tratamiento y da el visto bueno para un programa inexistente denominado Tu manzana recicla que desarrolla el impresentable Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible. Por su parte Macri ayuda y no cumple con lo que establece la ley 1854 conocida como Basura Cero. En este sistema de cuentos cortos la presidente Cristina Kirchner tiene tela para cortar a su gusto. La decisión planteada pone a ambos mandatarios en el desgaste de una pelea que ellos no quieren pero que obedecen. De nada sirve que Macri alegue asfixia económica o que Scioli le reclame cumplimiento de la ley que implica reducción. Ambos quedaron expuestos a una pelea cuyo único premio está en la casa rosada.  
 
Buen aporte sobre el tema de sitio web medioymedio.com.ar
 
La controversia entre la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la provincia que gobierna Scioli no es más que fuego de artificio sobre un problema real. Para que quede claro es como la disputa del buffet y kiosco del Nacional Buenos Aires. Las recientes resoluciones que llevan la firma de José Molina a cargo del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible, no es más que cabalgar sobre la disputa de fondo entre el gobernador y la presidenta Cristina Fernández a sólo efecto de meter alguna cuña que muestre la disposición de gestionar en la esfera de las necesidades nacionales y de paso esmerilar la idea de alguna proximidad del gobernador con el jefe de gobierno Mauricio Macri. A ambos no les interesa el tema como prioridad pero sin embargo a ambos les viene bien intentar que el eje de la discusión tome otros rumbos.
 
El contexto político es lo que señala que es así y no de otra manera ya que no hay nada que señale apuro y mucho menos el no cumplimiento de una ley que no se puede cometer y que sólo es producto del pensamiento contrafáctico. Molina que además tiene para la provincia de Buenos Aires programas que son menos que escolares para el tratamiento del tema, ni siquiera estaría a la altura de los antecedentes necesarios para reclamar que se cumpla con una ley de otro distrito teniendo en cuenta además el desempeño del propio y la estrategia política que aplica en el mismo. Las resoluciones indican que no se permitirá el ingreso de escombros y de basura industrial sin tratamiento proveniente de la ciudad y por otro, el gobierno de Daniel Scioli, también solicitó a la CEAMSE que en un plazo de 30 días  sólo se reciba la cantidad de toneladas de residuos sólidos urbanos establecidos en la ley 1854 (ley basura cero) para el año en curso. 
 
El Jefe de Gabinete provincial Alberto Pérez, explicó sin sonrojarse que “desde el año 2008 hasta el presente hemos dado innumerables muestras de predisposición para resolver en conjunto la reducción de basura y la concientización de la población para el reciclado en origen”. Pérez olvida el compromiso provincial para buscar un predio para el tratamiento en provincia que sería financiado por ciudad y que la CEAMSE tiene un representante de ciudad en el directorio.
 
Por otra parte a Molina le interesa que los residuos lleguen tratados por la simple razón de su participación en las empresas del sector  están en provincia con los que le aseguraría negocio. Para ambos distritos el negocio de la basura es que aumente y esto incluye a Greenpeace y su diatriba Peter Pan. A mayor volumen mayor circuito económico por todo concepto. Lo demás es puro cuento cosmético de los pasos que se van dando con un ritmo donde el negocio se afianza y en la que todos son socios, parientes, parejas, empresarios, sindicalistas, ongsy donde la única diferencia es la ciudad de La Plata donde un proceso pudo conciliar a todos los actores necesarios para un cambio de paradigma.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario