REUNIÓN CON ANTIMOYANISTAS

Luego de partir la CGT, Cristina reclamó unidad

La presidente Cristina Fernández se reunió este lunes (16/07) a la noche con sindicalistas opositores a Hugo Moyano, en Casa Rosada. Estuvieron desde el ex mano derecha del camionero hasta los independientes y representantes de los 'Gordos'. No hubo anuncios sobre ganancias ni sobre la deuda a las obras sociales, y sí recordatorios de los altos salarios y hasta el reconocimiento de "problemas" en la economía. El 'limbo sindical' de Barrionuevo.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- Concretada la reelección de Hugo Moyano al frente de la CGT y después de declaraciones donde anunció la elaboración de su propio índice de precios al consumidor, Cristina Fernández reunió en Casa Rosada a los principales opositores al camionero en una clara señal de quiénes serán los sindicalistas que contarán con el visto bueno oficial –con algunas ausencias notorias y entendibles como la de Luis Barrionuevo- que tiempo atrás fueron incluso opositores a su Gobierno, y frente a ellos dijo: “aspiro a 1 sola CGT, que esté unida.

Los dirigidos por el titular de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Antonio Caló, se reunirán el martes (17/07) para estudiar los pasos a seguir con el objetivo de presentarse ante la Justicia para lograr la "recuperación del patrimonio de la CGT", que hasta el momento se encuentra en poder de Moyano.

"Vamos a ir con los abogados para ver cómo seguimos para demostrar la legalidad de la CGT", señaló al matutino 'Página 12' el titular de Luz y Fuerza, Oscar Lescano, quien estuvo en la reunión con Cristina.

Pero poco o nada escucharon los gremialistas sobre los reclamos principales de lo últimos años que viene reiterando el movimiento obrero sindical. Reclamos que no solo necesitan que el Gobierno resuelva para mostrar resultados hacia adentro de sus organiaciones sino también frente a Moyano, quien este mismo lunes (16/07) a través del consejo directivo pidió la baja del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias y la universalización del salario familiar, por ese lado piensa 'correr' a sus opositores.

Hay otra cuestión central: la deuda con las obras sociales. Tampoco hizo mención Cristina a este tema, al menos mientras las cámaras de TV estuvieron presentes. Pero lo que dijo en 'on' pareció recordar los reproches a Moyano. Fueron las mismas excusas: como que hay sectores de la economía "con problemas"  o que los salarios de los trabajadores son de los más altos de la región.

[ pagebreak ]

Incluso mencionó que la reducción del trabajo en negro -que dijo que llega al 32,4 por ciento de la fuerza laboral-, debería ser uno de objetivos sobre los que convocó a trabajar al sindicalismo. Pedidos, pero ningún ofrecimiento concreto.

En la cabecera de la larga mesa donde se sentaron los invitados, y junto a Cristina, escuchaba Carlos Tomada, el ministro de Trabajo que aceptó la impugnación del congreso del 12 de julio para las elecciones en la CGT, tal como habían pedido los antimoyanistas, y dejó el conflicto "en manos de las asociaciones gremiales".

A pesar de que el Gobierno ha operado para dividir a la CGT así como logró hacerlo antes con la CTA, y con la misma herramienta de no aprobar los comicios que consagraban a un opositor al kirchnerismo, Cristina dijo que le hubiera gustado que "estuvieran todos" los dirigentes sindicales en la reunión que mantuvo con los sectores opositores a Hugo Moyano, y se expresó a favor de "una CGT unida".

La jefa de Estado dijo que no le "gustan los anti nada", al referirse al calificativo de los sindicalistas opositores a Moyano, y expresó: "los que faltan me gustaría que estuvieran".

Dijo que cree "profundamente en la unidad del movimiento obrero", sin embargo, a la reunión en la Casa Rosada sólo fueron invitados los sindicalistas opositores a Moyano, que en ese momento asumía su nuevo mandato en la CGT en la sede de Azopardo.

"Me gustaría decirles que ustedes defienden los intereses de los trabajadores registrados y yo tengo que representar a los cuarenta millones de argentinos. Lo importante es que ninguno se enoje por los roles que tenemos que cumplir", les dijo Cristina a los antimoyanistas.

La jefa de Gobierno afirmó que estaba "agradecida a todos por los ingentes esfuerzos y gestiones que hicieron para que estuvieran todos".

[ pagebreak ]

Insistió en elogiar la actividad de los presentes para "construir la unidad" del sindicalismo, la que "no debe estar subordinada a una, dos o treinta personas".

"Todos venimos de distintas historias, pero nos une el objetivo común del lograr el crecimiento con justicia social", agregó la jefa del Estado en otro momento.

La Presidenta admitió que hay sectores de la economía "con problemas" y aludió a frigoríficos y textiles, aunque dijo que el gobierno desarrolla " políticas anticíclicas" para revertir la situación.

Cristina Fernández mencionó que el trabajo en negro llega a al 32,4 por ciento de la fuerza laboral, que en 2003 era del 50 por ciento y convocó al sindicalismo a que se fije como objetivo la reducción de estos niveles de informalidad.

En el encuentro con la presidenta estuvieron presentes alrededor de cincuenta sindicalistas, entre ellos, Ricardo Pignanelli, José Luis Lingeri, Armando Cavalieri, Omar Viviani, Oscar Lescano, Jorge Lobais, Roberto Fernández, Mario Caligaris, Juan Belén, Carlos Ríos, Omar Maturano y Víctor Santamaría.

Quien quedó en una suerte de 'limbo sindical' fue el gastronómico Luis Barrionuevo. De tirar huevos podridos cuando Ella fue a Catamarca en 2003, se puso de la vereda de enfrente a Moyano y nunca logró congeniar tampoco con los opositores al camionero. Ahora que los antimoyanistas en masa oficializaron su acercamieto a la Rosada ha quedado solo.

En tanto, Aníbal Fernández adelantó que "a partir del 3 de octubre habrá una sola CGT legal" en referencia al congreso convocado para ese día por los gremios opositores a  Moyano.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario