DÍA DECISIVO

Hoy se conocerá quienes jugarán la final de Wimbledon

El duelo estelar será el que mida al número uno del mundo con el tres, el serbio Novak Djokovic ante el suizo Roger Federer, mientras que el ídolo local, el británico Andy Murray, buscará el pase al último partido contra el francés Jo-Wilfried Tsonga, quinto cabeza de serie del torneo.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) Un dato para nada menos para arrancar. Del duelo entre Djokovic y Federer podría salir el número 1 del ránking mundial ATP.

Si 'Nole' gana seguirá al frente, en cambio Roger tendrá que llegar a la final y ganarla para poder recuperar la corona. Si no lo hace, al menos habrá superado a Rafael Nadal (eliminado en segunda ronda) y quedará como número 2. Se mueve el Ranking.

Djokovic tiene razones para sentirse confiado: viene de batir al suizo hace cuatro semanas con claridad en las semifinales de Roland Garros, y tiene la ventaja psicológica de haberse impuesto en las semifinales del US Open 2010 y 2011 tras superar sendos match points en ambos partidos. "No tengo nada que perder", dijo con excesiva y poco creíble modestia Djokovic.

Aunque es cierto que Federer es Federer, y si el suizo, que asegura estar bien de los dolores en la espalda, avanza a la final, tendrá en sus manos algo enorme: recuperar el número uno del mundo e igualar -y siete días después superar- el récord de Sampras de 286 semanas como número uno del mundo.

Por otra parte, el escocés Andy Murray sigue siendo la gran esperanza británica: superó al español David Ferrer, quien había superado al argentino Juan Martín Del Potro, por 6-7, 7-6, 6-4 y 7-6 y se metió por cuarta ocasión seguida entre los cuatro mejores del certamen más tradicional.

Suena a injusticia tanta carga sobre un solo par de hombros. "Gladiador", "Esperanza", "Súper Andy". Los diarios ingleses reciclan motes y calificativos para sostener al hombre que, para ellos, casi, es la razón de ser de este Wimbledon.

Murray, hoy británico, tal vez dentro de poco sólo escocés, asume con bastante entereza el trabajo doble que representa para él este torneo. Como si no tuviera poco con jugar y llegar lo más lejos posible, con interpretar esa necesidad colectiva, se hace cargo además de una rutina inevitable: responder, casi a diario, sobre cómo sobrelleva esa presión, cómo se visualiza a sí mismo el domingo...

A los 25 años, este muchacho nacido en Dunblane y vecino de Londres, que de chico se inclinó por el tenis pese a que su talento en el fútbol ya le había puesto por delante una oferta de Glasgow Rangers, es el encargado de sostener la vieja quimera británica. Darle, por fin, una continuidad a la ya borrosa conquista de Fred Perry en 1936.

Su rival será el potente francés Jo-Wilfred Tsonga, quien cumplió con los pronósticos y dio cuenta del alemán Philipp Kohlschreiber (30) por 7-6, 4-6, 7-6 y 6-2.

 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario