RIQUELME DIJO QUE SE VA

4 de julio: Día de la 'Nueva' independencia de Boca

Riquelme anunció de madrugada y tras el partido de anoche que no jugará más en Boca. En el artículo decidimos escribir algunas consideraciones que nos parecen apropiadas para atar algunos cabos que pudieron haber quedado sueltos. No se deprima por esto porque puede ser bueno para el futuro del club. ¡Boca es más grande que cualquier persona!

Por FABIO MARIO TALARICO

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) ¡Qué momento para Boca! Perdió la final de la Copa Libertadores y encima Riquelme dijo que no puede continuar de esta manera en Boca Juniors.

Lo primero que surge para analizar, más ahora sabiendo de que trata la bomba que se anunciaba, es que fue una irresponsabilidad enorme haber instalado este tema antes del trascendental partido.

Pasó lo mismo de siempre. Riquelme pensó más en él que en el propio Boca por más que diga lo que diga cuando le ponen los micrófonos. Es inteligente y el sabe lo que tiene que decir y cómo. ¿No podía esperar el desenlace del partido y después decir lo que se le venía a ganas? Sí, es cierto que al club lo quiere. Más vale, se le dio todo. De lo contrario,  ¿qué hubiera sido de su vida?.

El que tiene amor por una camiseta juega gratis y no lo hace cuando regresan del exterior con las arcas llenas. No es este el caso, sino que muchas veces esto sucede con los repatriados que lo hacen de los 32 años para arriba.

Amor incodicional y puro es el de aquel futbolista que juega gratis en un club. Y eso nadie lo hace y no es que este mal, porque son profesionales y de esto tienen que vivir. Pero que no vengan a hablar de amor incondicional. ¡Por favor! No nos subestimen.

Boca debe saber que sólo se va un jugador importante de su historia. No el único, ó el que más porcentaje de responsabilidad tiene en estos tantos logros. Fue una parte importante del los procesos exitosos. Nada más.

Ahora lo de los gustos futbolísticos es otro tema. Es lógico que le guste más ver jugar a Riquelme que a Schiavi. ¿No?. ¡Chocolate por la noticia.!

Hay que recordar que con Riquelme, Boca ha ganado y también ha perdido. Boca sin Riquelme ha seguido ganando. Pero el que no puede decir lo mismo es el jugador que cuando se alejó de Boca nunca ha ganado un título. ¿Quién es el más grande en esta historia?.

Lo que consiguió en materia de títulos fue con el seleccionado y fueron distinciones juveniles. Como cuando se colgó del preolímpico de Messi que se sabía de antemano que era un afano.

Que quede claro porque que para muchos, parece que no. El grande es Boca Juniors y después vienen los jugadores.

Si Corinthians, u otro equipo, le tuvo temor a alguien fue a Boca, y no a Riquelme. Que quede claro porque ya no hablaremos tanto si es que el futbolista cumple con su palabra, algo que cuando se trató de declaraciones no cumplió con sus dichos.

Urgente24 debe confesar que el problema pasa por todo lo que rodea y ha hecho de Román lo que es, en el sentido más humano y de sus formas. Como jugador sabemos que es brillante (o lo ha sido) por su inteligencia y talento casi único en cuanto a técnica.

Corrió con la ventaja que encontró la época que los ‘10’ estaban en extinción y eso potenció lo de único. Tuvo la fortuna que los entrenadores le respetaron su forma y no le pidieron que adose otros aspectos que hubiesen mellado su rendimiento del medio hacia delante.  

Pero en Argentina no lo hemos aprovechado más de lo que se podía por más que el hincha de Boca diga: "yo tengo la panza llena y no quería más. Ya está”. No sea necio y no se cierre.

Es que Román pudo haber sido más completo en un todo si el entorno que lo arropó hubiera sido diferente. Los correctivos siempre son necesarios.

Riquelme además ha generado que los periodistas mientan. ‘Cholulos’, por negocio, conveniencia, desconocimiento...No importa, por lo que sea.

Román ha generado que si Boca ganaba lo era sólo por él y que si perdía era porque los demás no estuvieron a la altura de Riquelme. "No lo acompañaron, lo dejaron sólo", se decía. ¿Cómo?

¿Es el responsable de todo lo bueno pero no de lo malo?  Ni una cosa ni la otra. Esto no es tenis. Es un deporte colectivo en el que a veces puede haber piezas decisivas.

Por otra parte es injusto por no medir con la misma vara. Entenderemos la pasión, los colores, todo. Pero usted no puede venir a pedirnos que caigamos en el error que criticamos. No podemos incurrir en esto. Si, estamos para intentar hacer ver algunas cosas de la vereda de enfrente del hincha.

Además, hubo otro problema. Muchos protagonistas de los medios que han sido profesionales piensan lo que le decimos nosotros, pero públicamente no se atreven y no lo dicen. No es políticamente correcto aunque sí lo reconocen (y peor) fuera de micrófonos.  

Todos pasan a ser funcionales del sistema que necesita que uno sea de un determinado modo para poder formar parte.

Nosotros no tenemos nada personal con Riquelme. No nos ha hecho nada puntualmente. Nuestro estilo de trabajo no depende que el jugador hable con nosotros o nos formule una declaración. No necesitamos estar bien con Román. Podemos prescindir y trabajar con independencia.

Haciendo terapia con nuestros usuarios que son los que nos importan y a los que les debemos nuestro respeto, confesar que la bronca es con la sociedad y la forma de manejarse.

 En el caso, la culpa que tiene Riquelme es abusar de ese rol (y creérselo). El que el medio le entregó. Lo cierto es que no supo ostentarlo, eso sí. Aunque esto no tiene que ver con las condiciones de jugador. Es otro tema.

El otro día y vamos a dar nombres para hacernos cargo, escuchábamos la radio y Gustavo López, periodista de la Red que reemplazó a Closs en la emisora, justificaba la actuación de Riquelme en la primera final de la Bombonera. Pero de eso tenía derecho porque cada uno ve e interpreta el juego como quiere. El problema es que mintió.

Dijo que de Román, a pesar de no jugar un buen partido, se generó la jugada de pelota parada del gol de Roncaglia con Corinthians. ¿Desayunó con whisky? En realidad el que tiró el córner fue Mouche. De esas, miles podríamos contar.

Además, en el caso, es un córner porque después están los otros que van a buscar el centro. Pero cuando los patea Román....Esto da bronca porque no se es equitativo con los otros. Ni que hablar cuando se falta a la verdad y se miente haciendo alardes.

Somos exagerados en todo. Para resaltar las virtudes y criticar los defectos. Eso también hay que reconocerlo.

Este es el punto. La prensa a partir de ahora tendrá un problema y será como ocupar ese espacio vacío que antes llenaba Román y la camiseta de Boca, generado por beneficio propio.

Es un tema para polemizar y que se hace difícil aclararlo cuando se mezcla la pasión y se deja de lado la razón. Complicado.

Pero el hincha de Boca tiene que saber que Boca es lo más grande y que nunca más tendrán que poner a un jugador por delante del club por más bueno que sea.

Este final, el hincha que dio siempre todo (este sí que siempre lo da) no merecía tanta desprolijidad y aires ‘divosos’ rodeando el ambiente, generado por un futbolista que siempre ha alborotado el gallinero.

Se podrán decir muchas cosas más y de a poco seguro que iremos abordando temas al respecto. Pero que algo quede porque no es que nosotros no querramos elogiar a nadie. De hecho lo hacemos cuando es justo, al menos desde nuestro punto de vista.

No tenemos nada con el jugador que cuenta con dotes que pocos tienen como futbolista. Es exquisito. Pero de ahí a permitir todo, magnificar, y hacer creer que Boca es él, sólo él, no lo compartimos. Y discutiremos siempre por esto.

Seguro que los hinchas nos dirán que nunca pensaron lo que decimos y que es sólo una cosa nuestra. En el caso, pedimos que haga una revisión de sus actitudes para con el jugador y que ahora no le caiga con todo (los que lo hagan) porque hay que tener equilibrio.

Todo esto es un tema que tiene que ver con el argentino cuando se le da  poder. Nos molesta. Porque para ostentarlo hay que ser de otra manera, sabiendo que en este punto es difícil encontrar a alguien que lo haga como se debe. Al menos del Ecuador para abajo. Dice el dicho: “quieres conocer de verdad a alguien, dale poder”…

Es todo un tema lo del poder en Argentina. En nuestro caso, y lo confesamos, se nos hace difícil separar la persona del deportista. Para Urgente24 es un todo.

Tal como dijo Vicente del Bosque, tras ganar la Eurocopa. “Lo que más vale no son los títulos sino los valores”.

El que otorga poder después maleduca y quien lo recibe lo aprovecha mal. Se daña con el correr de los tiempos cuando podría pasar todo lo contrario. Es un tema más profundo que va más allá del jugador de Boca.

Que a propósito del tema, terminado el partido, Riquelme terminó dando el anuncio que se esperaba:

"He hablado con él equipo y hoy le he dicho al presidente que no voy a continuar. Amo a este club, pero me siento vacío... no sé si di mucho o poco, pero no tengo mucho más para darle. Estoy agradecido a los dirigentes, a los jugadores y al cuerpo técnico", comentó el enganche al borde las lágrimas.

"Es una decisión personal. Soy hincha de este club y yo no puedo jugar a la mitad. He vivido para el fútbol y no puedo dar más, hoy llegué a lo máximo.  
Jugué a una final, sentí cosas increíbles y no voy a disfrutar más"
, agregó Román, quien siempre tuvo una relación distante con el presidente Daniel Angelici.

Para finalizar, destacó: "Sólo quiero ir a mi casa, abrazar a mis hijos y comer asado con mis amigos. Le pido perdón a mi hijo, que tiene nueve años, porque no pude llevar la Copa... y si me quiere ver jugar, lo haré un tiempo más, pero no en este club. Soy bostero, voy a morir bostero. Creo que he sido claro".

Riquelme, que cumplió 34 años el mes pasado, disputó 345 partidos en Boca -debutó en 1996-, marcó 82 goles y ganó diez títulos (cinco torneos locales, tres Libertadores, una Intercontinental y una Recopa Sudamericana).

¿Cumplirá con la palabra? . El problema es que no es mucho de fiar en este sentido…

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario