DILMA LE ENSEÑA A CRISTINA

Campo sustentable y Estado aliado

Brasil bate récords para financiar la agricultura. Despega el programa de crédito creado por el gobierno de Dilma Rousseff, que apunta a alcanzar metas de reducción de gases de efecto invernadero a través de la sustentabilidad en la agroindustria.

 

Previsiones del Ministerio de Agricultura de Brasil (Mapa) señalan más de 30 millones de hectáreas de tierras degradadas no fértiles en Brasil. El dato, alarmante, expone una gran incertidumbre a la agroindustria en el país: ¿la productividad en el campo consigue preservar el suelo y evitar nuevos impactos ambientales? 
 
Para resolver problemas como éste, el gobierno viene intentando, hace 2 años, efectivizar el programa Agricultura de Bajo Carbono (ABC), una política de crédito que financia técnicas agropecuaria sustentables, como la siembra directa integrando cultivo-ganadería bosque o recuperación de pastizales degradados. 
 
La idea es aumentar o recuperar 40 millones de hectáreas hasta 2020 reduciendo hasta 146 millones de toneladas de CO2 lanzados a la Atmósfera.
 
Sin duda, es un capítulo importante del programa de financiación de la agricultura que ha emprendido la Administración Dilma.
 
En Brasil, el Plan Agrícola y Ganadero 2012/2013, anunciado por la presidente Rousseff y el ministro de Agricultura, Mendes Ribeiro Filho, dispondrá a partir de julio, R$115.200 millones (US$ 56.900 millones) para la agricultura empresarial. Según el gobierno, es el mayor presupuesto lanzado para un programa de ese tipo, enfocado al mediano productor, las cooperativas rurales y la producción sustentable.
 
Para el mediano productor, el crédito de R$ 6.200 millones (US$ 3.060 millones) ofrecidos en la actual cosecha se incrementó a R$ 7.100 millones (US$ 3.500 millones), con las tasas de interés cayendo de 6,25% a 5% al año. La mayor parte, R$ 4.000 millones (US$ 1.979 millones) será destinada a inversiones. Los ingresos brutos anuales máximos para las directivas en marco del Programa Nacional de Apoyo al Mediano Productor Rural (Pronamp) se elevó de R$ 700.000 (US$ 346.000) a R$ 800.000 (US$ 395.804) y el límite de crédito, que era de R$400.000 (US$ 197.902), pasa para R$ 500.000 (US$ 247.377).
 
En el año mundial del cooperativismo, el gobierno aumentó el límite de financiación por cooperativa de R$ 60 millones (US$ 29.685.335) a R$ 100 millones (US$ 49.475.559) dentro del Programa de Desarrollo Cooperativo para Agregación de Valor a la Producción. Agropecuaria (Prodecoop) y de R$ 25 millones (US$ 12.368.889) a R$ 50 millones (US$ 24.737.779) para Capital de Giro en el Programa de Capitalización de Cooperativas Agropecuarias (Agro-Procap). 
 
El Programa de Agricultura de Bajo Carbono (ABC), con pocos contratos la temporada pasada y que en ésta logró superar la barrera de R$ 1.000 millones (US$ 494 millones) en contratos, tuvo, aún así, su nivel de recursos ampliado de R$ 3.150 millones (US$ 1.558 millones) a R$ 3.400 millones (US$ 1.682 millones), y se considera una prioridad del gobierno.
 
Del total del crédito financiado con fondos públicos, R$ 86.900 millones (US$ 42.900 millones) se destinan a las operaciones y comercialización y R$ 28.200 millones (US$ 13.952 millones) a inversiones, con una tasa de interés anual de 5,5% al año. Para el costeo, el límite de financiación pasa de R$ 650.000 (US$ 321.591) a $ 800.000 (US$ 395.804) por productor y para la comercialización de R$ 1,3 millón (US$ 643.182) a R$ 1,6 millón (US$ 791.608).
 
El gobierno mantuvo, en el nuevo plan, el compromiso de utilizar los mecanismos de apoyo a la comercialización de los productos de la agroindustria sobre la base de las estimaciones del costo variable. Además, contemplados en la Política de Garantía de Precios Mínimos, está previsto un aumento de varios productos a nivel nacional y regional.
 
 
Todavía no se sabe qué fracción de la meta se alcanzó efectivamente en 2011, pero de acuerdo al último balance disponible del Plan de Cosecha (junio 2011 / abril 2012), los productores tomaron solo el 26% del total de R$ 3.150 millones (US$ 1.558 millones) de crédito otorgados por el  Gobierno para el programa ABC. Una evaluación muestra que mejoró el apetito para esos financiamientos. En esos 10 meses de la cosecha actual los bancos ya prestaron R$ 840,9 millones (US$ 416 millones), o sea el doble de los préstamos concedidos la cosecha anterior, de R$$ 419 millones (US$ 207,3 millones).
 
En conjunto, el Banco de Brasil -con recursos propios- y 20 bancos privados como Bradesco, Itaú y Santander, y públicos regionales –con el dinero transferido por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES)– aprobaron solamente 30 proyectos que corresponden al ABC, durante toda la cosecha 2010/2011, cuando fue lanzado el programa. 
 
En abril, cuando faltaban 2 meses para terminar el año Cosecha 2012, el número de contratos ascendió a 3.200. En ese período, el BNDES otorgó R$ 240 millones (US$ 118,7 millones) frente a R$ 40 millones (US$ 19,7 millones) durante el año de cosecha anterior. 
 
"El programa tiene una tasa de interés mucho más atractiva (5,5%), y ya es un eje de nuestros emblemas", afirma Caio Barbosa, gerente de Apoyo a los programas Agropecuarios del BNDES, que ha puesto a disposición R$ 2.300 millones (US4 1.138 millones) para préstamos. 
 
"La mayor parte de los empresarios apunta a la siembra directa, recuperación de pastizales degradados e integración cosecha-ganado-bosque", dice el coordinador de Manejos Sustentables del Mapa, Elvison Ramos. Esas prácticas son las campeonas de la demanda en el Banco do Brasil, responsable de financiar el 86% de los recursos tomados en el ámbito del programa ABC. 
 
De acuerdo con el vicepresidente de Negocios del BB, Osmar Dias, cuando él asumió el cargo, en abril de 2011, el BB no había recibido ni siquiera 1 proyecto para la adquisición de ese crédito. "Tuvimos que disparar el comienzo del programa", dijo Díaz. 
 
De junio ​​de 2011 a mayo de 2012 se pasó a con R$ 724 Millones (US$ 358 millones) de préstamos 2.290 productores, el equivalente al 71,5% del total de 3.200 contratos celebrados por los bancos operadores del ABC en ese período. La Confederación Nacional de Agricultura y Ganadería (CNA) también está haciendo grandes esfuerzos para divulgar el programa ABC. 
 
La entidad gremial empresaria ha elaborado una cartilla de crédito en varios estados, un video exhibido en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sustentable, Río +20, y la publicación de un estudio sobre el retorno económico de prácticas de manejo sustentable. "Queremos mostrarle al productor que su costeo no va a aumentar en función de la agricultura de bajo carbono", dice la Superintendente técnica de la CNA, Rosemeire Cristina dos Santos.
 
Para el investigador de Embrapa Gado de Corte, en Mato Grosso do Sul, Armindo kichel, a pesar de estos avances, aun falta concientización acerca de las nuevas prácticas sustentables.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario