CUENTAS VATICANAS

La Santa Sede lanza un organismo de control financiero para ajustarse a normas de la Comunidad Europea

Enredado en un proceso judicial en Roma por presunto fraude fiscal y blanqueo de dinero, el Vaticano lanzará este jueves un organismo de control para vigilar sus operaciones financieras y ajustarse a las nuevas normas antifraude de la Comunidad Europea. El Tribunal de Roma investiga dos transacciones sospechosas de 300.000 euros depositados por el IOR (Instituto de Obras de Religión) en el banco italiano Unicredit y la entidad Intesa San Paolo.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) - El Papa Benedicto XVI presentará este jueves el 'Motu Proprio', por el cual la Santa Sede instituye una autoridad de control que vigilará las operaciones financieras de los entes del Vaticano y la aplicación de las recientes normas europeas antifraude.

Según publica el diario 'La Stampa', el fin de esta institución será la adecuación a las normativas internacionales. Con esta iniciativa, el Vaticano aspira a entrar en la 'lista blanca' de los países que respetan los estándares anti-reciclaje fijados por la Organización de Desarrollo y Seguridad Europea.

Aunque el 'Motu proprio' no será publicado hasta mañana, fuentes de la Santa Sede han confirmado a Europa Press que el Vaticano publicará este 'Motu Proprio', una ley vaticana, para que las entidades financieras de la Iglesia se adapten a las normas internacionales. La Unión Europea firmó una 'convención monetaria' con el Estado de la Ciudad del Vaticano el 17 de diciembre de 2009, según la cual el Vaticano se obliga a aplicar las normas europeas antifraude y antiblanqueo de dinero y serán aplicadas a todas las instituciones de la Santa Sede.

Además, según informa el diario 'La Stampa', se dará circulación externa al euro con la imagen del Papa, según el acuerdo monetario entre el Estado de la Ciudad del Vaticano y la Unión Europea, que prevé su puesta en circulación el próximo año.

El Instituto de Obras de Religión (IOR), el llamado 'banco vaticano', se enfrenta a un proceso ante el Tribunal de Roma por un presunto fraude fiscal y de blanqueo de dinero. En este proceso, están implicados el presidente del banco vaticano, Ettore Gotti Tedeschi, y el director general, Paolo Cipriani, por no respetar las leyes de transparencia europeas.

El Tribunal de Roma investiga dos transacciones sospechosas de 300.000 euros depositados por el IOR en el banco italiano Unicredit y la entidad Intesa San Paolo. Además, el Tribunal confirmó el bloqueo de 23 millones de euros al llamado 'banco vaticano' por el delito de fraude fiscal.

La sospecha de blanqueo de capitales hizo que las autoridades congelaran en otoño una cuenta del banco vaticano con 23 millones de euros. Además, El presidente del IOR, Gotti Tedeshi, y su director general, Paolo Cipriani, fueron acusados de violar los estándares contra el lavado de dinero vigentes en Italia.

El Vaticano negó cualquier implicación de la cúpula actual y dijo que el IOR se somete a la Justicia vaticana.

A este "cambio histórico" de crear un órgano para aumentar el control y la transparencia de los negocios financieros se añadirá otra novedad: el Vaticano quiere también poner en circulación una cantidad de monedas de euro con la imagen del papa, hasta ahora existentes sólo para coleccionistas.

Cruce con China

Por otro lado, el cruce entre la Santa Sede y China sigue vigente. El Vaticano debe "enfrentar los hechos" sobre la libertad religiosa en China, señaló ayer el Ministerio de Relaciones Exteriores chino, al rechazar el discurso del Papa, del día de Navidad, que condenó la persecución de los católicos chinos.

"Esperamos que el Vaticano pueda enfrentar los hechos de la libertad religiosa de China y el desarrollo del Catolicismo en China y tome acciones concretas para promover condiciones positivas para las relaciones entre China y el Vaticano", indicó la portavoz del ministerio Jiang Yu a periodistas, sin ahondar más en el tema.

El Papa Benedicto XVI denunció el sábado, en el día de Navidad, los límites a la libertad de culto en China y alentó a los católicos de ese lugar a perseverar.

Un editorial publicado el lunes en la edición en inglés del "Global Times", dirigido por el portavoz People’s Daily del Partido Comunista, fue más categórico en su crítica al decir que el Papa actuaba más como un político occidental que como un líder religioso. "El Vaticano tiene que enfrentar el hecho de que todas las creencias religiosas son libres en China, mientras no vayan en contra de las leyes del país", sostuvo, y agregó que la ciudadanía supera la identidad religiosa.

Los 8 a 12 millones de católicos de China están divididos entre una iglesia sancionada por el Estado que nombra obispos sin la aprobación del Vaticano y una iglesia clandestina preocupada por las ataduras del Gobierno.

China irritó este mes al Vaticano cuando forzó a varios obispos y curas chinos leales al Papa a asistir a una serie de reuniones de una iglesia respaldada por el Estado que no tiene la aprobación del Papa.

En noviembre, el Vaticano condenó a China por designar un obispo sin la aprobación del Papa, calificando el episodio de una "herida dolorosa" que dificulta el diálogo entre la Santa Sede y Pekín.

China sostiene que protege la libertad religiosa, pero no reconoce la autoridad del Papa y se niega a establecer relaciones con el Vaticano hasta que la Santa Sede endurezca sus relaciones con Taiwán, al que Pekín considera un territorio renegado.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario