UNA FORTALEZA MUY FRÁGIL

Para Cristina, será una semana complicada...

Daniel Scioli, con mayor imagen positiva que Cristina Fernández, expuso el problema de fondo: si hay o no reforma constitucional para que la Presidente pueda intentar ganar otro mandato. Hasta ahora, el Frente para la Victoria había intentado no exhibir su urgencia al respecto. Pero ahora Scioli aclaró que si Cristina no la consigue, él quiere ser candidato presidencial. Esa declaración moviliza por completo la política argentina: cristinistas, porque quieren la reforma, como no cristinistas, decididos a frustrar la reforma, colisionarán en escenario económico-social cada vez más complejo.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Semana complicada para Cristina Fernández, ahora que ya no puede seguir minimizando el tema que le provoca obsesión: conseguir la reforma de la Constitución Nacional para poder candidatearse otra vez más a Presidente de la Nación, en 2015.

Repasemos:

1. Sector agropecuario bonaerense en tensión porque Daniel Scioli no consigue asistencia financiera de Cristina Fernández, y entonces apela a un ajuste de impuestos al campo. En similar tensión se encuentran los productores de Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos: el conflicto en desarrollo es provocado por la crisis de las economías provinciales que provoca el Ejecutivo Nacional.

La Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) y Sociedad Rural Argentina convocaron a un nuevo paro y movilización para este miércoles 16/05 a las 10:30hs, otra vez en La Plata, intersección de las calles 7 y 53, esquina de la Legislatura, en rechazo al incremento del impuesto inmobiliario, en el marco de la inminente sanción de la ley de ajuste fiscal

Carbap adelantó que habrá una "manifestación reforzada" para tratar de impedir que se apruebe el paquete impositivo en la Cámara de Diputados provincial.

Pero, además, Carbap amenaza con

> un nuevo cese de comercialización de granos y carnes en los mismos términos del que está vigente hasta hoy (13/05) a la medianoche, y

> una posible rebelión fiscal en caso de que se apruebe el proyecto, según propusieron productores nucleados en la Sociedad Rural en Junín, en Arrecifes y lo repetirán el lunes 14/05, en Lobos.

El viernes 11/05 el gobernador Daniel Scioli instruyó desde Mar del Plata a los legisladores del oficialismo para que voten, "sin modificaciones", los aumentos del Impuesto Rural, Sellos e Ingresos Brutos, tal como lo votó el Senado, lo que provocó nuevo malestar en los productores, que se quejan de la "persistente negativa" del mandatario a recibirlos.

El proyecto posibilita al Ejecutivo recaudar $ 2.685 millones anuales, de los cuales $ 1.000 millones se distribuirán entre las comunas. La norma dispone aumentos en los impuestos de Ingresos Brutos, Sellos y en el Inmobiliario Rural a través de un revalúo de los campos. Y autoriza también al gobierno provincial a contraer nuevos endeudamientos por $ 2.400 millones  -de los cuales $ 2.000 millones serán para la administración provincial y $ 400 millones para financiar a las comunas a través de la emisión de bonos-, además de eliminar las exenciones fiscales de que gozan las cooperativas, el servicio de televisión por cable y la telefonía móvil.

Según denuncian los dirigentes de las entidades rurales, los aumentos de las valuaciones rondan entre 1.500% y 2.000%. En Magdalena, ejemplifican, la valuación de una hectárea pasará de $ 1.900 a $ 36.500, un 1.821% más. Eso se traduce, en el impuesto que deben pagar, en aumentos del orden del 400%.
[ pagebreak ]
Hay un problema no menor: ¿qué ofrece a cambio de su reclamo impositivo el Estado, en cualquiera de sus instancias?

2. Con el antecedente traumático de la Resolución 125, el Frente para la Victoria ha reaccionado con enojo ante la amenaza de los ruralistas. Por un lado, alardeó que también movilizará el día de la sesión, segun anunciaron a intendentes, los ministros de Infraestructura, Alejandro Arlía y de Asuntos Agrarios, Gustavo Arrieta.

También es cierto que, tal como está planteado el ajuste impositivo bonaerense, beneficiará al Fisco nacional porque un revalúo hará pagar más a los propietarios de tierras, en concepto de Bienes Personales.

El planteo del Frente para la Victoria aparece firmado por Tomás Lukin en el paraestatal diario Página/12:

"Los dueños de las tierras bonaerenses pagan $ 47 en promedio por hectárea al año por el impuesto inmobiliario rural.

Por un campo de 176 hectáreas en General Madariaga, en el sudeste de la provincia donde la soja desplaza a la tradicional actividad ganadera, abonan $1.800 al año por el inmobiliario rural, cuando esa propiedad tiene un valor de mercado aproximadamente de $ 2,3 millones.

Mientras tanto, el dueño de un Renault Sandero modelo 2011 paga $ 2.700 por la patente de su auto.

La introducción de una reforma tributaria que equipararía, a partir de la actualización del valor fiscal de las tierras, el monto que pagan los dueños de los campos más ricos del país y el automovilista del ejemplo despertó la oposición violenta de las cámaras patronales agropecuarias, que el jueves pasado intentaron evitar el avance de la iniciativa forzando el ingreso a la legislatura provincial.

El aspecto central de los cambios en ese impuesto patrimonial, que rechazan las cámaras empresarias agropecuarias, es la actualización del valor fiscal de la tierra, el monto utilizado para determinar cuánto pagarán de impuestos por sus propiedades.

Las presiones de las entidades patronales, encabezadas por Carbap, y las sucesivas alianzas que tejieron con los distintos gobiernos provinciales, lograron que esas valuaciones se mantengan congeladas hace más de 15 años. Esa subvaluación fiscal de la tierra convive con un escenario de valorización explosiva en el precio de los campos y un extraordinario incremento en los niveles de rentabilidad por el alza internacional de los commodities agrarios.

En distritos donde el precio de la hectárea supera los $ 45.000 (US$ 10.000), el valor que se toma en cuenta para determinar el impuesto inmobiliario rural no supera los $ 1.200 (US$ 270). Así, un impuesto que llegó a representar el 10% de la recaudación de la provincia alcanzó solamente al 2% en 2011. La reforma del tributo patrimonial permitirá recaudar $b300 millones adicionales, un aumento del 30%. (...)".

3. Más allá de sus necesidades fiscales compartidas, Cristina Fernández y Daniel Scioli han intensificado sus enfrentamientos. Hay un dato interesante: en lo que va de 2012, a Scioli le va mejor que a Cristina en las investigaciones de opinión pública:
[ pagebreak ]
La imagen del gobernador bonaerense Daniel Scioli se afirma en la opinión pública con un respaldo de más del 51%, mientras el apoyo a la presidenta Cristina Fernández retrocedió otros 4 puntos en las últimas semanas y está a 11 puntos del mandatario bonaerense, de acuerdo a la consultora Management & Fit.

Entre 1.500 encuestados (del 04/05 al 08/05), la imagen de Scioli tuvo una imagen positiva del 51,6%; y Cristina, del 40,09%.

La caída es mayor si se toma la referencia de febrero, cuando la imagen de Cristina superaba los 59,4 puntos.

Y  en septiembre de 2011, el apoyo a la gestión presidencial era mayor al 64%.

Macri es el opositor de mejor imagen, pero cayó de 32% a 31,9%.

Respecto a la imagen negativa, la Presidente tiene 25,9%; y Macri, 27,6%.

Al respecto, impecable la reflexión de Hugo E Grimaldi en La Gaceta, de San Miguel de Tucumán:

"Por 3 caminos diferentes, Hugo Moyano, Mauricio Macri y Daniel Scioli han llegado a la misma conclusión: bajo la cáscara de la fortaleza política que ha conseguido en la última elección, el gobierno de Cristina Fernández tiene debilidades manifiestas en la gestión económica que lo hacen derrapar en el discurso. De allí que, harto de estar azuzado por la naturaleza kirchnerista de demolición permanente, el trío haya considerado casi al unísono que éste era un buen momento para abandonar la pasividad.

Por ahora, a todos los empareja la ambición del 2015. A Moyano y a Scioli los une el peronismo que profesan y la aceptación del modelo de economía cerrada que hoy impera en el país. Macri no toca esa cuerda económica, pero necesita la base de sustentación sindical y del PJ y con el gobernador bonaerense tienen miradas parecidas sobre la política, propias de la misma generación. Haber llegado a estas coincidencias de ocasión no quiere decir que haya habido acuerdos entre los tres para hacer un trabajo de pinzas que desgaste al kirchnerismo, ni necesariamente que luego tengan que alinearse políticamente.

Hoy, lo que tienen en común es que son todos referentes de volumen y con muchos votos por detrás, que han cortado amarras desde los gestos y el discurso en una escalada que ya se verá hasta dónde los lleva.

Si bien Moyano ya saltó el cerco del retruque verbal hace varios meses, durante la última semana sus dardos hacia el gobierno nacional crecieron en intensidad, casi tantos como los de CFK hacia él, aunque sin nombrarlo. Otro tanto ocurrió con Macri, a quien la propia Presidenta lo acusó de "gata Flora", probablemente sin tener el cuenta el costado grosero del apareamiento gatuno, mientras que el Jefe de Gobierno se le paró de manos más de una vez, cansado de todas las movidas que buscan agrietarlo. (...)".

[ pagebreak ]
4. El cristinismo, vía Juan Gabriel Mariotto presionó más de la cuenta a Daniel Scioli, en un complejo escenario financiero que, además, atiza el cristinismo. Esa situación lejos está de decrecer sino que tiene todos los elementos para escalar.

Así lo explicó Marisa Álvarez en el diario platense El Día:

"¿Qué diría Cristina si Julián (Domínguez, presidente de la Cámara de Diputados de la Nación) y el Chivo Rossi (jefe del bloque oficialista de ese ámbito) ordenaran a su bancada votar a favor de un pedido de informes de Elisa Carrió sobre los gastos de publicidad de la Casa Rosada? O si Boudou y Pichetto (titulares del Senado nacional y del bloque FpV en esa Cámara) presentaran un pedido de explicaciones a la Presidenta sobre la concesión a Cristóbal López de las tragamonedas del hipódromo de Palermo?

La pregunta la dispara cualquier sciolista con que uno se cruce por estas horas en conversación “reservada”. La respuesta obvia es su modo de explicar cómo le cayó a Daniel Scioli el pedido de informes sobre el gasto en publicidad de la Gobernación, presentado por la oposición y aprobado el jueves pasado en el Senado con votos del oficialismo y aval del vicegobernador Gabriel Mariotto. O el que se aprobó antes en Diputados sobre los contratos de la Provincia con la empresa del juego Boldt, directamente escrito y firmado por La Cámpora y el resto del ultrakirchnerismo.

(...) El tema es que la categoría institucional de sus protagonistas determina una fuerte incidencia de esta pelea política sobre cuestiones que hacen al gobierno de la Provincia y los municipios. Las Cámaras legislativas sesionan, con suerte, dos veces al mes y hasta ahora el único proyecto de ley considerado clave por el Ejecutivo -y por los intendentes, oficialistas y opositores- que han tratado ha sido el ajuste impositivo. Así todo, en la Legislatura se tomaron más tiempo para abordarlo del que los interesados hubieran querido y Diputados aún no pudo “sacarlo”.

Una gravísima crisis económico-financiera, que se expresa en cajas en rojo y exhaustas aún para hacer frente a los pagos más esenciales, tanto en la administración provincial y la mayoría de las comunas, y que nadie blanquea en público hasta ahora, transcurre, además, por debajo de la disputa. Y para no pocos observadores, la postura que asuma la Casa Rosada -dando o no una asistencia financiera “extra” sin la que Scioli terminaría pagando salarios de manera desdoblada- podría ser el factor -de tremenda repercusión institucional, como es obvio- que acelere la definición de la pelea política."

Y así lo explicó Joaquín Morales Solá en el diario La Nación:

"El cristinismo cree tener derecho a plantear hasta una reforma constitucional para entronizar a su líder. Una candidatura presidencial de Cristina Kirchner, en las actuales condiciones, es inconstitucional. Pero, al mismo tiempo, le niega a Scioli el derecho a pensar en su propia y legítima candidatura. Encuestas recientes dan cuenta de que el gobernador bonaerense sigue siendo el político más popular del país, más que la propia Cristina. Las mediciones son posteriores a la fiesta kirchnerista por YPF. Sólo un político que no fuera de este mundo desalentaría, así las cosas, su propia ambición de ser presidente.

Scioli tiene sus propios conflictos, que el camporismo kirchnerista se los agrava. El importante aumento de impuestos que dispuso el gobernador (todavía falta la sanción definitiva de la Cámara de Diputados) lo enfrentó con el poderoso sector rural. El aumento del impuesto inmobiliario producirá una suba automática en impuestos nacionales. Los ruralistas de Buenos Aires aseguran que están peor que en los tiempos del 1 a 1 (para ellos rige la cotización oficial del dólar) y que sólo los está salvando el buen precio internacional de las materias primas. Con todo, el gobernador no estuvo de acuerdo con los violentos forcejeos que protagonizaron militantes de La Cámpora con productores rurales. Esas formas no son de Scioli.

¿Por qué ahora? ¿Por qué, cuando faltan todavía tres años y medio para las elecciones presidenciales? Nunca imaginé que esto se iba a desatar tan pronto , dijo Scioli entre confidentes. Puede haber intercedido la ansiedad kirchnerista para asegurar la continuidad de Cristina. Pero puede haber influido también la necesidad perpetua de una guerra en marcha, cuando ya se apagan los estruendos nacionalistas de YPF y cuando las fogatas por las Malvinas duran cada vez menos.
[ pagebreak ]
Otra guerra es necesaria. ¿Qué le pasaría a la Presidenta si los argentinos tuvieran que debatir sólo sobre la declinación de la economía, sobre la prohibición casi total de acceder al dólar o sobre los estragos del crimen? Una guerra puede ser inútil o no, pero siempre produce un escenario deslumbrante y obsesivo."

5. La disputa entre Cristina y Scioli tiene como coprotagonistas a los alcaldes bonaerenses.

Lo explicó Julio Blanck en el diario Clarín:

"Se los llevaron a Cristina como un trofeo de guerra: veinticinco intendentes de la provincia de Buenos Aires llegaron a la reunión de la mano del vicegobernador Gabriel Mariotto y del jefe distrital de La Cámpora, José Ottavis. No estaban Daniel Scioli ni ninguno de sus ministros. Fue un puenteo político liso y llano . Y además, contundente.

En el encuentro con la Presidenta, que al recibirlos avaló toda la jugada , estuvieron cuatro jefes del GBA: Jorge Ferraresi, de Avellaneda; Darío Díaz Pérez, de Lanús; Patricio Mussi, de Berazategui; y Gabriel Katopodis, de San Martín. El resto, del interior provincial.

Sucedió el jueves por la noche, horas después de que Mariotto diera luz verde en la Legislatura de La Plata a un pedido de informes sobre el manejo de la pauta de publicidad de la Gobernación, un punto sensible en la lógica de construcción política de Scioli. Esta decisión se presentó como una contraprestación necesaria para que los opositores destrabaran la ley que aumenta impuestos provinciales. Pero, de hecho, fue el cuarto pedido de informes que Mariotto y La Cámpora impulsaron contra el Gobierno provincial . Dos de los anteriores habían sido por el tema inseguridad y el tercero por la cuestión del juego y la empresa Boldt, como parte de la estrategia de defensa del vicepresidente Amado Boudou, embarrado hasta el cuello en el caso Ciccone.

Scioli y su equipo de crisis, después de meses de eludir un enfrentamiento directo, decidieron un ajuste táctico: responderán golpe por golpe.

“Vamos a tensar la cuerda pero sin romper” , apuntó un hombre clave en el engranaje del gobernador. (...)".

También Horacio Verbitsky en el diario Página/12:

"(...) Su principal problema es que faltan tres años y medio y carece de otra política intermedia que no sea exaltar cada día con mayor intensidad su lealtad a Cristina. Esto lo va conduciendo hacia un embudo sin retorno. La visita que Scioli hizo al intendente de Tigre, Sergio Massa, quien aspira a sucederlo en la gobernación, apunta a consolidar un eje no kirchnerista, con la ambición de recoger heridos no en la clásica ambulancia de los vencidos sino en un prepotente camión recolector. Ese fue también el sentido del acto realizado en Los Toldos para presentar la flamante agrupación Juan Domingo, con un documento según el cual “en un mundo que cambia permanentemente sólo el peronismo ha demostrado que puede recrearse a sí mismo”.

Buena táctica, siempre que el peronismo la hubiera acompañado. Pero aparte de los ministros del gobierno y los miembros de la familia Scioli sólo asistieron 7 senadores (Baldomero Alvarez, Osvaldo Goycochea, Nora de Lucía, Alberto De Fazio, Marcelo Carignani, María Ecohsor de Acuña y Ricardo Bozzani), 6 diputados (Alicia March, Jorge Scipioni, Guido Lorenzino, Martín Cosentino, Iván Budassi y Gustavo Iriart) y apenas 13 intendentes: los de Saavedra, Colón, Trenque Lauquen, Benito Juárez, Guaminí, Capitán Sarmiento, Tres Lomas, Exaltación, Baradero, Lavalle, Roque Pérez, Salto y Pinamar. Entre esos 13 distritos reúnen apenas 100.000 electores, de los 11.150.000 de la provincia.

(...) En cambio, el vicegobernador Gabriel Mariotto y los líderes kirchneristas en la Legislatura José Ottavis, Juan de Jesús y Cristina Fioramonti acompañaron a Olivos para un encuentro con Cristina en la noche del jueves a los intendentes de General Rodríguez, General San Martín, José C. Paz, Navarro, Arrecifes, Avellaneda, Berazategui, Cañuelas, Lanús, Presidente Perón, Chacabuco, Chivilcoy, Pehuajó, Balcarce, Partido de la Costa, Bahía Blanca, Monte Hermoso, Azul y Tapalqué. Esos 19 distritos tienen un padrón de 2,5 millones de electores. (...)".
[ pagebreak ]

6. Vuelve el Boudougate. La desprolijidad no se puede borrar pese al cambio de juzgado.

Así lo cuenta Hugo Alconada Mon en el diario La Nación:

"No sólo el cable y las expensas. El presidente de la nueva Ciccone Calcográfica, Alejandro Paul Vandenbroele , también fue titular de una línea de teléfono fijo en el departamento que el vicepresidente Amado Boudou tiene en Puerto Madero, confirmaron fuentes del consorcio del complejo River View a La Nación.

Vandenbroele tomó el control de esa línea a fines de 2010, apenas unos días después de que el entonces ministro de Economía firmara -el 8 de noviembre de ese año- una nota que carece de precedente para que la imprenta se beneficiara con una moratoria excepcional, concedida por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

(...) Allegados al propio Vandenbroele que comieron con él en el departamento que ocupaba en Puerto Madero recuerdan otro dato singular. Había una revista especializada en vinos, con una faja de suscripción pegada en la portada. A nombre de Boudou.

Las anécdotas entre los vecinos se amontonan. Por ejemplo, sobre cómo llegaban sobres con resúmenes bancarios del exterior -y algunos sacaron fotos de esas cartas- o cómo Boudou y su hermano Juan Bautista se sacaban fotos arriba de varias motocicletas de alta cilindrada en el patio interno del River View.

Tres de esas motos permanecieron durante meses en las cocheras: una BMW blanca y dos Harley Davidson -una azul, patente 343EIX, y una negra, patente 214EPS-. A ellas se sumó una coupé BMW X6 negra, patente IHE780, que recién sacada en la calle vale entre 120.000 y 150.000 dólares.

Los cuatro vehículos, según pudo verificar La Nación, se encuentran registrados a nombre de Núñez Carmona, que fijó domicilio legal para los cuatro rodados en la calle Roca 214, de Mar del Plata. Allí está ubicado el pequeño departamento en el que "Nariga" (como le dicen sus conocidos) vivió de chico con su familia.

Tras el estallido del escándalo, sin embargo, las tres motos y la coupé BMW desaparecieron.

"Sacaron todo de acá [por el River View] hace un tiempo, después de que saltó todo", relató uno de los vecinos de la cochera, que recuerda cómo, aunque figuran a nombre de Núñez Carmona, era Boudou el que las desempolvaba.

Más relevante, detalló cómo semanas antes de que allanaran el edificio por el caso Ciccone, retiraron de allí cajas y más cajas de documentación.

Las motos y la X6, en tanto, reaparecieron poco después en Mar del Plata. Las guardaron en las cocheras de las torres ubicadas frente al parque San Martín, que exponen el vínculo existente entre Boudou y el empresario Fernando Aldrey Iglesias (...)

Sin embargo, la escala de los vehículos junto al parque San Martín resultó fugaz. Los retiraron de allí, según cuentan ahora los vecinos, la calle Aristóbulo del Valle 3270. Al igual que un Mini Cooper y una camioneta Audi Q7, cotizada en entre 100.000 y 136.000 dólares. Ahora resultan inhallables. A diferencia del teléfono a nombre de Vandenbroele. (...)".
[ pagebreak ]

7. Y las paritarias, que no se han definido, y que provocan inevitables repercusiones en la actividad económica en general.

Eugenio Paillet escribió en La Nueva Provincia, de Bahía Blanca:

"(...) La Presidenta, que pareció despertar del sueño del país de maravillas en el que vive sin pausas, salió disparada hacia la crítica dura y sinrazón. Acusó a los trabajadores de ganar mucha plata, dijo que, en algunos casos, superan lo que ella percibe mensualmente, y les reclamó "sensatez" en las discusiones paritarias. Hasta transitó un andarivel peligroso, cuando pretendió acotar el derecho de huelga que las organizaciones sindicales tienen consagrado en la Constitución. Desde el moyanismo, la cruzaron con dura ironía: le recordaron la austeridad franciscana con la que vive un presidente como el uruguayo José Mujica.

La conflictividad gremial amenaza con convertirse en un polvorín. En despachos oficiales, hay algunas críticas hacia la gestión de Carlos Tomada. El círculo íntimo que rodea a Cristina sospecha que no hizo todo lo que debía para evitar que las cosas llegaran a este punto. Es, cuanto menos, una factura que le queda grande al ministro de Trabajo. (...)

Vale apenas un repaso de los conflictos existentes o por venir para medir la dimensión de ese frente: los metalúrgicos siguen en estado de alerta y levantaron la medida de fuerza de esta semana por imperio de la conciliación obligatoria; los camioneros de Hugo y Pablo Moyano mantienen la amenaza de un cese nacional de esa vital actividad en demanda de un piso salarial del 30 por ciento; la mitad de los trabajadores estatales nucleados en ATE rechaza el aumento del 21 por ciento acordado en paritarias por la oficialista UPCN y se apresta a iniciar paros y tomas de edificios públicos y ministerios, como ya pasó el viernes en el Palacio de Hacienda y en el Instituto Nacional de Tecnología Industrial; los petroleros de Santa Cruz no se conmovieron por la llegada a YPF de Miguel Galuccio y realizaron un paro en las propias narices del ejecutivo, cuando fue a visitarlos. Y podrían extender la huelga a todas las destilerías del país.

Hay más: los bancarios están en pie de guerra y amenazan con parar la actividad por tiempo indeterminado, y los empleados de Aerolíneas Argentinas podrían paralizar sus tareas en demanda de suplementos salariales no liquidados. Lo que, al mismo tiempo, es una muestra palpable de la desastrosa gestión de La Cámpora en la línea de bandera, pese a que el Tesoro le gira diariamente dos millones de dólares en subsidios. (...)".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario