MENOS EDUCACIÓN, MÁS ENFERMOS

Más del 5% de los brasileños son diabéticos

Una investigación realizada en 26 ciudades y en el Distrito Federal muestra que la diabetes, almenos en Brasil, es mayor entre la personas de menor educación.

La investigación fue realizada en 26 ciudades y en el Distrito Federal y muestra que la diabetes es más común en personas que estudian menos -un 3,7% de los brasileños que tienen más de 12 años de estudio afirman que es diabético, mientras que el 7,5% de los que tiene un máximo de ocho años de educación dicen tener la enfermedad-.

El diagnóstico de la enfermedad también aumenta de acuerdo a la edad de la población, ya que la diabetes alcanza al 21,6% de los ancianos (mayores de 65 años) y sólo el 0,6% de las personas de entre 18 y 24 años.

La ciudad de Fortaleza (Ceará) aparece como la capital con el mayor porcentaje de diabéticos, con un 7,3%, seguido por Vitória (Espirito Santo), con el 7,1%, y Porto Alegre (Rio Grande do Sul), con un 6,3%. Las capitales con los índices más bajos son Palmas (Tocantins), con el 2,7%, Goiânia (Goiás) con el 4,1%, y Manaus (Amazonas) con el 4,2%.

La directora del Departamento de Análisis de Situación de Salud, Deborah Malta, señaló que la diabetes está fuertemente asociada con el exceso de peso. Datos del VIGITEL muestran que en el período 2006 a 2011, hubo un aumento del 28% en la prevalencia de obesidad en Brasil. Sólo entre los hombres, el porcentaje de sobrepeso aumentó de 47,2% a 52,6%.

La investigación también muestra que el 22,7% de la población adulta brasileña es hipertensa. El diagnóstico es más común entre las mujeres (25,4%) que entre los hombres (19,5%) y preocupa entre los ancianos (59,7%).

"Brasil es un país que envejece y envejece de forma muy rápida", dijo Deborah. La población tiende a vivir más, a tener mayor esperanza de vida y un mayor riesgo de enfermedades crónicas", añadió.

Complicaciones

El ministerio informó que el número de hospitalizaciones por diabetes en el Sistema Único de Salud (SUS) se incrementó 10% entre 2008 y 2011, pasando de 131.734 a 145.869. Sin embargo, hubo descenso en comparación con 2010, cuando las internaciones fueron 148.452.

En 2009, hubo 52,104 muertes por esta enfermedad en todo el país. Al año siguiente, las muertes aumentaron a 54.542. "El gran problema de las enfermedades crónicas es que agregan sufrimiento, incapacidades y aumento de costos para el sistema público", dijo Deborah.

El ministro de Salud, Alexandre Padilha, recordó que la oferta gratuita de medicamentos para combatir la diabetes, que se inició el año pasado, aumentó en más de un millón el número de personas que utilizan el medicamento. "Por primera vez, Brasil está comenzando a revertir una tendencia de hospitalizaciones por diabetes", dijo. "Los datos de VIGITEL sólo reafirman las decisiones del ministerio en 2011", concluyó.

Control

Diferentes estudios realizados en USA y Europa han demostrado que si se logra controlar el azúcar se puede disminuir la aparición de sus complicaciones. Lo importante de estos estudios es que se han logrado identificar los números dentro de los cuales debe estar el control, no solo de la azúcar, sino de otros factores que contribuyen al surgimiento de las complicaciones. Estos estudios representan la base sobre la que debe trabajarse para lograr que los pacientes puedan decir se encuentran bien controlados.
[ pagebreak ]
¿Qué Significa Estar Bien Controlado?

Para la Asociación Estadounidense de Diabetes estar controlado significa tener un azúcar en ayunas (antes del desayuno) entre 90-130 mg/dL y para la Asociación Estadounidense de Endocrinólogos Clínicos significa tener una azúcar en ayunas entre 70 – 110 mg/dL.

Sin embargo lo que es más importante ahora es tener una hemoglobina glucosilada (hemoglobina con azúcar) menor a 6.5%. La hemoglobina glucosilada mide el control de la azúcar de los últimos 3 meses por lo que se considera mejor índice de control que la azúcar en ayunas.
La hemoglobina glucosilada mide también las variaciones que ocurren durante el día. Después de ingerir alimentos, el azúcar sube y esto no es medido con el azúcar en ayunas pero si con la hemoglobina glucosilada. Mientras mayor sea la glucosilada mayor será el nivel de azúcar en ayunas. A menor la glucosilada mayor será la contribución de la azúcar post pandrial.

Se ha demostrado que las variaciones en la hemoglobina glucosilada impactan la aparición de complicaciones. Mientras mayor sea el % de hemoglobina glucosilada, mayor será el riesgo de la aparición de las complicaciones, sobretodo de las complicaciones en los ojos, el riñón y los nervios de las extremidades. Se recomienda que todo paciente diabético tenga una hemoglobina glucosilada lo más cercana posible a 6%, valor bajo el cual casi no hay complicaciones crónicas atribuibles a la diabetes.

El paciente diabético debe realizar un monitoreo diario de la azúcar en la sangre. Para esto es necesario que se provea de un glucómetro o equipo para medir el azúcar diseñado para el paciente. Los pacientes que utilizan insulina deben medirse la azúcar por menos 3 veces al día, mientras que los que utilizan pastillas deben medir la misma al menos dos veces al día.

El control de la diabetes no solo es controlar la azúcar. El paciente diabético tiene que tener la presión arterial bien controlada. Definimos como bien controlada una presión arterial menor a 130/80 mm Hg. Los pacientes diabéticos que tienen la presión arterial descontrolada tienen mayor riesgo de padecer de enfermedad cardiovascular, renal y de retinopatía.

También es necesario que el paciente diabético que tiene el colesterol elevado mantenga este dentro de unos límites establecidos. Para un paciente diabético definimos como buen control el tener un colesterol total por debajo de 200 mg/dL, un colesterol malo (LDL) por debajo de 100 mg/dL y unos triglicéridos por debajo de 150 mg/dL. También es aconsejable tener un colesterol bueno por encima de 40 mg/dL si el paciente es varón y sobre 50 mg/dL si el paciente es mujer.

Para detectar a tiempo las posibles complicaciones que esta condición pueda general es necesario que al paciente diabético se realicen ciertas pruebas o procedimientos. Para detectar a tiempo el daño al riñón es necesario que a todo paciente diabético se le mida la excreción de microalbúmina en la orina. Esto se puede hacer mediante una prueba de orina donde se determine cuanta albúmina se pierde por el riñón en relación a la creatinina. Una relación de albúmina/creatinina mayor a 30 es indicativa de que ya el riñón comenzó a filtrar proteínas y de que ya comenzó la enfermedad renal.

También es necesario de que a todo paciente diabético tipo 2 se le haga una evaluación de la retina (parte del ojo que hace que podamos ver) por lo menos una vez al año. Esta hay que hacerla con la pupila dilatada. Por lo general los pacientes con retinopatía no sienten nada hasta que el daño es tan severo que la visión se ve afectada. Por esto es importante la visita al oftalmólogo aunque no se sienta nada.

La prevención de las amputaciones debe ser prioritaria para el paciente. Los pacientes que desarrollan neuropatía diabética están a mayor riesgo de amputaciones que los pacientes que no presentan la misma. Estos pacientes no sienten muchas veces los golpes, las quemaduras ni las heridas en los pies por lo que cuando se dan cuenta de las mismas es porque se han desarrollado complicaciones como las úlceras y las infecciones.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario