MATILDE MOURINHO

Tami, el otro lado de Mou

Matilde es la mujer de José Mário dos Santos Mourinho Félix, el entrenador del Real Madrid, único que ha ganado 4 ligas de Europa: Portugal, Inglaterra, Italia y España. Y junto a Ernst Happel y Ottmar Hitzfeld, es el único entrenador campeón de la Liga de Campeones de la UEFA con 2 equipos distintos (Oporto e Inter de Milán). En un esfuerzo por mejorar la imagen de Mourinho, algo dañada hacia adentro del Real Madrid por lo que se considera el fracaso en la Champions League, el diario Marca 'encontró' a su mujer, Matilde, el rostro humano en un supercompetitivo DT, supuestamente quien 'lo equilibra'.

 

por ULISES SÁNCHEZ Y FLOR
 
MADRID (Marca). Matilde Mourinho, Tami para sus íntimos, ha jugado un papel importante en el título de Liga del Real Madrid. En realidad, la mujer del técnico madridista lleva muchos años siendo parte activa del éxito de su marido.
 
Ahora, en España, está haciendo lo mismo que en su etapa en el Oporto, Chelsea e Inter de Milán. Darle ese cariño y equilibrio emocional que tanto necesita una persona que se autoexige y vive bajo una presión desquiciante es clave para The Special One.
 
Han sido nueve meses de enorme tensión para el técnico, que no se pueden sobrellevar si no hay un apoyo firme detrás. Si hay alguien que le da grandes dosis de fuerza interior, energía, vitalidad y sabiduría a Mourinho, esa persona es su inseparable esposa.
 
Si Mou pudiera haber elegido habría cedido todo el protagonismo en los festejos de La Cibeles a sus jugadores. A él incomodan las celebraciones. Se habría quedado en su casa, sentado en el sofá con Matilde y sus dos hijos, siguiendo por televisión lo que fue un acto multitudinario. Le animó su hijo, José Mourinho júnior, un apasionado del fútbol que ya ha estado en otras celebraciones con el Chelsea e Inter. Se subieron juntos al autobús, procurando no estorbar, y disfrutó con los saltos de su hijo y los jugadores. Pero evitó, en la medida que pudo, los focos.
 
No le gusta el fútbol
 
Todo por la familia. Así piensa Mourinho, que tiene como referente a Tami. Llevan más de 30 años juntos, se casaron en 1989 y la influencia que ejerce su esposa le hace ser una persona con una capacidad de superación diaria. Eso es lo que transmite a los jugadores.
 
Son un matrimonio católico, casero, difícilmente se les puede ver en un restaurante o por las calles de Madrid. Necesitan la tranquilidad y les gusta la discreción. Todo ello choca con la imagen que muestra Mourinho en los campos de fútbol y las ruedas de prensa.
 
El entrenador del Real Madrid es otra persona cuando entra por la puerta de su domicilio. Allí se refugia en su esposa, a la que escucha y le pide todo tipo de consejos. Es su guía, su pilar para rectificar si duda, si considera que está equivocado o tiene que tomar decisiones importantes que afectan a lo extra futbolístico. Matilde le da esa paz que necesita.
 
"Mi mujer es quien manda en casa, es la mejor entrenadora del mundo", ha dicho Mourinho para dejar claro la confianza ilimitada que deposita en la persona que comparte su vida. Cuentan que a ella no le gusta el fútbol, que le produce rechazo los momentos en los que su marido se ve envuelto en la polémica, pero su grado de comprensión le hace entender que el mundo del fútbol se rige por otros códigos muy diferentes a los de un trabajo normal. Si Mourinho se excede, allí está ella para frenarle.
 
Privacidad absoluta
 
Los jugadores del Real Madrid han descubierto estos días a un Mourinho paternal, sensible y muy humano. Lejos de esa fama de ogro que le acompaña y esa antipatía que le produce a sus críticos. Esa personalidad arrolladora en su trabajo no le impide ser una persona cercana a los problemas y las inquietudes de su grupo de trabajo, entre los que se encuentran los miembros del cuerpo técnico, jugadores y hasta el último empleado. Así hasta formar una familia, un concepto inculcado por Matilde, una persona de profundas creencias religiosas.
 
En la victoria, humildad. Y ante la adversidad, más trabajo y esfuerzo. Así piensa el matrimonio Mourinho. Matilde viene de una familia que se arruinó y logró salir adelante levántandose, con positivismo y sin dejarse llevar por la derrota.
 
Su vida privada es casi secreta. En Inglaterra pagaban cantidades insultantes para hacerle una entrevista. Los fotógrafos la perseguían buscando una imagen relevante. Imposible. Su vida es normal. En casa, con su familia y amigos.
 
Fuera, le gusta pasear por la playa, bañarse en el mar y disfrutar de sus hijos. Amante de los animales, relativiza el éxito, pero estos días vuelve a estar orgullosa del título de Liga que ha conquistado su marido. Un ejemplo de superación.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario