¿FUE AL BOLEO?

Nadie 'zafa': Ahora asaltaron a Vilma Ibarra

La ex diputada Vilma Ibarra (hermana del ex intendente Aníbal Ibarra y pareja durante años del ex jefe de Gabinete, Alberto Fernández) fue víctima de un robo en el que ladrones desvalijaron su casa del barrio de Villa Urquiza durante el fin de semana largo. Además, el robo en Caballito.

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) La inseguridad sigue acechando y, muchas veces, no discrimina. Ahora, la ex diputada Vilma Ibarra fue robada en su casa del barrio porteño de Villa Urquiza, de donde se llevaron computadoras y elementos de valor.
 
El asalto se realizó mientras la ex legisladora estaba ausente de su vivienda, ubicada en Pedro Morán al 3.100, debido al fin de semana largo por el feriado del Día del Trabajador.
 
Cuando arribó ayer a su casa, Ibarra encontró una ventana rota y luego advirtió que le faltaban computadoras y otros elementos de valor. Los ladrones aprovecharon la ausencia de la ex legisladora para ingresar a la propiedad, según indicaron fuentes policiales.
 
Vilma Ibarra es hermana del ex jefe de gobierno porteño y legislador capitalino Aníbal Ibarra y es pareja de Alberto Fernández, ex jefe de Gabinete de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.
 
Aún se desconoce si fue un robo al 'boleo' o había cierta animosidad. Es que el tema de la inseguridad sigue acechando.
 
EN las últimas horas, qmpleados y clientes de una panadería del barrio porteño de Caballito fueron asaltados y ya contabiliza dieciséis robos desde 2006, según reveló su propietario.
 
El nuevo asalto ocurrió ayer cuando dos hombres y una mujer ingresaron armados al comercio ubicado en avenida Rivadavia al 5800 y amenazaron a clientes y al personal.
 
"A mi esposa la agarraron de los pelos, la metieron para adentro. Yo estaba en la parte de elaboración y cuando salí me encontré con este panorama. Se llevaron el dinero de la recaudación y de los clientes", relató Alejandro.
 
El dueño de la panadería se quejó por la falta de vigilancia policial y reveló que en lo que va del año ya lo robaron dos veces y van dieciséis desde que se instaló en el local, hace casi seis años.
 
"Esto es lo cotidiano que se vive y nadie se hace nada. Nunca hay vigilancia policial. Es una tensión constante. Las chicas que atienden lo hacen con un temor constante", sostuvo el comerciante.
 
En declaraciones a la prensa, Alejandro declaró: "Espero que de una vez por todas las autoridades tomen cartas en el asunto y trabajen como tienen que trabajar, sea la Policía Federal o la Metropolitana. Si no, me voy a terminar armando yo y poniéndome de custodia".
 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario