INCIDENTES EN CONSTITUCIÓN

Para calmar a Cristina, Garré apuntó contra Barrionuevo y Duhalde

La ministro de Seguridad, Nilda Garré, brindó una conferencia de prensa para referirse a los incidentes ocurridos la semana pasada en la estación Plaza Constitución. Ella dijo que un detenido dijo que "le pagaron" para que fuese a provocar incidentes y que con los desmanes se buscaba generar un "vacío, debilidad de la Presidente, que sería funcional a un precandidato que dice que sabe y puede sobre la conflictividad social".

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Ubiquemos la situación en contexto: Cristina Fernández llegó muy preocupado del Sur. La inestabilidad emocional que, probablemente, fue potenciada por su tragedia personal, parece haberse acentuado, afirman algunos colaboradores.

Así, la conferencia de prensa de Nilda Garré apuntó básicamente a tranquilizar a Cristina demostrando que, supuestamente, las fuerzas de seguridad tienen la situación bajo control y que todo fue culpa de Eduardo Duhalde y Luis Barrionuevo. Ese es el backstage de la presencia de Garré ante las cámaras de TV.

Pero hay algo muy grave: no hay nada de peso que involucre a Duhalde y Barrionuevo. Que una persona afirme tal o cual motivación para estar en Plaza Constitución no justifica semejante brulote de parte de Garré, que tiende a desacreditar la propia acusación de conspiración por lo frívolo del argumento.

Hubo algo sí muy grave en la conferencia de prensa de Garré: ella habló de utilizar a la Secretaría de Inteligencia para realizar espionaje interior. Por la Ley de Inteligencia vigente, y a pedido del CELS, entre otras organizaciones no gubernamentales, la ex Side no puede realizar inteligencia interior a menos que se encuentre una causa en trámite.

Peor aún: de los dichos de Garré podría inferirse que ella está pensando en utilizar a la ex Side para espiar a los políticos no kirchneristas. No deberían dejarse pasar sin condena pública y explícita los dichos de Garré, quien pretende exhibirse hasta irónica en sus presentaciones mediáticas.

La ministro de Seguridad, Nilda Garré, destacó en conferencia de prensa"la gravedad" de los incidentes ocurridos la semana pasada en la estación Constitución de la ex línea Roca, y afirmó que "la protesta no debe de ninguna manera interrumpir un servicio público esencial".

Garré ha reemplazado, decididamente a Aníbal Fernández como el vocero del Ejecutivo Nacional en estos episodios. En verdad, Julio Alak era quien debía dar esos informes pero Alak es un ministro inexistente y Fernández terminaba hablando para exhibir sus supuestos conocimientos de seguridad.

"El perjuicio es enorme", afirmó Garré en relación con los incidentes en Constitución, luego de explicar en conferencia de prensa, y a través de fotos y un video, que "el sitio para cortar las vías es el mas vulnerable" y cómo "con elementos muy simples se puede sabotear el tren".

Garré destacó que "lo que queremos remarcar es la gravedad de los hechos que si bien se argumentó una protesta gremial es muy importante destacar que la protesta no debe de ninguna manera interrumpir un servicio público esencial".

Ella dijo que hay 10 o 12 identificados por los desmanes y apuntó contra Luis Barrionuevo, ya que aseguró que uno de los detenidos, Alberto Cayetano Geuna, dijo pertenecer al gremio de gastronómicos y le pagaron $50 para participar de los incidentes. "Hay dos testigos", aseguró.

"Un grupo de 50 jóvenes provocaron daños y lesiones y uno de los primeros detenidos de remera verde y blanca arengaba a los demás y dijo en voz alta al ser detenido que era gastronómico y que le iban a pagar 50 pesos por prender fuego y tirar piedras y está identificado", precisó Garré.

Ella consideró que “este clima, provocado por grupúsculos y estimulado por este tipo de calificación de algunos medios, tiene una intencionalidad política que tiene que ver con generar una sensación de vacío que sería funcional con algún precandidato que se vende como que sabe y puede”.

También cargó contra Eduardo Duhalde -y sin nombrarlo- ya que expresó que tras los incidentes se buscaba generar un "vacío, debilididad de la Presidente, que sería funcional a un precandidato que dice que sabe y puede sobre la conflictividad social".

Garré dijo que Geuna tenía una remera verde y blanca, supuestamente del club Banfield, del que es simpatizante Eduardo Duhalde, y un periodista le preguntó si estaba implicando a Luis Barrionuevo y a Eduardo Duhalde en los incidentes.

Garré no lo negó: "Estoy citando situaciones que constan en el expediente judicial y que él dijo que le pagaban por estar ahí cometiendo desmanes".

Ella agregó que en 1973 había un candidato "que era un candidato de la dictadura militar y salió último y que decía que sabía y podía" (ella se refiere a Ezequiel Martínez, un brigadier a quien Alejandro Agustín Lanusse inventó como candidato oficialista porque se peleó con Francisco Manrique, quien con el Partido Federal se convirtió en una fuerza legislativa importante. El slogan de 'Poroto' Martínez era: "Es joven, sabe y puede", y fue un fracaso).

Garré dijo: "Ahora solamente pusieron en plural aquella frase", y afirmó que el objetivo sería reproducir las jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001 "con un detalle, la historia se repite como comedia y sin ser comedia no alcanzó la magnitud que quizás se esperaba".

Según Garré, hay "31 miembros de la policía Federal con traumatismos diversos"  a causa de los incidentes.

Por otra parte, la ministra dijo que el punto elegido para la interrupción del servicio del ferrocarril Roca "fue en un sitio vulnerable que afectó a todo el servicio de trenes del sistema eléctrico y del diesel".

"Se argumentó una protesta gremial, pero eso no debe afectar a los usuarios porque se trató de un hecho grave ya que se cancelaron y se atrasaron servicios que afectaron a 320.000 personas", afirmó.

Durante la exposición a la prensa Garré mostró imágenes de televisión registradas por los canales de noticias durante los violentos incidentes del jueves 23/12.

Según la ministro, ante un nuevo corte de vía lo importante es la prevención.

Según ella en esa ocasión, "intervino un juez y nosotros solamente ejecutamos la orden del juez, en este caso primero identificó y luego cuando podría haber ordenado el desalojo pero, en realidad, los dirigentes del grupo levantaron el corte
antes".

Garré se dijo preocupado porque cortar las vías es un hecho peligroso: "Pueden ocurrir accidentes graves inclusive a los que están cortando (por los arcos voltaicos)".

Los periodistas le preguntaron por la ocupación de predios en Villa Lugano, y la ministro quiso diferenciar la situación del club Albariño de las otras tomas de terrenos (probablemente porque un par de esas superficies cuentan con ocupantes defendidos por el Centro de Estudios Legales y Sociales, según versiones periodísticas. El presidente del CELS es Horacio Verbitsky, amigo personal de Garré).

La ministro reconoció que el Albariño sigue ocupado pero afirmó que han detenido a 2 de los instigadores y al menos otros 2 se encuentran prófugos y que la situación de extrema tensión ya ha cesado.

Para ella, en la maniobra esos instigadores tenían alguna intención económica y que por eso es clave la tarea de inteligencia para identificar a "grupos inescrupulosos y canellescos", en tanto "seguimos negociando con los ocupantes, explicándoles que no tiene sentido que permanezcan y hemos logrado que muchos se retiren, vamos achicando la cantidad de gente. Pensamos que ese camino es más inteligente y no tiene riesgo de daños sobre la población."

Garré afirmó, acerca de las ocupaciones en Ciudad de Buenos Aires, que Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gabinete porteño, nunca la ha llamado "ni al ministerio ni a mi domicilio particular. Ya saben que estoy en guía", dijo ella. "Si me llamara no tendría problemas en reunirme porque esa es la esencia del diálogo en democracia".

También le preguntaron por la situación provocada por las aparentes declaraciones contradictorias entre ella que le reclamaba al Gobierno porteño que pagara subsidios para provocar la desocupación del Albariño y Aníbal Fernández que afirmaba que a los ocupantes no se les reconocería ninguna asistencia social.

Garré salió del paso afirmando que el Gobierno porteño siempre había pagado subsidios para provocar desocupaciones de predios y ella creyó que seguirían esa misma política "ya que le importaba tanto el predio Albariño" (una tontería porque no es una cuestión de la Ciudad sino del Ejecutivo Nacional), pero que efectivamente a partir del Parque Indoamericano, la política era no entregar subsidios.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario