EUROZONA EN CRISIS

¿Adiós al euro? Los alemanes con melancolía del marco

De acuerdo con un sondeo del instituto You-Gov, de Colonia, Alemania, 49% de los ciudadanos germanos desearía dar marcha atrás y regresar al marco alemán, contra 41% que prefiere seguir con el euro.

El euro nació en enero de 1999 como moneda fiduciaria, tras lo cual comenzó la emisión de sus billetes, proceso que culminó en 2002 con su implantación como moneda de curso legal en los entonces doce miembros de la UE de la euro-zona, ampliados luego a 16 países.

      
De acuerdo con el sondeo que difundió el diario Bild, 51% de los encuestados por el instituto You-Gov, de Colonia, no están satisfechos con el cambio y apenas 17% considera que su implantación ha sido beneficiosa. 
 
En cambio 67% de los ciudadanos se muestran preocupados por la estabilidad del euro, según las conclusiones avanzadas por Bild.
      
La llamada "nostalgia" por el marco, sinónimo de estabilidad monetaria y para muchos alemanes puntal de la reconstrucción del país tras la 2da. Guerra Mundial, ha sido una constante desde la implantación del euro. 
 
La crisis actual de la eurozona ha acentuado este sentimiento y dado alas a una atípica coalición de detractores, encabezados por el controvertido dramaturgo Rolf Hochhuth.
      
Entre las acciones impulsadas por los detractores del euro está la demanda presentada la pasada primavera ante el Tribunal Constitucional contra los mecanismos de rescate a países en apuros, como Grecia, y se considera que podrían articularse como movimiento de protesta, a imagen del "Tea Party" estadounidense. 
 
El propio Hochhuth confesó en declaraciones al semanario Der Spiegel no saber si es factible dar marcha atrás a la introducción del euro: "No sé si será posible. Si sé, sin embargo, que Alemania funcionaba mejor con el marco", admite Hochhuth.
      
El octogenario dramaturgo, acostumbrado a luchar contracorriente en distintos ámbitos, cuenta entre sus simpatizantes con Patrick Adenauer, nieto del 1er. canciller de la República Federal Alemana, Konrad Adenauer.
 
Actividad
 
En tanto, The Conference Board afirmó que el índice crecimiento económico de la zona del euro avanzó 0,7 punto en noviembre, hasta situarse en el 114,3%, tras una subida de 0,3 punto en octubre y después de permanecer estable en septiembre.
 
La actividad económica de los países del euro continuará expandiéndose también durante la 1ra. mitad del año que viene, según indicó en un comunicado el economista para Europa del centro de análisis, Jean-Claude Manini.
 
Sin embargo, el refuerzo de la economía aún no se ha generalizado, dado que los riesgos a la baja dominan todavía el panorama y los recortes presupuestarios públicos supondrán un lastre para el crecimiento.
 
Manini destaca que las diferencias entre los índices de crecimiento de Alemania (0,8%) y España (-0,4%) constituyen un recordatorio más de que la mejora en las condiciones económicas seguirán siendo desiguales.
 
El índice adelantado que elabora The Conference Board para la zona del euro (LEI) se elabora a partir de 8 indicadores económicos adelantados para el conjunto del área del euro.
 
Sin embargo, de acuerdo al indicador PMI que elabora Markit, la recuperación de la zona euro se desaceleró en diciembre, a pesar de un crecimiento casi récord en Alemania.
 
El índice de actividad (con datos provisionales), elaborado a partir de encuestas empresariales entre el 6 y el 15 de diciembre, se situó en los 55 puntos, su nivel más bajo en 2 meses. 
 
Pese al retroceso de medio punto respecto a septiembre, el indicador se sitúa por encima de los 50 puntos (que indica expansión). Eso sí, el nivel medio de aceleración es menor que el de primero.
 
Chris Williamson, economista jefe de Markit, descató la disparidad entre países. "Un ritmo de crecimiento casi récord en Alemania [que habría marcado un incremento en el trimestre del 1% y del 3,6% en el ejercicio] y una robusta expansión en Francia contrastan con una desaceleración hasta casi su estancamiento en los otros países de la zona euro en su conjunto".
 
Y agregó: "Estas diferencias de crecimiento han surgido porque la expansión impulsada por el sector manufacturero no ha conllevado a unos mejores resultados del sector servicios en los países más débiles de la región y debido a la renovada destrucción de empleo fuera de las 2 principales economías de la zona euro".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario