WIKIGATE

Afirman que Wikileaks cobró a Israel para no publicar documentos en su contra

Julian Assange, fundador de Wikileaks, sostuvo en una entrevista para Al Yazira que liberará unos 3.700 cables diplomáticos estadounidenses sobre IsraPagó Israel para prol no publicados en su momento.  Según diferentes versiones, Israel habría pagado mediante organismos no oficiales una importante suma de dinero para que Wikileaks retrasara la publicación de documentos relacionados con sus movimientos en Medio Oriente.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) - El cuasi silencio de Wikileaks con respecto a documentos diplomáticos estadounidenses relacionados con Israel ha levantado suspicacias en todo el mundo.

Según publica el diario español El Mundo, el fundador de Wikileaks, Julian Assange, ha asegurado en una entrevista difundida por el canal de televisión qatarí Al Yazira, que su portal publicará 3.700 documentos sobre Israel dentro de cuatro o seis meses.

"Todavía estamos esperando publicar documentos sobre Israel, la gran mayoría de ellos no han sido publicados y son polémicos", dijo Assange a la cadena árabe.

Según el creador del portal que filtró más de 250.000 telegramas de comunicaciones internas de la diplomacia estadounidense, Wikileaks tiene 3.700 "documentos relacionados con Israel o cuyo origen es Israel".

Según declaraciones de Assange recogidas por la página web de Al Yazira, sólo se ha publicado el 1% o el 2% de los cables relacionados con Israel.

En estos mensajes, entre los que hay "documentos delicados" y "secretos", según Assange, se trata de cuestiones relacionadas con la guerra entre Israel y la milicia libanesa Hezbollah del verano de 2006 o del asesinato del dirigente del grupo palestino Hamas, Mahmud al Mabhuh, en enero de este año en Dubai, supuestamente a manos de los servicios de inteligencia israelíes.

"Hemos dependido hasta ahora de los grandes cinco periódicos del mundo y lo que ha sido publicado hasta ahora refleja los intereses de estos diarios como The Guardian, El País y Le Monde, pero no reflejan lo que consideramos importante, pero vamos a publicar todos los documentos que tenemos y esto tardará cuatro o seis meses", añadió.

En la entrevista, Assange negó haber mantenido cualquier contacto con los servicios de inteligencia israelíes. "No hemos tenido ningún contacto directo o indirecto con Israel, pero suponemos que los servicios de inteligencia israelíes observan de cerca lo que hacemos", aseguró.

Además, agregó: "Los servicios de inteligencia israelíes no han hecho ningún intento para acercarse a nosotros, aunque han intentado acercarse a ex miembros de nuestra organización".

¿Acuerdo con Israel?

De acuerdo con un sitio web en árabe de periodismo de investigación, Al-haqiqa, Assange habría recibido dinero de fuentes israelíes semi-oficiales, y, en un acuerdo secreto grabado en vídeo, se comprometieron a no publicar los documentos que pudiesemos afectar a la seguridad o los intereses diplomáticos de Israel.

Según las fuentes de Al haqiqa, Assange se reunió con funcionarios israelíes en Ginebra a principios de este año y llegó a un pacto secreto. El gobierno de Israel de alguna manera sabía o esperaba escuchar una gran cantidad de documentos relativos a los ataques israelíes contra El Líbano y Gaza, en 2006 y 2008. Las fuentes del diario añadieron que estos documentos, que venían principalmente de las embajadas de EEUU en Tel Aviv y Beirut, fueron eliminados y destruidos por Assange, posiblemente la única persona que sabe la contraseña para abrirlos.

A raíz de la salida de cables (e incluso antes), el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo en una conferencia de prensa que Israel había "tomado la iniciativa" para limitar los daños causados por las fugas, y añadió que "no hay ningún documento israelí, con confianza, que haya sido revelado por Wikileaks". Tras elogiar a Assange, Netanyahu fue presentado como "un héroe de la transparencia y la apertura" en una entrevista para la revista Time.

En otro artículo, el diario libanés Al-Akhbar, con quien Assange se reunió dos veces, se afirma que se le ofreció "una gran suma de dinero" para obtener unos documentos relacionados con la guerra de 2006, en particular las actas de una reunión celebrada en la embajada en Beirut el 24 julio de ese año.

Tal reunión está ampliamente considerada como un "consejo de guerra" entre los sionistas israelíes y los libaneses, y jugó un papel clave en la guerra contra Hezbollah y sus aliados.

Sin embargo, fuentes del diario confirman que los documentos recibidos por los periodistas de Al-Akhbar "no contienen nada de valor", lo que hace reforzar las acusaciones de un acuerdo con Israel.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario