CRISTINISMO

Aníbal sigue en baja pero Garré necesita despejar el Albariño

Todo indica que en el gabinete de Cristina Fernández hay una alianza, coyuntural, entre los pingüinos y los transversales, que corroe el poder de Aníbal Fernández. Pero Nilda Garré necesita éxitos para consolidarse.

 CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Diciembre de derrotas para Aníbal Fernández, cuyo poder en el gabinete de Cristina Fernández parece que era más una delegación de tareas de parte de Néstor Kirchner que la voluntad de Cristina.

 
Cabe destacar que el ascenso de Sergio Massa en lugar de Alberto Fernández había gozado del apoyo entusiasta de Cristina, pero las diferencias entre Massa y Néstor fueron crecientes y luego de la derrota electoral de 2009, explotaron.
 
Así llegó Aníbal a la Jefatura de Gabinete de Ministros de la Nación... por voluntad de Néstor Kirchner.
 
Y desde la muerte del marido de Cristina, Aníbal pierde posiciones... por voluntad de la mujer de Néstor.
 
A la 'mesa chica' de Cristina ingresó Julio De Vido, autor de negociaciones con empresarios, vínculos con intendentes del Gran Buenos Aires e interlocutor de Hugo Moyano.
 
Aníbal Fernández tenía ambiciones, que fueron desbaratadas.
 
Con Máximo Kirchner como confidente de su madre Cristina, junto a Carlos Zannini, Aníbal Fernández ha perdido el control de las 3 fuerzas de seguridad nacionales, de la Secretaría de Justicia, y ahora de la Procuración del Tesoro (Joaquín Da Rocha era de su confianza).
 
Los cambios ocurridos hasta ahora revelan una suerte de entendimiento, al menos coyuntural, entre los 'pingüinos' o sea los santacruceños que lideran Zannini y De Vido (aunque uno sea cordobés y el otro porteño), y los 'transversales' (o sea el kirchnerismo no peronista).
 
Pero para consolidar esa relación es imprescindible que Nilda Garré tenga éxito en su tarea de, por ejemplo, desalojar sin represión el predio del club Albariño, en Villa Lugano.
 
Al parecer, hay algún contratiempo. Por ejemplo, el "falta de mérito" dictado a Julio Capella, el presunto barrabrava de Huracán que apareció en las filmaciones del Parque Indoamericano haciendo el ademán de empuñar un arma y disparar.
 
Según fuentes judiciales, la medida fue dispuesta por el juez de instrucción Eliseo Otero, quien ordenó nuevas medidas de prueba para avanzar en la investigación.
 
Capella había asegurado ante la Justicia que las imágenes que lo muestran disparando un arma en realidad exhiben "una cosa muy burda, como una réplica que pesaba como un papel".
 
Al respecto, los de Garré afirman, con cierta euforia, que ya han identificado a los autores intelectuales de esa ocupación: 2 residentes en la cercana Villa 15, quienes se encuentra prófugos. En parte eso fortalece el discurso que siempre tuvo Mauricio Macri ante la ocupación: que era una organización y no una estampida de gente sin vivienda, tal como pretendía presentarlo el kirchnerismo.
 
 
"(...) Ayer (martes 21/12), el juez federal Daniel Rafecas libró dos órdenes de captura tras “una rápida y eficaz” investigación policial. Se trata de Guillermo Ramón Ferreira, residente de la villa 15, acusado de ser el autor intelectual de la usurpación, y Regino Abel Acevedo, un supuesto puntero de la zona que vive en Villa Fátima. “Ambos se encuentran prófugos de la Justicia, no están en el predio usurpado y son intensamente buscados por la policía en las inmediaciones de Ciudad Oculta”, afirmó el magistrado. Además, el juez identificó a otros dos cabecillas de la toma.

La sospecha de una organización criminal destinada a la usurpación y venta de tierras ocupadas ilegalmente en la zona merodeó en el tribunal federal durante los últimos días. Por eso se hicieron tareas de inteligencia, entre otras la instalación de cámaras ocultas en el predio. Mientras se reúne más información sobre los otros dos implicados sin orden de detención aún, en el juzgado federal todavía se analizan los datos de algunos de los vehículos de los implicados. De Ferreira nada se sabe aún, de Acevedo sólo que fue echado del Ministerio de Medio Ambiente porteño en marzo de 2007.

Según la resolución 177 de ese ministerio, prestaba servicios en el Ente de Higiene Urbana y fue condenado en agosto de 2004 por el Tribunal Oral en lo Criminal 3 de Capital Federal a cumplir una condena de un año de prisión por resultar “coautor penalmente responsable del delito de lesiones leves, agravado por concurso premeditado de tres personas”, en una causa en la que no se defendió y “la imputación enrostrada resulta fehacientemente probada con el fallo condenatorio”.

Ayer por la tarde, y con todas las reservas posibles, la ministra Garré se reunió con un grupo de vecinos de Villa Lugano para dialogar sobre la toma. Una parte de los vecinos pidió el desalojo inmediato, otros aceptaron esperar a que avancen las negociaciones e incluso comprendieron las demoras en establecer un cerco policial más rígido alrededor del predio. De hecho, desde el juzgado federal admitieron que el cerco llevará su tiempo, por lo que no pusieron plazos específicos. “Es un problema técnico que tiene que resolver la policía”, dijeron fuentes judiciales.

Sin embargo, pocas horas después de la reunión en el Ministerio de Seguridad nacional, en Villa Lugano los vecinos cortaron la autopista Dellepiane y varias calles aledañas, incendiaron gomas, contenedores de basura y maderas. Nuevamente, una enorme cortina de humo negro cubrió al barrio.

Antes del corte, mientras transcurría el día más largo del año, en las esquinas cercanas a la toma se juntaron los vecinos pro desalojo para ultimar los detalles de la protesta. Uno de ellos arengaba a un grupo de señores mayores: “Hoy vivir en la villa tiene sus facilidades. Tienen agua, cloacas, luz y encima cobran subsidios. Es el colmo”. Los señores inclinaban la cabeza sin meter bocado, uno relojeaba el cordón de 19 policías sobre la avenida Argentina, frente al predio tomado. (...)".
 
En tanto, peritos de Gendarmería Nacional habían encontrado, previo al operativo de limpieza, cartuchos de municiones de plomo disparados por escopetas o itakas en el interior del parque Indoamericano, una vez desalojado por sus ocupantes.
 
Los testigos acusaron a la Policía Federal de haber disparado con munición de plomo a los ocupantes durante la primera escena de represión para el desalojo, a principios de la semana pasada, cuando hubo 2 muertos.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario