RIVER

Para el hincha de River: Passarella habló con Clarín

A punto de cerrar un año complicado y con la esperanza de que el que viene sea mucho mejor, Daniel Passarella, le concedió a Clarín una entrevista en la que cuenta (de acuerdo a su visión) la actualidad y las perspectivas de lo que se viene.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) Se le endilga de se ser personalista y que nada consulta. Se dice que a la hora de tomar decisiones es autoritario y que poco le importa lo que digan los demás. River tiene por delante un año complicado y no puede dar pasos en falsos.

Para capear las tormentas que aparecen en el horizonte cada movimiento que produzca debe ser estudiado y tener el sostén de una dirigencia que sepa hacia donde se encamina.

Este es el problema. Que sólo Passarella lo sabe teniendo en cuenta su particular forma de ser y manejarse. Daniel es el Gran Capitán...

Daniel, a un año de haber asumido la presidencia, ¿estás arrepentido?

No, todo lo contrario. Estoy entusiasmado. Me doy cuenta de que mi presencia les transmite tranquilidad y honestidad a los socios. Y la gente sabe que de la cabeza de la Comisión Directiva para abajo parte un mensaje de integridad y de sinceridad.

El balance dio 79.828.156 pesos de déficit y un pasivo de 216.827.799. ¿Por qué un rojo tan impactante?

Porque presentamos un balance real, un balance verdadero.

¿Querés decir que los anteriores fueron dibujados?

Sí, sí, totalmente. Todos los balances fueron dibujados.

¿Esa es la única explicación que podés dar?

No, claro que no. Decidimos no vender ningún jugador para cuidar el patrimonio. En cambio, en el ejercicio 2007/2008 se vendieron jugadores por 70,4 millones de pesos para reflejar un superávit y en el 2008/2009 se vendieron por 25,7 millones para reducir el déficit. Tuvimos menos ingresos al no participar de copas internacionales por las malas performances deportivas anteriores. Para tratar de revertir los resultados negativos, entre altas y bajas se gastaron 9.400.000 pesos. Y una parte importante del pasivo se explica por las renegociaciones que hicimos para renovar el plantel y evitar inhibiciones por parte de jugadores con los que había grandes deudas, generadas en su mayoría por la gestión anterior.

¿Qué va a pasar con el juicio que le iniciaron a José María Aguilar y a Mario Israel por el supuesto faltante de casi cuatro millones de dólares en la venta de Fernando Belluschi?

KPMG, la empresa que está a cargo de la auditoría, encontró un faltante de dinero y por eso decidimos ir a la Justicia.
Muchos son incrédulos y dicen que con esta auditoría no va a pasar nada...

Yo no quiero meter preso a nadie, pero quiero que las cuentas sean claras. Repito: no vine con la intención de meter preso a nadie. Voy a actuar de acuerdo a lo que me diga la auditoría. Contratamos a KPMG porque es una de las empresas más serias del mundo. Si hay más de tres millones y medio de dólares que no cierran, al que es responsable que Dios lo acompañe. Yo no lo voy a salvar, quedate tranquilo. Porque si vos te llevaste algo que no es tuyo, devolvelo.

Después, si te quiere meter preso la Justicia, que se arreglen. A mí no me importa. Nada más que eso. Quiero que a River le devuelvan ese dinero si es que se confirma que hay una irregularidad. Porque tampoco vas a encontrar situaciones raras sobre la mesa. No, por favor, no es fácil eso, eh. Vos te pensás que decís: cómo no descubren nada de todo lo que supuestamente pasó... Me parece que no es una cosa sencilla.

Volviendo a lo económico, ¿No te preocupan los números rojos?

Real Madrid debe 500 millones de euros, pero tiene un activo de jugadores impresionante; vende y listo... River hoy, a diferencia de hace un año, tiene un activo muy importante, con jugadores que valen mucha plata: Funes Mori, Lamela, Lanzini, Buonanotte. Tenemos un déficit operativo mensual que ronda entre los u$S 700 y los 800 mil, y cuando llegamos superaba el millón de dólares. A eso lo podemos corregir con la venta de un solo jugador... Y dentro de poco saldrá el fideicomiso por 20 millones de dólares, que algunos dijeron que no iba a salir porque -según ellos- River está fundido. Quisiera escuchar a los que hablaron, que salgan ahora y digan: “Nos equivocamos”.

¿Cuánto falta para que empiecen a equilibrar los números?

Pensamos que a fines de 2011 o a mediados de 2012 vamos a estar mucho mejor. Lo importante es que River está en crecimiento. Pensamos en construir un microestadio para 15 mil personas arriba del estacionamiento y también en hacer un campus en la zona Norte con canchas de golf y de polo, y muchísimo verde.

¿Van a vender ahora para aliviar la situación económica?

No vamos a vender a Funes Mori por ocho millones de euros ni a Lamela por doce, porque para mí valen mucho más... Cuando llegamos, Funes Mori quedaba libre. Le hicimos un contrato a las corridas. Quedaban libres él, Villalva, Affranchino, Cirigliano, Pereyra... Y tuvimos que hacerles contratos de apuro con todo el quilombo que nos encontramos porque no teníamos plata. Por eso empezamos a pedir préstamos bancarios. No pedíamos para llevarnos la plata a casa; fue para afrontar los gastos que teníamos y para reforzar el plantel.

Pero en ese primer mercado eligieron mal. Acertaron con Ferrero, y fallaron con Rojas, con Juan Manuel Díaz y con Canales.
Eligieron mal, dicen ustedes... Andá a Italia y comprate un traje de Valentino con doscientos dólares... Si vas con esa plata, comprás un traje pero en Once. Canales ya se fue, pero a Díaz le sigo teniendo una gran fe y de Rojas estuvimos hablando mucho con Jota Jota. Nos parece un muy buen jugador y confiamos en que alcance su mejor nivel.

Aparecés poco en los medios, tu gestión tiene mucho de hermética. ¿El socio no se merece que hablés más, saber qué pasa?

Yo estoy muy comunicado con el socio de River... Acá hay muchos periodistas que aún no digirieron que hayamos ganado las elecciones y entonces tiran todas cosas en contra mío. Nadie se hizo responsable de lo que dijeron. En Argentina, la gente tiene mala memoria. Dijeron que íbamos a quiebra y a convocatoria. Luego, que Almeyda, Gallardo y Ortega no jugaban más en River. Gallardo se fue porque quiso; y Almeyda y Ortega siguen acá... Que nos inhibían y que no íbamos a poder jugar el último torneo. Que íbamos a privatizar el club y a echar a 300 empleados, y sólo echamos a 20, a los que no trabajaban, a los que no le servían al club.

Hace un año afirmaste en Clarín que River estaba en coma cuatro. ¿Hoy cuál es su estado?

Está mucho mejor. El 31 de diciembre finaliza el contrato firmado por los recitales y que se cobró todo anticipadamente; y lo vamos a renovar. Coca Cola debe renovar, pero no sabemos si lo renovaremos... Porque acá todos se aprovecharon de la pobreza. Coca Cola tiene un cachet que es bajo y posee una gran cantidad de publicidad en el estadio. Y a mí, como soy medio loco, se me puede antojar poner los colores de River en el espacio donde está Coca Cola. Como se me antoja no venderlo en doce millones a Lamela ni en ocho a Funes Mori; se me antoja no venderlos porque creo que valen más. Y el socio de River, que no es boludo, aplaude porque sabe que tengo razón. Y sabe que en una sola de ésas que acierte, con Lanzini, Lamela, Funes Mori o Buonanotte, chau... Si vendemos algún jugador, lo venderemos como nosotros queremos, no como quiere el que viene a comprar. Nosotros tenemos el producto, y el producto vale mucho.

La barrabrava vive una interna complicada y muchos son socios del club. ¿Te inquieta?

No, en absoluto. Si el CoProSeDe no cumple con el derecho de admisión, es problema de ellos. Ayudamos a la Policía con los listados, pero luego es un problema de la seguridad, no nuestro.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario