FUTURO INCIERTO

El futuro de Ortega es una incógnita, aunque lo que más preocupa es el efecto post-retiro

La continuidad de Ariel Ortega en el plantel de River Plate durante el primer semestre de la temporada 2011 asoma como una suerte de incógnita para el técnico Juan José López, confirmado como entrenador principal por la dirigencia del club.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) Muchos se preocuparon en su estado pero nadie se atrevió a ejecutar como se debe. Política, pasión, vanalidades. Ortega está cada vez más cerca de afrontar la depresión del retiro y el efecto que puede causar en su persona, considerando sus características, puede ser devastador.  UN PROBLEMA.

Durante los dos últimos partidos oficiales en el torneo Apertura 2010, frente a Estudiantes de La Plata (0-4) y Lanús (4-1), el ídolo jujeño no estuvo en la consideración del DT y ni siquiera fue concentrado. López no ensayó excusas banales como sí tal vez ofrecieron anteriores entrenadores, tales los casos de Leonardo Astrada o Angel Cappa, y solamente explicó la ausencia del Burrito a un entrenamiento con un lacónico: "Faltó".

Para los partidos con Estudiantes y Lanús, el técnico mencionó un inconveniente en el nervio ciático para justificar la ausencia del jugador.

Ortega jugó sus últimos minutos para River en el último campeonato, en el partido de la 17ma. fecha con Colón, en Santa Fe. Cuando el encuentro estaba igualado 1-1 (finalmente, River lo ganó por 2-1, con un gol de Mariano Pavone), el Negro López dispuso la salida del jujeño al promediar la segunda parte haciendo ingresar al juvenil Manuel Lanzini.

Nacido en la localidad de Libertador General San Martín, provincia de Jujuy, en 1974, Ortega viajó el último fin de semana a su lugar de origen para visitar familiares.

En la noche del domingo, en un episodio por lo menos confuso el jujeño terminó encerrado en una comisaría, luego de que la mujer de su primo hiciera una denuncia por agresión tras una reunión en una casa del barrio Bajo La Viña, de la capital provincial.

Agentes policiales de la comisaría 50 de Campo Verde, que intervinieron en el episodi, comentaron que Ortega y sus acompañantes habían "tomado una copa de más".

No fue el único entredicho inmediato que afectó al Burrito durante los últimos meses. Una fuente cercana al club de Núñez confió que en ocasión del partido con Gimnasia (0-0), por la décima fecha, Ortega se enojó con el juvenil Erik Lamela, por una cuestión de partido. El técnico de aquel entonces, el bahiense  Cappa, no quiso hacer comentarios al respecto.

El jujeño tiene contrato vigente hasta junio del 2011 y el presidente Daniel Passarella pretende respetar lo firmado. Lo cierto es que López no sabe qué Ortega tendrá a disposición cuando el plantel retome la actividad en enero próximo.

Es una verdadera incógnita el futuro, pero el problema pensando en Ortega es uno sólo: se acerca la hora del retiro y en una persona con las características de Ortega puede ser devastador.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario