Jorge Telerman, Cirsa, y una relación que no se entiende

Si Oscar Feito, compañero permanente de travesías políticas de Jorge Telerman, no se contagió de sus viejas compañías como José María Vernet o Hugo Franco, y dice la verdad, habrá que creer que el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires realiza una gestión honesta porque detesta que una mancha de corrupción le impida buscar un triunfo electoral en 2007. En ese caso habrá que preguntarse qué piensa hacer con los buques-casinos de Cirsa.

"Jorge (Telerman) no quiere tener ninguna relación con el casino", afirman los allegados a Oscar Feito, responsable de Comunicaciones del Gobierno porteño, corroborando que el complejo de buques casinos flotantes de Cirsa resulta casi el paradigma del pecado para los dirigentes políticos argentinos. Por supuesto que es un pecado en el que muchos incurren, antes de buscar la paja en el ojo ajeno para alcanzar un consuelo de tontos.
"Telerman se cuida tanto que todavía ignora cómo va a financiar su proselitismo en 2007", dicen que dice Feito, rechazando, además, que el ministro de Obras Públicas de la Ciudad, Juan Pablo Schiavi, participe del esquema político íntimo de Telerman. Por sus usos y costumbres, parece que Schiavi encaja más como delegado de Julio De Vido ante Telerman.
Con su aparente desinterés en toda relación con el complejo flotante de Cirsa, Telerman busca demostrar que él no es ni Aníbal Ibarra (quien se encontraba con Manuel Lao Hernández, dueño de Cirsa, en el Alvear Palace Hotel y parece que pactaba hasta las críticas que le dirigiría cuando la prensa lo consultara) ni Graciela Fernández Meijide (la dama a cargo de Acción Social llegó a conocer intensamente a Cirsa), ni Alberto Fernández (quien ha sido solícito para con las necesidades flotantes) pero tampoco Alberto Kohan y la red de relaciones 'menemistas' que transitó las mesas de paño ancladas cerca del Riachuelo.
Si todo esto fuese cierto -algo que Urgente24 no está aún en condiciones de sostener-, ¿por qué Telerman no se involucra en el Instituto de Juegos de Apuestas de la Ciudad y en la negociación con Cirsa en especial?
De tardía constitución, el Instituto de Juegos de Apuestas nunca ha sido aceptado por Lotería Nacional, que hasta entonces mantenía a la Ciudad dentro de su jurisdicción primaria. O sea que el Instituto es una expresión de la autonomía porteña. Pero Telerman parece indeciso acerca de su autoridad.
Esta cuestión resulta el punto más intrincado del enigma: ¿Por qué Telerman ha cedido todos estos temas a la Casa Rosada, cuando el presidente Néstor Kirchner ya manifestó que, si fuese por él, su candidato a jefe de Gobierno porteño debería ser Daniel Filmus, no Jorge Telerman?
"Hay un nuevo planteo en progreso", afirman cerca de Feito, pero todavía no hay nada concreto al respecto, aparentemente.
Cuando el 29 de noviembre de 2005, Telerman prorrogó las designaciones de los integrantes del directorio del Instituto de Juegos de Apuestas de la Ciudad, no era el jefe del distrito en ascenso que es hoy día (tal como lo esbozó una polémica encuesta de la consultora Opinión Autenticada).
El directorio del Instituto se encuentra constituido por
> Carlos Alberto Gallo, presidente del Instituto del Juego;
> Noemí Sosa, directora Ejecutiva de Juegos y Mercadotecnia;
> José Luis Ibarzabal, director Ejecutivo de Finanzas;
> Miguel Angel Eviner, director Ejecutivo de Administración (representa básicamente al legislador 'kirchnerista' Diego Kravetz); y
> Luis Alberto Miyar, director Ejecutivo de Asuntos Jurídicos.
¿Quiénes son los de Telerman en este grupo? Ninguno. Y Gallo es un personaje imputado por graves incompatibilidades en su gestión cuando era de Lotería Bonaerense y de Lotería Nacional casi a la vez, y ahora desembarcó en el Instituto del Juego. La verdad es que se esperaba más actitud de los opositores en la Legislatura porteña para garantizar la idoneidad y la ética de quienes administran los recursos de los vecinos. Si no de Diego Santilli al menos de Daniel Amoroso... (al fin de cuentas, él conoce el tema...).
Si Telerman se decidiera hoy día a 'marcar la cancha' a Cirsa, la situación sería en teoría muy favorable a las posibilidades del jefe de Gobierno porteño. En parte porque hay un contrato que renegociar entre la Ciudad y la empresa durante el 1er. semestre del año próximo; y también porque Cirsa tiene dificultades estructurales como empresa.
Prueba de ello es que la compañía sigue sin salir a la Bolsa de Madrid, recinto que pasa por un momento excepcional para asegurar el financiamiento de diversos proyectos... pero no para Cirsa.
Y salir a la Bolsa era el plan por el que Lao incorporó a Joaquim Agut, ex Telefónica , quien comparte poder con Josep Vila, de quien dependen la división hotelera, las empresas patrimoniales e inmobiliarias, e incluso una compañía de aviones privados. Agut debía poner en Bolsa el conjunto de negocios de apuestas, pero el desafío lo excedió por las características de la gestión de la empresa.
Dicen que Agut ya está buscando trabajo lejos de Cirsa, especialmente luego del incidente de los euros furtivos de Manuel Lao en cajas de jamón serrano.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario