¿PODRÁ USA RETIRARSE EN JULIO DE 2011?

Gran controversia sobre Afganistán

Hay creciente violencia en Afganistán. El gobierno estadounidense afirma que, sin embargo, todo va mejor. La Cruz Roja lo niega y la UE es escéptica. ¿Podrá irse USA de Kabul en julio/2011?

Una revisión de la Casa Blanca de la estrategia de guerra en Afganistán del presidente Barack Obama reportó que las fuerzas lideradas por USA estaban logrando progresos contra los talibanes y Al Qaeda pero advirtió que aún existían grandes desafíos, reportó Missy Ryan desde Washington DC para Reuters.

 
"En Afganistán, el impulso logrado por los talibanes en los últimos años ha sido frenado en gran parte del país y revertido en algunas áreas, aunque estos avances siguen siendo frágiles y reversibles", según un resumen no clasificado de la revisión que Obama había ordenado para fin de año.
 
"Más importante, el alto liderazgo de Al Qaeda en Pakistán está más débil y bajo más presión sostenida que en cualquier otro punto desde que huyó de Afganistán en el 2001", agregó.
 
La esperada evaluación afirmó que USA estaba en camino a cumplir su promesa de comenzar a retirar a las fuerzas estadounidenses en julio de 2011, a pesar de que citó desafíos desalentadores como la dificultad de reconstruir Afganistán y la necesidad del "rechazo sostenido" de Pakistán de refugios seguros para militantes.
 
Con reportes adicionales de Mohammed Abbas, en Londres, y Matt Spetalnick, Ryan afirmó: "Pese al cauteloso optimismo de la Casa Blanca un año después de que Obama ordenó un envío adicional de 30.000 efectivos a Afganistán, el presidente debe superar el escepticismo entre legisladores y el público de su país sobre una guerra cada vez más impopular."
 
Las muertes civiles y militares han alcanzado niveles récord en la guerra este año, en el cual la insurgencia talibana se ha expandido por todo el país.
 
Malcolm Chalmers, profesor del Royal United Services Institute, un grupo de estudios de Londres, consideró que el tono de la revisión era positivo.
 
"Pero siguen quedando temas muy difíciles, los temas políticos fundamentales, y sin lidiar con los temas políticos fundamentales del Gobierno afgano y sus relaciones con sus vecinos, no habrá una solución a este conflicto", opinó.
 
La revisión se da a conocer en el final del año más sangriento desde que las fuerzas estadounidenses y afganas derrocaron a los talibanes en 2001, con casi 700 soldados extranjeros muertos hasta el momento.
 
Sin embargo, los civiles afganos son los que sufren la peor parte del conflicto, mientras los insurgentes se expanden desde sus tradicionales bastiones hacia áreas previamente pacíficas en el norte y oeste del país.
 
Una fuerza de USA y la OTAN de 150.000 tropas, entre ellas 100.000 estadounidenses, hizo retroceder a los talibanes en ciudades como Kandahar, en el sur, en una señal alentadora para Washington, que busca comenzar a poner al mando a los soldados afganos.
 
Pero ante la ausencia de grandes avances en las fuerzas afganas, aquel progreso "no puede ser mantenido sin una intervención constante de Estados Unidos, tanto militar como financiera", dijo Caroline Wadhams, experta en el sur de Asia del Center for American Progress.
 
Describiendo Pakistán como "central" para tener éxito en la región, la revisión señaló que el liderazgo de Al Qaeda había sido debilitado pero todavía tenía la habilidad para planear grandes ataques contra Estados Unidos y sus aliados.
 
El reporte dijo que el progreso en los vínculos con Islamabad, al que Estados Unidos presiona para que combata a los militantes que lanzan ataques transfronterizos hacia Afganistán, había sido "sustancial pero también irregular".
 
La Casa Blanca reconoció la necesidad de un "ajuste" en su estrategia en Pakistán.
 
Si bien el aumento de soldados en Afganistán está dando algunos frutos, los expertos dicen que los avances en seguridad no se sostendrán si no se fortalece al débil y corrupto Estado afgano en el corto plazo.
 
Cruz Roja
 
La extendida violencia en Afganistán está impidiendo que las organizaciones humanitarias suministren ayuda y el acceso a los más necesitados está en su peor nivel en tres décadas, dijo la Cruz Roja Internacional desde Kabul, capital de Afganistán. 
 
"La proliferación de grupos armados amenaza la capacidad de las organizaciones humanitarias de acceder a los necesitados. El acceso del CICR nunca ha sido más deficiente en estos últimos 30 años", señaló Reto Stocker, jefe del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Afganistán, que rara vez hace declaraciones públicas. 
 
"El hecho mismo de que el CICR haya organizado una conferencia de prensa (...) expresa que estamos extremadamente preocupados frente a un nuevo año de conflicto con consecuencias dramáticas para un siempre creciente número de personas, ahora casi en todo el país", expresó. 
 
Los comentarios se produjeron un día antes de que el presidente estadounidense Barack Obama entregue los resultados de su revisión de la estrategia de guerra. 
 
Con más de 30 años de experiencia trabajando en Afganistán, el CICR opera bajo un mandato por el cual intenta ayudar a cualquier persona afectada por la guerra, incluyendo a los insurgentes, y a menudo da acceso privilegiado a los habitantes de las zonas más inestables. 
 
Pero Stocker dijo que muchas áreas del país, sobre todo el norte, que en el pasado era un lugar relativamente pacífico, ahora eran inaccesibles no sólo para el CICR, sino para los cientos de grupos asistenciales que trabajan en el terreno. 
 
Previamente, el CICR, desde Ginebra, Suiza, advirtió que la situación humanitaria en el país probablemente se iba a deteriorar en 2011. 
 
La violencia en Afganistán está en su peor nivel desde que los talibanes fueron derrocados hace más de nueve años, con cifras de víctimas récord para todas las partes del conflicto. Casi 700 soldados extranjeros murieron sólo en el 2010, que fue lejos el año más sangriento de la guerra. 
 
Pero los afganos comunes son los que se llevan la peor parte: de acuerdo a estimaciones de la ONU, 1.271 civiles murieron en los primeros seis meses de este año, un 21 por ciento más que en el mismo período del 2009. Los insurgentes fueron responsabilizados por la mayoría de las muertes. 
 
El CICR también ha reportado un incremento este año del número de pacientes con heridas de guerra ingresados en el principal hospital que abastece a la sureña provincia de Kandahar. 
 
Unión Europea
 
La alta representante para la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, ha afirmado desde Estrasburgo, Francia, que no podrá haber salida militar "sostenible" de Afganistán sin instituciones de gobierno estables en el país.
 
En el marco de un debate con los eurodiputados en el Parlamento Europeo en Estrasburgo, la jefa de la diplomacia europea ha señalado que "no podrá haber una salida sostenible de Afganistán si no hay un marco civil de estabilidad que mantenga unido el país".
 
La alta representante ha reiterado la necesidad de que "más allá de seguridad, ese país tenga instituciones más efectivas, mejor gobernanza y servicios básicos, además de respeto al estado de derecho ley".
 
En consecuencia con esos desafíos, Ashton ha apuntado que es necesario el trabajo con las instituciones "tanto a nivel central como regional".
 
Para ello, ha puesto el ejemplo de la lucha contra la droga, donde la UE trabaja tanto con los ministerios afganos Antinarcóticos, de Desarrollo Rural y de Interior para atajar la lacra del cultivo de opio en Afganistán.
 
Por otro lado, Ashton ha destacado el "éxito" de la conferencia de Kabul de julio, en la que se acordó potenciar la acción del Gobierno afgano para poder transferirle la responsabilidad de la seguridad, cuyo peso está ahora en las tropas de la misión de la ISAF.
 
La alta representante ha destacado que dentro del compromiso de los Veintisiete con la transición en Afganistán, el programa de asistencia comunitaria ha aumentado la partida de fondos de apoyo al país de 160 a 200 millones de euros por año.
 
La cumbre sobre Afganistán de Lisboa, el pasado 20 de noviembre, acordó iniciar la transición en Afganistán en la primavera de 2011 y llevar el proceso a todo el país para finales de 2014, pero advirtió de que seguirá teniendo soldados más allá de esta fecha y de que el inicio de la retirada no significará el final de los combates.
 
Esa cumbre internacional trazó el mapa de cómo debe ser la transferencia de la responsabilidad a manos afganas, tarea en la que está muy involucrada la UE. 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario