TENSIÓN EN VILLA LUGANO

María, vocero de la toma de Albariño: "No le creemos nada al Gobierno"

Finalmente no se cumplirá la orden dictada por el juez Daniel Rafecas de desalojar el Club Albariñó en Lugano pero si habrá un cerco perimetral que impida el ingreso y egreso de okupas.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). María, una de las ocupantes del Club Albariño, en Villa Lugano, salió del predio para hablar con la prensa. Ella nació en el barrio de La Boca, luego se fue con su familia a San Francisco Solano (Lanús) pero dijo que predio fue usurpado por otros y terminó en una zona de Lugano, con sus hijos (en brazos tenía a 1).

Según ella, no aceptan el Censo que les ofreció el Ejecutivo Nacional porque no es una solución habitacional y que quieren quedarse en el predio: "No pensamos irnos. Este terreno ya está usurpado por los vecinos porque el dueño murió sin hacer la cesión", dijo ella.

María agregó: "No le creemos nada al Gobierno. Y no queremos nada del Gobierno. Solamente queremos quedarnos". Ella confirmó que ya lotearon el predio y que nadie venderá tierra porque "somos toda gente necesitada de un lugar donde vivir".

Ella dijo que no hay 'punteros' en la ocupación y que fue una decisión tomada entre todos los participantes. Además ella consideró que si las fuerzas de seguridad intentan expulsarlos del predio, ellos resistirán. María intentó que los periodistas ingresaran al terreno ocupado para hablar con la gente ("Vengan, no mordemos") pero ellos aclararon que la policía no les permitía ingresar las cámaras.

En ese momento la llamaron por teléfono celular desde adentro del predio y ella le explicó a su interlocutor/interlocutora que no podía hacerse el ingreso de los periodistas.

La situación

Si bien finalizó la toma del Parque Indoamericano en Villa soldati, la escalada de tomas que se aceleró en los últimos días deben resolverse. Y en eso están las autoridades: mientras que la policía desaloja los 2 predios tomados Lugano, en Quilmes comienzan hoy con el censo. 

 
En Lugano finalmente no se cumplirá la orden dictada por el juez Daniel Rafecas de desalojar el Club Albariño pero si habrá un cerco perimetral que impida el ingreso y egreso de okupas. 

Si bien se dijo que era inminente el desalojo por parte de de Gendarmería ya que en el lugar había personal judicial trabajando en el tema, finalmente eso no ocurrirá.  También había camiones hidrantes. Según se difundió la idea de los funcionarios era llevar a cabo el plan de la misma manera en que se llevó a cabo en el Parque Indoamericano, sin embargo por ahora sólo se establecerá un cerco perimetral. Es que los okupas allí apostados ya habían armado caminos con piedras en caso de enfrentamientos.

Una persona allí apostada que se identificó como María se convirtió en una virtual vocera de los okupas sentenció: "nosotros no creemos en la palabra de los políticos".

"No tenemos punteros políticos. tenemos entre 3 y 4 chicos, trabajamos y no podemos pagar un alquiler de una pieza de dos por dos".  Así, se niegan a abandonar el terreno. "Vamos a resistir hasta donde podamos", dijo.

Quilmes
 

En tanto, algo similar ocurre en Quilmes. La tensa situación que se vive allí por la masiva toma de terrenos que se desató tras el caso de Villa Soldati en Capital Federal obligó al Intendente Francisco Gutiérrez a apelar a los gobiernos provincial y nacional para que contribuyan para destrabar el conflicto.
 
Según publica La Noticia1, mantuvo comunicaciones con Alicia Kirchner y Nilda Garré, del gobierno nacional, y con Baldomero Alvarez de Olivera y Alberto Pérez, de la provincia.
 
Tras ello, anunció que el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación habilitó un cupo de mil viviendas que comenzarán a construirse en febrero o marzo próximo y que desde hoy habrá personal de esa cartera para realizar un relevamiento en los terrenos ocupados. 
 
Gutiérrez estimó que en total debe haber unas mil familias en situación de toma en los predios intrusionados, y que entre los efectivamente usurpados y los intentos sumaban unos 10.
 
El Intendente confía en que tras el censo los ocupantes desalojen por su cuenta los terrenos, mientras Gendarmería nacional custodia la zona para evitar que se produzcan nuevas tomas.
 
Gutiérrez destacó que no haya habido enfrentamientos entre vecinos, sostuvo que hubo "algunas motivaciones políticas" y que varias tomas fueron "armadas por organicaciones políticas, con micros y todo".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario