"El hacer cumplir la Ley no puede ser considerado xenofobia"

Las acusaciones de la embajadora de Bolivia, Leonor Arauco Lemaitre, a Mauricio Macri por promover la xenofobia abrieron la polémica. A continuación opina un UR.

Creo que esta señora 'Noni' Arauco Lemaitre no sabe lo que dice, y en su discurso está promoviendo la intolerancia y la rebelión contra las Instituciones del Estado.

Bajo ningún concepto el hacer cumplir la Ley, puede ser considerado un delito y mucho menos xenofobia. Es más, el hacer cumplir la ley es una obligación por parte del estado.

El hecho que un delincuente sea tratado como tal y pierda su derecho a la libertad, no significa que el estado esté cometiendo una privación ilegítima de la libertad, ni mucho menos, solo está cumpliendo con su obligación de brindar seguridad al pueblo que debe proteger, sin distinción de raza o credo.

La fuerza pública tiene que ser ejercida únicamente por el Estado, y solo éste es el que tiene ese derecho. Ninguna otra organización, puede arrogarse esa facultad, y el incumplimiento de este precepto básico es el que nos está llevando al enfrentamiento entre pobres contra pobres, porque ante el estado de indefensión al que se ven expuestos los vecinos, deben tomar la justicia en sus manos para hacer respetar sus derechos y hacer cumplir la Ley.

Esto no hubiera ocurrido si desde un principio el Estado a través de su policía hubiera cumplido con su mandato en hacer cumplir y respetar la ley y la Constitución Nacional.

Ahora pareciera que después de tanto tiempo de inacción, el Estado es quien viola la ley, pero no es así, el Estado es quien debe bajo el imperio de la fuerza pública hacer respetar el cumplimiento del Derecho.

El simple hecho de no desalojar a los okupas de un predio, ese si es un delito por parte de los funcionarios del Estado, y más aún si dicho predio es un predio fiscal, porque quiere decir que no se está protegiendo los bienes del Estado, y por lo tanto el patrimonio de todos los argentinos sin distinción de raza, credo o posición económica.

Para hacer beneficencia están las empresas privadas y las ONG, que para eso se las exime de pagar impuestos por dichas obras de bien. Las dádivas que entrega el Estado solo traen más pobreza, porque todo el peso de mantener o subvencionar pobreza recae nuevamente sobre los pobres, quienes son los que mediante el pago de sus impuestos terminan pagando ese costo.

Ricardo

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario