PRESUPUESTO 2011

Servini de Cubría pide aval a Diputados para obtener el registro de llamadas de Hotton y Álvarez

La jueza pidió aval a la Cámara de Diputados para obtener el listado de las llamadas entrantes y salientes de los celulares de las diputadas Cynthia Hotton y Elsa Álvarez, quienes denunciaron presiones del oficialismo por el Presupuesto 2011.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) La jueza federal María Romilda Servini de Cubría solicitó, a través de un oficio, la autorización de la Cámara de Diputados para obtener el listado de las llamadas entrantes y salientes de los celulares de las diputadas Cynthia Hotton y Elsa Álvarez.

Ambas diputadas fueron quienes denunciaron irregularidades durante la sesión del pasado 10 de noviembre, donde se había comenzado a debatir el proyecto de Presupuesto 2011.

Además, la magistrada envió un oficio a la productora del programa televisivo Caiga Quien Caiga (CQC), solicitando un video con frases de otra diputada, según publicó el Centro de Información Judicial.

Hotton (Valores para mi país) había denunciado ante la Justicia Federal que fue la legisladora oficialista Patrica Fadel quien la llamó la madrugada del jueves 11 de noviembre para pedirle que se ausente del tratamiento del proyecto oficial de Presupuesto 2011.

Según el relato de la diputada de Valores para mi País, Fadel le dijo: "No sólo se trata de apoyar tus proyectos o de mejorar tu estructura. Te estoy hablando de eso y de mucho más". Siempre según el relato de Hotton, Fadel insistió: "¿Y si te ausentás? Uno siempre tiene cosas que hacer. ¿Quién se va a dar cuenta?".

Por su parte, la diputada radical santacruceña Elsa Álvarez apuntó al secretario de lucha contra el narcotráfico, José Granero, y al ministro de Planificación, Julio De Vido.

Relató que se cerca de las 21,30, en pocos minutos recibió cuatro llamados a su celular para pedirle que se levante de su banca. Primero la llamó “Bochi Granero”, el sobrenombre del funcionario también santacruceño -“al que conozco por ser de mi pueblo”, dijo-, le preguntó “qué grado de compromiso” tenía con el proyecto opositor, y si le “causaría mucho prejuicio ausentarme”.

Tras responderle que no se iba a ir de la sesión, recibió el segundo llamado, esta vez del intendente de su localidad (Puerto San Julián), Nelson Gleadell, que estaba en Buenos Aires. Estaba preocupado: “Guarda, porque se pueden caer varias obras para Puerto San Julián”, le dijo. Alvarez le explicó que “no es tan así, porque vamos a votar otro proyecto”, y el intendente al parecer “se quedó tranquilo”.

El tercer llamado fue a los pocos minutos, desde un teléfono desconocido. “No me dio su nombre, pero se identificó como el secretario privado del ministro Julio De Vido que quería comunicarse conmigo. Corté”.

La cuarta vez que sonó el celular era de nuevo Granero. “Me preguntó si seguía en mi posición de no retirarme del recinto”. Cuando la diputada le dijo que sí, Granero le peguntó “si podía comunicarme con De Vido. Le dije que no y corté”. Según ella, porque “conozco las prácticas en mi provincia”, de cambiar obras por votos.

Sin embargo, Álvarez aclaró que "no hubo ofrecimientos de ningún tipo, pero sí me sentí perturbada ante la insistencia para que me ausente", señaló.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario