LA "PAZ SOCIAL" DE DE VIDO

El conflicto que amenaza con empañar el "megaanuncio" energético de Cristina

La pelea entre el personal jerárquico de Chubut y Santa Cruz y la petrolera YPF registró una nueva escalada ayer, a punto tal que debió mediar la gobernación de Mario Das Neves para reanudar la producción en su provincia. En Santa Cruz, en tanto, la huelga de los empleados jerárquicos continúa firme. YPF mantiene allí frenada la producción mientras crece la presión política para evitar que el conflicto empañe el "megaanuncio" de hoy.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- La pelea entre el personal jerárquico de Chubut y Santa Cruz y la petrolera YPF registró una nueva escalada ayer, a punto tal que debió mediar la gobernación de Mario Das Neves para reanudar la producción en su provincia. En tanto, en Santa Cruz, la huelga de los empleados jerárquicos continúa firme y provocó la intervención del gobernador Daniel Peralta, quien repudió hechos de violencia y aseguró que "se está trabajando para reestablecer el diálogo entre las partes".

Sucede que el conflicto entre los jerárquicos y la petrolera YPF amenaza con empañar el anuncio de un descubrimiento importante de gas en el país, que realizará hoy el vicepresidente de la compañía, Sebastián Eskenazi, en presencia de la presidenta Cristina Fernández, casi todo el gabinete y una quincena de gobernadores en la sede de la empresa, en Puerto Madero.

El domingo por la noche YPF decidió paralizar sus operaciones en la provincia. Ayer, informó que "comenzó a normalizarse la actividad productiva en el yacimiento Manantiales Behr, en Chubut, a partir de la intervención del gobierno provincial, mientras la compañía ratifica su decisión de no reanudar sus operaciones en Santa Cruz al considerar que en ese distrito no está garantizada la seguridad física de las personas que trabajan para la compañía".

Según la empresa, el sindicato "que lidera José Lludgar, inició el miércoles 1º una huelga en Santa Cruz y Chubut, y desde ese momento, generó violentos incidentes en diferentes instalaciones de YPF en Las Heras y en Comodoro Rivadavia".

Lludgar negó en declaraciones al diario 'El Cronista' que sus afiliados hayan participado en hechos de violencia. "Desmentimos todo. No hubo ningún tipo de agresión", aseguró. Y anticipó que "si esto sigue así, vamos a endurecer nuestra posición".

El sindicato exige a YPF el reconocimiento de la afiliación gremial del personal jerárquico y el pago total de los adicionales de convenio, que representan una diferencia salarial de entre $6.000 y $8.000.

En el Gobierno, siguen de cerca el conflicto, pero todavía no tomaron cartas en el asunto de forma directa. En el entorno del ministro de Planificación, Julio de Vido, explicaron que "se trata de un problema de encuadramiento sindical, y no de falta de empleo por caída en la inversión".

La argumentación apunta a sostener la paz social que firmaron el Gobierno, los gremios y las empresas hace tres semanas. Ese convenio, que inauguró la saga de acuerdos sectoriales, fue pensado por De Vido para actuar como referente en el proceso de diálogo social que inauguró la presidente tras la muerte de Néstor Kirchner.

En el gremio informaron además que la empresa amenazó con aplicar 130 despidos.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario